El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La visita

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 octubre, 2010

.

La visita. Dame un cigarrito, se acerca arrastrando los pies, dice, dame un cigarrito yo soy bueno no me pegues, y sin esperar que le respondas se va, a él no lo has podido ver, lo buscas con la mirada entre aquella gente que se mueve de manera incesante, preguntas pero nadie sabe, y viene otro y dice, por la noche no se grita, y lo repite, por la noche no se grita, luego viene uno muy joven y te agarra del brazo y te quiere llevar a un sitio y tú no quieres ir y le dices que te suelte y entonces emite un sonido como si fuera un animal que está furioso, como si quisiera morderte porque no quieres ir con él, pero al final te suelta y se va al fondo del patio y ves que se pone contra la pared y se agarra los brazos y se balancea y sigue gruñendo, y un grupo de mujeres viejas con el pelo cortado al rape y vestidas con un camisón o con un blusón enorme, tú las miras y ves que hablan y una  tiene en los brazos algo de tela y lo arrulla y luego ya no lo arrulla sino que le da vueltas y vueltas como si fuera un trapo y tú quieres saber de qué hablan y te acercas pero no hablan sino que cada una dice cosas en voz alta hablando consigo mismas y se quejan y lloran y maúllan y se aruñan y se ríen y se ovillan sobre sí mismas y lo único que te dicen de forma inteligible, cuando se dan cuenta que las miras es, dame un cigarrito y suena un timbre y tienes que irte porque ha terminado el tiempo de las visitas y a él no lo has visto y ninguno de los celadores te dice por qué no ha bajado hoy y te vas con todos aquellos fragmentos de voces pegados a la cara. Juan Yanes

.

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

El sentido de la desorientación

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 octubre, 2010

.

El sentido de la desorientación.- Era como un navegante en medio de la ciudad. No podía estar ni un instante sin saber las coordenadas en las que se encontraba, de latitud y longitud, en grados, minutos y segundos. Así que andaba por todos lados cargando mapas, astrolabios, brújulas, sextantes y GePeeSes. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.