El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Silla de enea

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 mayo, 2010

.

Silla de enea.- Siéntate. ¿Cómo es que viniste de tan lejos a verme sólo para hablar un rato y estar sentado en esa silla junto a mí y estrecharme las manos? Descubro sorprendido, al verte, que todavía puede existir algo parecido a ese sentimiento confuso que llamamos afecto o amor o amistad. Algo sutil y débil y tan denso a la vez… Hoy, cuando me lavaba los dientes, vi que me sangraban las encías. ¿Tú te cuidas la boca? No hace falta que me respondas. Seguramente las palabras no sirven para nada, salen de una boca sangrante, como la mía, e inmediatamente se desvanecen. Hay palabras hermosas, es verdad. Pero es difícil predecir su belleza. Flotan y da igual que las pronuncies o no. No te dirán nada. Es mejor el silencio. Te irás y me dirás adiós. “Adiós”, es una palabra hermosa ¿verdad? A partir de ella comienza siempre un silencio y esa silla de enea, en la que estás sentado ahora, se quedará vacía y sin sentido, pero en el aire de la habitación sentiré la gravedad de tus manos. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Aleph

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 mayo, 2010

.

Este Aleph no es tornasolado, como el de Borges. Todo lo demás es idéntico: dimensiones, funciones, localización espacio-temporal, estructura y consistencia. Una persona poco acostumbrada a manejar este proteico tipo de artefactos -es una manera de hablar- podría pensar que es una piedra, pero no. En este «minúsculo objeto fantástico se concentra “el espacio cósmico” completo “sin disminución de tamaño”. Todo está ahí y visto “desde todos los puntos del universo”: “cada letra de cada página” de cada libro, “racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua”, “desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena”, “un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplican sin fin”, “las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernadero”, “tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos”, “todas las hormigas que hay en la tierra”, “el engranaje del amor y la modificación de la muerte”, lo que ha existido y lo que existe, la cara y las vísceras del propio Borges, la tierra “y en la tierra otra vez el Aleph y en el Aleph la tierra”. La visión simultánea del “inconcebible universo”», como dice Ana Laura López.

.

.

.

.

.

.

Graban todo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 mayo, 2010

.

.

.

.

.

.