El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

El Mau Mau

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 mayo, 2010

Pintura sobre tela, Mali

.

El Mau Mau

……….Yo nací el año que se fundó el Mau Mau en Kenia. Para mí, ese es un año fatídico. A lo mejor ‘fatídico’ no es la palabra adecuada, pero ahora no se me ocurre otra. Se me ponían los pelos como escarpias, nada más oír la palabra Mau Mau. O sea, pasé una infancia atroz por culpa del Mau Mau. Los veía beber sangre en las películas y saquear las haciendas de los blancos. Luego los hacían picadillo y los dejaban tirados por ahí.

……….Tabién fue un año fatídico porque además de fundarse el Mau Mau, comenzó el Plan Marshall para todos, menos para nosotros. Eso lo vi después en una película estupenda hecha por un señor que se llamaba, Berlanga. A los niños en las escuelas nos daban un queso asqueroso que sabía a petróleo, de un color tan amarillo como el gualda ese de la insignia nacional. El queso era gratis porque era un regalo de los americanos de los Estados Unidos del Marshall ese, que sólo se acordó de mandarnos queso y nos dejó morir de pena.

……….Prácticamente me tragué todas las películas del Mau Mau y de Las minas del Rey Salomón que echaban en el cine de mi barrio. ¡Qué asco de cine el de mi barrio!, todo hay que decirlo. Allí la gente hacía cosas muy feas, la verdad: te escupían desde la platea, te tiraban cáscaras de naranja y de maní, como si fueras un mono y no paraban de hablar, de gritar, de silbar y de patalear, jaleando a los acto­res y aplaudiendo. Aquel espectáculo no tenía nada de estimulante. Era más bien una torpe ceremonia, ajena por completo al séptimo arte. Una especie de terapia colectiva de lo más salvaje. Ahora ya no voy mucho al cine, porque lloro en las películas y me da vergüenza salir con la cara toda roja y que me vea la gente. Me quedo en casa y leo cosillas o veo la tele, y si lloro, como no me ve nadie, pues no me importa.

……….Ayer, por ejemplo, leí una cosa que decía: “En 1955, de los 120.000 guerrilleros kikuyu que iniciaron la revuelta del Mau Mau, sólo quedaron vivos y en libertad unos 15.000”. ¿Sólo quince mil vivos? ¿Y qué pasó con el resto, los mataron a todos? ¡Qué atrocidad! Y yo que pensaba que los del Mau Mau eran los malos de la película… Empecé a tirar del hilo y a acordarme de otras películas que había visto. Recordé una de cuando la colonia alemana en Namibia en que se veía al ejército persiguiendo a los herero y a los namaquas, que son pueblos de allí, como si fuera una cacería endiablada, hasta que prácticamente los exterminaron a todos, sesenta mil, setenta mil.

……….Entonces me acordé de aquella foto, que dio la vuelta al mundo, de lo que pasó el día 16 de junio de 1976 en Soweto. Héctor Petersen tenía trece años, lo lleva en brazos un hombre que corre. Héctor está muerto, y su hermana, al lado, grita espantada. Es como la piedad de Miguel Ángel en negro. Una sola fotografía que resume la historia y el sufrimiento de todo un continente. También vi una película sobre la guerra de Argelia, se llamaba La batalla del Argel. Se veía la Cashba argelina como un hervidero y se oían los gritos en las salas de tortura de los franceses, que se creían los dueños de media África. ¿Cómo olvidarme de la finca privada del Rey Leopoldo II de Belgica en el Congo? ¿Y el tiro de gracia que le dieron a Patricio Lumumba, por instigación de los servicios secretos belgas y estadounidenses el 17 de enero de 1961? Eso no se puede olvidar, porque yo vi pasar por mi ciudad a todos los negreros blanco que iban y venían de la metrópoli con los bolsillos llenos de dinero y el salacot y las polainas. ¿Diez millones de muertos fue el resultado de ese régimen de terror? Vi a los esbirros del Rey Alfonso XIII gaseando con gas mostaza las aldeas del Rif que se habían levantado en armas contra la ocupación española, las amputaciones masivas de orejas, narices y cabezas, después de lo que ellos llamaban “El desastre de Annual”. Toda la historia manchada de sangre.

……….Pero enseguida me vino a la memoria la gran masacre invisible y silenciada de 1994: el millón de de tutsis de Ruanda, asesinados con dinero del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y con la connivencia de franceses, belgas y alemanes y el olvido de todos. Aquello fue una orgía de sangre. Como un torbellino empezaron a pasar las imágenes de los wounded knee, de los vietnam, de las camboyas, de los congos, de las guatemalas, de los chiles, de las escuelas de mecánica de todas las armadas bonaerenses de la tierra, las srebrenicas, las fosas, las shoahs, los auschwitz, las kolymas. Vi a Elena Poniatowska de la mano de Primo Leví en la noche de Tlatelolco y los pogromos de la historia, y las masacres del mundo se me pusieron delante de los ojos.

……….No pude más y salí a la calle y empecé a llorar y a llorar, de rabia, y no me importó que me viera la gente. Y mientras lloraba dije gritando con más rabia aún: ¡Que quiten ya, todas las películas del Mau Mau!

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. NáN said, on 26 mayo, 2010 at 6:10

    Usted y yo, joven (le saco tres años), podemos entendernos no solo por un pasado común, que eso lo tenemos todos, incluso los más jóvenes que lo desconocen, sino por la perspectiva con la que vemos las cosas. Por cierto, ¿cuándo hay elecciones al FMI y el BM? Porque no me acuerdo de haber votado nunca.

    Las películas del mau mau son un gran recuerdo para mí, a pesar de que siempre estaba recibiendo escupitajos de la platea o escupiendo desde ella. Quizá porque en mi ciudad levantina eras siempre de los moros y no de los cristianos; de los indios y no de los vaqueros. En mi pandilla éramos del mau mau; aunque al final nos mataban, eran más divertidos y menos despreciables que los matadores. Y hacíamos pruebas de valor para ser admitidos en nuestro mau mau. Y nos hacíamos siete cortes en un brazo, con una navaja, como señal de pertenencia. ¿Por qué siete? Seguro que en alguna película olvidada lo explica.

    Y ahora anda gente por ahí diciendo que si no han sabido crecer, ¡que se arreglen ellos solos en su África! ¡Tenemos cine para rato!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: