El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Estado de ánimo

Posted in Abstracto, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

A veces la gente está así

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Cuerpito

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

Relatos Mínimos

Cuerpito.- La sesión de paddle de hoy ha estado güay.  Pero ¡uf!, me estoy poniendo demasiado cachas, voy a tener que aflojar un poco con la depilación, el peeling, la exfoliación, la humectación y los tratamientos de  hidratación. Voy a aflojar también con las sesiones semanales de rayos uva, noto un ligero fotoenvejecimiento cutáneo transitorio. Seguiré con las tres sesiones  semanales de pilates,  con las dos de spinning y con la dieta disociada macrobiótica. Mi dietólogo me ha dicho que el nivel de colágeno lo tengo super superbién y que he dejado de retener líquidos ¡yuju! Volveré al masaje shiatsu, que me sienta fenomenal desde el punto de vista metabólico y anímico, y seguiré con el de drenaje linfático ya que el perfil hormonal lo tengo perfecto… Si consigo eliminar los procesos de oxidación y por lo tanto de envejecimiento, dejaré de pagar la caja que mi madre, la pobre, pagaba con tanto esfuerzo a los usureros esos de la Funeraria La Perpetua. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

El señor del chucho

Posted in Animalario by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

Pedradas

El señor del chucho.- En todas las calles del mundo, siempre hay alguien haciendo el ridículo. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Camisa cansada

Posted in Objetos by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

Relatos Mínimos

Camisa cansada.- Hay que procurar que las camisas no se cansen. El cansancio de las camisas está poco estudiado, pero lo peor de todo es cuando se deprimen, entonces hay que sacarlas rápidamente del armario y darles un paseo o llevarlas a una terapia. La ropa, en general es de una sensibilidad extrema y cuando la tiras a la basura se forman auténticos dramas. Hay gente que no le presta ninguna atención psicológica a la ropa y la ropa se venga de ellos contagiándole el cansancio, las depres y toda suerte de contracturas e hipertrofias mil. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.