El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Orquídea

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 junio, 2010

.

Orquídea.- ¿Sabes que hay gente que habla con las flores? Tú misma me lo has dicho. ¿Pero sabes que, incluso, hay quien mantiene que las plantas son muy receptivas a ese tipo de demostración de afecto y que en agradecimiento (vegetal) te devuelven el cariño poniéndose robustas y frondosas? Hoy he estado un rato mirando la orquídea que pusiste junto a la ventana. Ella debía saber, de alguna manera, que la miraba, que trataba de descubrir su misteriosa hermosura. Supongo que eso es suficiente para ella. Debe existir algún modo de decir las cosas hermosas sin necesidad de utilizar palabras. Tiene que haber algún manera de decir, te amo, sin necesidad de ser tan absolutamente explícitos y estropearlo todo, ¿verdad? Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Ajedrez

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 junio, 2010

.

Ajedrez. Del ár. as-satrany, y este del sánscr. chaturanga. 1. m. Juego entre dos personas, cada una de las cuales dispone de 16 piezas movibles que se colocan sobre un tablero dividido en 64 escaques. Estas piezas son: un rey, una reina, dos alfiles, dos caballos, dos roques o torres y ocho peones; las de un jugador se distinguen por su color de las del otro, y no marchan de igual modo las de diferente clase. Gana el que da jaque mate al adversario.

.

.

Onírica.- Blanco sobre negro, un sueño. Una partida de ajedrez, a muerte. Acorralé al rey y le di jaque mate. Después me desperté y todo era de colores, como antes. Seguí hojeando, distraído, la revista del corazón en la que aparecía la familia real al completo, saludando feliz al público en general, desde la borda del yate. J.Y.

.

.

Tenacidad I.- Se hizo viejo jugando contra la máquina. Siempre perdió. J.Y.

Tenacidad II.- Siempre perdía frente a la máquina, hasta que aprendió a sobornarla. J.Y.

.

.

El ajedrez y la lucha de clases.- Los peones blancos pertenecían a un sindicato de gestión, puro reformismo. Los negros a uno de lucha, pura movilización. ¿Quién ganó la partida? La patronal. J.Y.

 

.

Alfil.- Me gusta la palabra “alfil”, viene del persa y significa “elefante”. Todos los nombres que tienen “l”, son bellos. Pero estos alfiles no parecen majestuosos paquidermos sino serviles cortesanos, perritos falderos. J.Y.

.

.

Insurrección.- Los peones, se montaron encima de los caballos y de los alfiles, tomaron las torres, redujeron al rey y a la reina y declararon la república. En el primer decreto que emitieron prohíben el ancestral juego del ajedrez por sus connotaciones autocráticas. J.Y.

.

.

Jaque mate.- El maestro de ajedrez se dio jaque mate así mismo cayendo fulminado en el acto sobre el tablero en medio de un desolador charco de agua de gaseosa. J.Y.

.

.

Por debajo de la mesa de juego.- Empezábamos a jugar y ella me miraba de tal forma que me dejaba absolutamente derretido. Cuando me reponía, contraatacaba acariciándole el hueco poplíteo con el astrágalo del dorso de mi pie derecho, por debajo de la mesa. Está mal que lo diga, pero esa jugada tenía efectos deletéreos. J.Y.

.

.

El camarada.-  —Comerse unos a otros hasta vencer, no me parece nada civilizado, camarada. —Estás equivocada, es un juego de estrategia, desarrolla la inteligencia, la capacidad de previsión y cálculo… La toma de San Petersburgo por los bolcheviques fue diseñada por un cerebro del ajedrez, Trotsky, camarada. —Sí, pero eso ya no se vuelve a repetir, camarada. —¡Ah, eso nunca se sabe, camara! J.Y.

.

.

Efectos colaterales.- Después de aquella partida interminable, no veía más que cuadraditos blancos y negros. J.Y.

.

.

 Lateralización.- Siempre que empezábamos a jugar tenía que explicarle cómo se movían las fichas sobre el tablero. Estaba mal lateralizado, así que terminábamos jugando al julepe. J.Y.

.

..

La simetría del contrincante.- Me fue exasperando poco a poco. Nunca había jugado contra él, pero su cara tenía un cierto aire de familiaridad. Hice la variante holandesa de la Apertura Bird y él hizo la variante holandesa de la Apertura Bird. Moví fichas por la derecha y él movió fichas por la derecha.  Me demoré, pensando hasta el límite de mi tiempo, para exasperarlo y él hizo lo mimo. Sacrifiqué los caballos. Sacrificó los caballos. Lo miré fijamente. Me miró fijamente. Me atusé el pelo. Se atusó el pelo. Silbé. Silbó. Volví a mirarlo fijamente a los ojos. Me devolvió la mirada. Me levanté violentamente y vi que él hacía lo mismo. Estaba jugando una partida imposible frente al espejo. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Cadáver exquisito en el Orient Express

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 junio, 2010

.

Cadáver exquisito en el Orient Express.- ¡No me lo puedo creer! —balbuceó Mrs. Agatha sorprendida, mientras caía al suelo del pasillo, mortalmente herida—. ¡Mis propios personajes me asesinan! Y para colmo, en el mismísimo Orient Express. Y para más inri, sin dejar una sola pista. Y para colmo de los colmos, ¡no hay ni un maldito mayordomo a quien echarle la culpa! ¡hagggg! —y expiró horripilada la dulce Agatha. Juan Yanes

.

.No sé cómo, pero siempre se mete la RENFE por medio. Resulta que estaba con mi máquina en la Gare de l’Est esperando la llegada del Orient Express, pero por lo visto ha habido algún cambio de última hora y va y sale en la foto un tren español

.

.

.

.

.

.

Road photo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 junio, 2010

.

Esbozo para Jack Kerouac.- ¡Road Novel, Road Movie, Road Poem, Road Tale, Road Play, Road Photography… on the road, on the epic road! ¡Cuánto tiempo hemos estado tirados en la carretera, Jack! Toda la vida. Nunca nos hemos sentado. Somos culos de mal asiento. Nada de echar raíces, nada de pararse, nada de mirar atrás con nostalgia. No estar poseídos por nada, ir ligeros de equipaje, siempre hacia delante, sin dejarse enjaular, sin dejarse atrapar, sin tener ningún proyecto, sin buscar nada, sino la carretera. Pero nos hemos hecho viejos en la carretera, Jack. Deberíamos empezar a pensar en regresar, en volver a casa. Pero, ¿regresar a dónde, Jack, si nadie nos espera? ¿Y nuestra casa, dónde diablos está nuestra casa? Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Aruñar muros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 junio, 2010

,

,

,

,

,

,

La paura

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 junio, 2010

.

Nel mezzo del cammin di nostra vita
mi ritrovai per una selva oscura
ché la diritta via era smarrita.

Ahi quanto a dir qual era è cosa dura
esta selva selvaggia e aspra e forte
che nel pensier rinova la paura!

Dante Alighieri, comienzo de La Divina comedia

.

.

.

.

.

.

Muelle de ribera

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 19 junio, 2010

.

Mar.- Como não sei nadar, o mar para mim não tem o menor sentido. Carlos Drummond de Andrade

.

.

.

.

.

.

Gregorio Samsa

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 19 junio, 2010

.

Gregorio Samsa.- Avanza hacia nosotros el escarabajo Gregorio Samsa de la mano de un tal Franz. Lee en voz alta La metamorfosis, fábula de todas las fábulas, hasta que uno de ellos se pone a gritar reclamando la autoría del libro y el otro le secunda reclamando el protagonismo. Se calman un poco, cuando les digo que esa fábula puede ser objeto de lecturas poliédricas y que, además, es el símbolo y la alegoría que rompe el estatuto de lo fantástico, para introducirnos en la entomología de la soledad y la incomunicación. Da la impresión de que les ha parecido aceptable mi explicación porque dejan de gritar y de hacer aspavientos. Espero que no me pregunten cómo se hace una lectura poliédrica, porque no tengo ni la más remota idea. Me he dado cuenta que esa frase produce efecto laxante en los interlocutores. Les produce una especie de satisfacción interior que los deja aturdidos: ‘Usted es un lector poliédrico, amigo’. No digamos nada de lo de ‘romper el estatuto de lo fantástico’, la gente llega al orgasmo cuando se lo digo. Por aquí viene uno que se llama Monterroso, que también se pone a darme la tabarra con el asunto este de La Metamorfosis —se ha puesto de moda, por lo visto—, y me dice: ‘Era una vez una Cucaracha llamada Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha llamada Franz Kafka que soñaba que era un escritor que escribía acerca de un empleado llamado Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha’. Es ingeniosos ¿verdad?, pero no es más que una versión del viejo artilugio del soñador soñado. Además, ya me advirtió José María Merino, un amigo, del quid de la cuestión: ‘Al despertar, Augusto Monterroso —se ve que también es amigo suyo— se había convertido en un dinosaurio. “Te noto mala cara”, le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina’. Ahora ya empiezo a explicarme las cosas: Franz Kafka se bajó un día de El Jardín de las Delicia del Bosco con su terrible belleza a cuestas, y pasea, por algunos lienzos de José Hernández, la lección de los insectos y las nadas. Los saca y se los lleva de paseo por los libros y por las conciencias para mostrar la presencia de un poder difuso, la inquietante mirada de la tortura universal. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Elogio de la sombra

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 19 junio, 2010

.

Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar

J.L. Borges

.

.

.

.

.

.

Saramago

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

.

.

“Para mí morir es dejar de estar donde esté ella”

.

Paisaje volcánico de la isla de Lanzarote

.

.

.

.

.

.

Llamada al orden

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

.

Llamada al orden.- Cuado termines de besarme no te olvides de poner, otra vez, todas las cosas en su sitio: el mar, las nubes, las caracolas ─siempre tan inoportunas─, el aire, ese arco iris que no sé de dónde ha salido, las flores del jarrón y el azul añil del cielo, por favor. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

La llamada del agua

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

.

La llamada del agua.- Celan, poeta anómalo, poeta agujero. Luminoso, oscuro poeta Paul Celan, marcado por el exterminio de su familia a manos de los nazis. Saturado de lenguas. ¿Cuál fue “su” lengua? Nunca sabremos cuál fue “su” lengua. ¿Para qué habla un poeta que busca la supresión del lenguaje y de la realidad? Poeta del enmudecimiento. Poeta de la escritura apátrida que huye del origen para romperse sin adherencias. Escritura torturada, dédalo negro, como la leche negra. Después de deambular por media Europa se arroja al Sena, el 20 de abril de 1970, desde la bellísima estructura metálica del Puente Mirabeau, el de los amores fugaces de Guillaume Apollinaire, siguiendo la llamada del agua. Hebras de sol sus palabras, tenía cuarenta y nueve años cuando abre esa grieta en el aire. No es posible escribir poesía después de Auschwitz. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

¡Cielos, una flor de acero inoxidable!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Cardón

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Panem et circenses

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 junio, 2010

El Coliseo romano es, sin duda, un edificio colosal, pero a mí me produce miedo. Cuánto dolor, cuánto sufrimiento, cuánta barbarie encierran esos muros.

.

.

.

.

.

.

Los mensajes de la botella

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Arte frío

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 junio, 2010

.

Arte frío.- Mi amigo el pintor es un tipo cerebral. El suprematismo de Malévich le parece una ingenuidad. Pinta cuadros sin tela, sin marco, sin dibujo alguno. Cuadros sin colores ni formas. Pinta la esencia última de las cosas y  prescinde de lo accidental. Está muy cotizado, lo vende todo, hasta su alma, que también es una esencia pura. Mi amigo el pintor tiene otros amigos pintores. Los amigos pintores de mi amigo el pintor le sirven de entretenimiento porque se despedazan a mordiscos entre ellos. Es un espectáculo verlos. Todos hacen pintura conceptual y a estas alturas desprecian también a Malévich. Resulta muy complicado entender las nimias diferencias que los separan, pero todavía no se han desprendido de la tela, ni del color, ni de las formas. Ninguno ha vendido un cuadro. Lo único que están a punto, es de desprenderse de la vida. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

¡Sácalo todo y échate a correr!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 junio, 2010

.

Estribillo: Thomas Jefferson, presidente de los EEUU, dijo en 1802 ante su congreso, harto de luchar contra la banca americana de su tiempo: “Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, en seguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron”.

.

.

.

.

.

.

Puente

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

¿Abren o cierran?

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Maresía

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 junio, 2010

.

.

………. Maresía.- El recuerdo del mar es un olor. La infancia es un olor. El mar azul y verde, se adivinaba detrás de las montañas cuando bajábamos en guagua la ladera. Su aroma impedía distinguir con claridad los colores, los anulaba, hacía desaparecer todo y no quedaba más que el olor a mar. A bajamar. Un olor tan nítido que atraviesa el tiempo con una formidable exactitud poniéndome delante la cara de los niños, los rostros de la infancia. Bajábamos al mar como si fuera una romería ruidosa y espaciada, y me veo tiritando envuelto en una toalla blanca, como un sudario, absorto en el olfato de las algas que la marea baja ha desnudado. Olfato de salitre, maresía y burgados. Junto al olor, el sonido vertical del océano, su grito de leche hirviendo con el mar de leva, su rotunda furia. Sobre los callados tumultuarios, el cuerpo frío de los tres chiquillos ahogados, cubierto con sábanas que parecían espuma. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Va a volver el hambre a por nosotros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 junio, 2010

Jugando con fuego, Antón Costas, un análisis crítico de la situación económica actual. Me gusta mucho el blog del economista y profesor, Juan Torres López, por su visión alternativa, Ganas de escribir. A partir de él he encontrado multitud de sitios interesantes. Y la guinda, un artículo de Rafael Chirbes que publica Fernando Valls en La nave de los locos, Zapatero: a la mesa con los caníbales

.

.

.

.

.

.

.

La obsesión inclusiva

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 junio, 2010

..

La obsesión inclusiva

Descubrimos cosas que están metidas dentro de otras cosas. Como si la manía de clasificar y de incluir formara parte de nuestras obsesiones, nuestro cerebro funciona como una máquina de fabricar taxonomías, cajones para meter objetos simbólicos y palabras. Una lógica implacable nos lleva a contemplar la diversidad irreductible del mundo como un animal a domesticar. Somos grandes domadores de realidades, clasificadores impenitentes de fenómenos, probos encasilladores, infatigables creadores de etiquetas. Amamos la infinitud de las clasificaciones… Una forma particular de esta obsesión es la meter lo mismo dentro de lo mismo. Seguramente amamos también ese perpetuo proceso de repetición, de clonación conceptual. El triunfo de la estética de la replicación interminable que recorre los entresijos de nuestra vida de seres fractales. Veamos:

• Una muñeca dentro de una muñeca: las muñecas rusas. • Cine dentro del cine: La noche americana, de François Truffaut. • Teatro dentro del teatro: Amores sicilianos, de Pirandello. • Una novela dentro de otra novela: La noche del oráculo, de Paul Auster. • Un cuento dentro de otro cuento: Las mil y una noche. • Un poema dentro de otro poema: Bucólicas, de Virgilio (lo he buscado en internet). • Un libro dentro de otro libro: la hipertextualidad, prima hermana del plagio. • Una mirada dentro de una mirada: Las Meninas, de Velásquez. • Un cuadro dentro de un cuadro: Retrato de Jacqueline, de Picasso, que no es más que un guiño a Las Meninas. • Una lengua dentro de una lengua: una variante dialectal. • Un árbol dentro de un árbol: una semilla de árbol. • Una caja dentro de otra caja: las cajas chinas, la arquitectura de espacios multiusos. • Una puerta dentro de otra puerta: una gatera. • Un amor dentro de un amor: dos amores. • Un sueño dentro de un sueño: Borges. • Un espejo dentro de un espejo: los espejos cóncavos del Callejón del Gato, de Luces de Bohemia, de Valle Inclán. • Un laberinto dentro de un laberinto: Kafka. • Una personalidad dentro de una personalidad: doble personalidad. • Un espía dentro de un espía: un espía doble. • Tres en uno: un aceite lubricante. (Ahora no sé si la Santísima Trinidad entra dentro de ‘tres en uno’ porque era un lío, de lo más sutil, entre personas y naturalezas). • Una persona dentro de una persona: El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Robert Louis Stevenson. • Un hombre dentro de una mujer: una señora embarazada que espera un varón. • Una mujer dentro de un hombre: Eva. • Un alma dentro de un alma: la confederación de repúblicas de las almas. • Una organización dentro de una organización: una organización anidada: una universidad. • Una nación que contiene un montón de naciones: ¿España, madre y madrastra? • Un estado dentro del estado: los jesuitas (por eso los expulsaban cada dos por tres). • Un golpe de estado dentro de un golpe de estado: lo que hacen los militares para quitar a otros militares que están en el poder: el 23 F hubo varios golpes dentro del golpe. • Un mundo dentro de un mundo: otro mundo es posible, aunque improbable, visto lo visto. Pero qué admirable sería un mundo en el que cupieran todos los mundos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Que no quiero verla

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

“Asana”

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 junio, 2010

.Asana.- Supongo que tener la planta de los pies juntas, mirando hacia abajo, es una posición de yoga. Supongo que la persona que lo hace tiene que mantener un grado extremo de concentración. Supongo también que  es mejor no hacer ningún comentario más. J.Y.

..

.

.

.

.

.

Seres alígeros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 junio, 2010

.

Seres alígeros.- Pasear entre las dunas rodeados de seres volátiles y luego escribir cosas fantásticas. Esos que vuelan ¿serán los volátiles de Fra Angélico? ¿Serán derviches giróvagos que al perder la noción del cuerpo se convierten en volátiles? Cuando uno escribe cosas fantásticas, se echan a volar antes de que uno pueda atraparlas y van por el aire, tan campantes, a subirse a los tejados de Marc Chagall a tocar el violín y a coger rosas blancas que tan narrativamente pintara el ruso con las raíces en el cielo. También se van con sus pájaros y sus cabras ingrávidas a bailar, porque la vida es una fiesta. Ese día quiero un montón a mis papás: a don Jorge Luís, a don Julio, a don Alejo, a don Gabo y quiero, quiero mucho, a don Pedro Páramo que escribió ese libro único que se llama, Juan Rulfo. A todos ellos los invito a que bajen, aquí a las dunas, a pasear entre seres alígeros y a tomar un rato el fresco. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Bichos extraordinarios

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 junio, 2010

.

Esqueleto de un cachalote varado en la isla de Fuerteventura. He leído cosas increíbles sobre los cachalotes. Son tan sibaritas y se han epecializado tanto en la ingestión de calamares que llegan a bajar 3.000 metros de profundidad para tomarse un aperitivo. Ningún mamífero puede llegar a esas profundidades. A mí no me importaría ser un cachalote y vivir comiendo calamares, sepias y pulpos toda la vida. Es más, estoy seguro que algún amigo o algún enemigo mío sibarita, se ha reencarnado en un cachalote. Me lo huelo, porque ya en vida eran bastante cefalópodos. J.Y.

.

.

.

.

.

.

Tanta claridad

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 junio, 2010

.

Tanta claridad.- No tienes que decirme nada, sólo esperar que pase tanta claridad. El campo de girasoles de oro y miel que se extiende hasta el límite de los ojos, no nos mira a nosotros, mira la luz que tenemos detrás. Íbamos por los pueblos de la sierra deslumbrados por el hervor de las paredes y por la purísima blancura de la cal, los ventanales, las rejas, los postigos. Todo luz. Tú, tan hermosa y tan para adentro, no podías disimular el asombro de aquella arquitectura admirable de pueblos enteros de color blanco. Entonces alguien recordó a Van Gogh tragado por el claror del Midi y el amarillo intenso de las flores. Para los que venimos del sur con los ojos rotos ya por la claridad, estos campos interminables y la blancura espejada de los muros nos parece melaza. No tienes que decir nada, sólo mirar el resplandor del vuelo de las abejas y esperar. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Me mandaron una carta por el correo temprano

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Duda

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 junio, 2010

.

Duda

¿Cómo se mira un árbol?

¿Primero el tronco,

después las ramas,

luego las hojas?

¿O primero sus pájaros,

después su sombra,

luego al ahorcado?

Eduardo Mazo (de Alto el fuego)

.

.

.

.

.

.