El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La locura de los libros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 junio, 2010

.

La locura de los libros.- Ser por los libros, para los libros, a través de ellos. Perdonar a la existencia su básico trastorno, puesto que en ella hay libros. No concebir la rebeldía política ni la perversión erótica sin su correspondiente bibliografía. Temblar entre líneas, dar rienda suelta a los fantasmas capítulo tras capítulo. Emprender largos viajes para encontrar lugares que ya hemos visitado subidos en el bajel de las novelas: desdeñar los rincones sin literatura, desconfiar de las plazas o de las formas de vida que aún no han merecido un poe­ma. Salir de la angustia leyendo; volver a ella por la misma puerta. No acatar emociones analfabetas. En cosas así consiste la perdición de la lectura. Quien la probó, lo sabe. F. Sabater, Diccionario de Filosofía, 1995, página 212.

.

.

.

.

.

.

Calidoscopio

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 junio, 2010

.

El Dic. de la RAE.- Por una vez y sin que sirva de precedente, el Diccionario de la RAE, dice algo bonito de verdad: Calidoscopio: Del gr. kalÕs, bello; eidos, imagen, y skopžw, observar.1. m. Tubo ennegrecido interiormente, que encierra dos o tres espejos inclinados y en un extremo dos láminas de vidrio, entre las cuales hay varios objetos de figura irregular, cuyas imágenes se ven multiplicadas simétricamente al ir volteando el tubo, a la vez que se mira por el extremo opuesto.

.

.

.

.

.

.

La belleza de los números naturales

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 junio, 2010

.

 Los números.- No sé si estoy bajo de defensas o si realmente la novela es buena. El caso es que me ha encantado La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa y por primera vez en mi vida y de una forma muy elemental, me ha parecido atisbar la bellaza de las matemáticas. La novela es de un platonismo subido y a lo mejor es esa visión la que me ha resultado tan hermosa. J.Y. 

En la serie de fotos que aparecen en esta entrada, he intentado fotografíar unas lentejas, pero no se dejaban.

.

.

.

.

.

.