El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Las clases sociales

Posted in Crítica, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 25 julio, 2010

.

Relatos mínimos

Las clases sociales.- Pero vamos a ver, hombre de Dios, dijo el tipo que vestía uniforme, ¿dónde ha oído usted eso de que hay clases sociales? Las clases sociales son cosas antiguas y peligrosas que destruyen la cohesión social, el consenso necesario, fomentan el odio y son el principio de la decadencia de las naciones, todos estamos en el mismo barco ¿me entiende? No hay clases sociales. ¡Escríbanlo 100 veces en este papel, a ver si lo aprende!: «No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; Sí hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales». Vamos a ver ahora, volvió a preguntar el tipo de uniforme, ¿hay clases sociales? No, no hay clases sociales, respondió el preso nº 9, con la cabeza gacha. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Esplendor del “verode”

Posted in Árboles y flores by Juan Yanes on 25 julio, 2010

.

Para mi amigo Juan García que le gustan las plantas y los bichos de la tierra, del mar y del aire y que le gustan tanto las palabras que hasta sabe griego y alemán. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

El río del tiempo

Posted in Adiós ríos adiós montes by Juan Yanes on 25 julio, 2010

.

Textos robados

Estoy con la cabeza contra el muro.-  Estoy con la cabeza contra el muro. / Me convoco a mí mismo como quien mira un pozo. / Vuelve un niño perdido / por calles de humo, por pasillos blancos, / trágico, con las mejillas tatuadas  / y fuegos pequeñitos en cada dedo. / Vuelven tiempos erizo de rapiña y disparos, / de angustias decoradas por curas y trompetas, / estampas y desfiles. Y todo que se para. / Lucen asombros, se hacen estallidos, se redondean lomos, / y mamá me dice algo tremendamente piedra / y me pone en mi sitio. / / Retorna ahora el día de la ira, el tremendo momento / en que perdí los ojos y me hice azabache, cactus y piedra / alumbre. / Y me quedé en Ourense / mirando con horror este río del tiempo. Xosé Luís Méndez Ferrín, de Con pólvora y magnolias. Versión de Eloísa Otero y Manuel Outeiriño. Tomado de A media voz

.

.

.

.

.

.

.

.