El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Lolita

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Lolita.- Sube a la guagua arreglándose las coletas. La veo avanzar por el pasillo hasta la altura de mi butaca. Se sienta a mi lado. ¡No! Contengo la respiración. El corazón se me sale por el nudo de la corbata. Final del trayecto, respiro. Ella se levanta, me mira displicente por encima del hombro, mientras cierra el libro de Nabokov. El mundo está lleno de gente insoportable. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Como fuera de casa no se está en ningún lado, ¿verdad, Mariano?

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Entrevista con Antonio Gamero, actor

P. También pasará a la historia como autor de la frase “Como fuera de casa, en ningún sitio”. R. No es así, todo el mundo la dice mal. “Como fuera de casa no se está en ningún lao”. Así es más castiza. Se la atribuían a Azcona, pero él tuvo el detalle de dejar claro que era mía en público. P. ¿Y tiene alguna más de la que haya que dejar constancia? R. “No le cuente usted sus penas a sus amigos; que les divierta su puta madre”. Se la dije a Aznar una vez que nos recibió a los del cine. Le pedimos que arreglara el problema y empezó a dar largas. Y García Sánchez dijo: “Gamero, suelta tu frase”. Se quedó alucinado, pero se rió. Y hay otra cojonuda: “De la familia, la sagrada, y ésa, ni en el comedor colgada”. P. ¿Sigue siendo comunista? R. ¡Claro! El comunismo ha sido media vida mía, las pasé putas, pero también tuve muchas satisfacciones y lo hice convencido. Como a tantos, el PC me hizo persona, me equilibró y me ayudó a considerar cosas que de otro modo no hubiera visto. (El País, 22/08/2004)

.

.

.

.

.

.

Baño

Posted in Inventario de manos y cuerpos, Uno y todos los mares by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Humor negro

Posted in Crítica, Objetos by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Humor negro.- Ya no leo, he perdido la vista. No escucho música, me he quedado sordo. Tampoco como, he perdido el apetito por completo. Sólo palpo y huelo, como las lombrices, hasta que pierda también el sentido del olfato y del tacto. Entonces les diré que me vendan como un pellejo. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.