El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

El Rompido

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 octubre, 2010

 

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

En la primavera del año 2004, estuve en Huelva. Me llevaron hasta El Rompido y entonces puede admirar la desembocadura del río Piedras. Todo era de una belleza extraordinario en medio de una luz cegadora.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Una copita en honor de Joseph Roth

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 9 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Una copita en honor de Joseph Roth.- En La leyenda del Santo bebedor, el narrador bebía más que el protagonista de la historia pero menos que el autor, que bebía más que los otros dos juntos. Yo, que soy el lector, debería permanecer al margen, pero he de confesar que tras su lectura me he convertido en un bebedor empedernido y bebo el doble que el autor, que el narrador y que el protagonista. Pero tengo un amigo que tuvo la suerte de leer el librito en su juventud y bueno, ese ha bebido más que todos un rato largo, incluyéndome a mí. Literalmente, ¡se lo ha bebido todo! Así que, si no les importa, vamos a tomarnos una copita antes de que aparezca por aquí. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Un sueño

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 9 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Un sueño.- Ayer tuve un sueño oscuro. Estaba metido en una especie de laberinto de aros, con un cartucho en la cabeza como los de Abu Ghraib, envuelto en papel celofán, dentro de un saco y, finalmente, encerrado en una caja. Casi no pude salir del sueño. No era una pena aflictiva que me impusiera nadie, era una tortura que yo mismo me administraba pensando que no conseguiría salir nunca de aquellos tubos y envoltorios. Me preguntaba por qué los sueños se vuelven contra nosotros. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

L’Oreal Paris

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 8 octubre, 2010

Juan Yanes

.

L’Oreal Paris.- Recibió un sobre muy elegante en el buzón de su casa. Lo abrió y en su interior, impreso en papel cuché, encontró el texto que sigue: «Si haces una compra igual o superior a 30 € entre los días 11 y 26 de abril y entregas este wowflyer con su wowcard, entrarás en el sorteo de 100 sun packs women’secret & L’Oreal Paris». ¡A mí! ¡Que me envíen esto a mí! que soy hija y nieta de Mayo del 68, la única revolución que ha existido en contra del consumo. ¡Se van a enterar estos de lo que vale un peine y un wowflyer y un sun packs o lo que sea! ¡Esto no va a quedar así, lo juro! Ahora mismo relleno los papeles del sorteo y los mando. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Tecnologías punta

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 8 octubre, 2010

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

.

¡Esto sí son tecnologías punta y no las de Mérimée! Dijo el tecnófobo mientras se limpiaba los dientes de resto de comida con la punta de la faca, enseñando los dientes como un caballo, sin el menor pudor. J.Y.

.

.

.

.

.

.

Los días de lluvia

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 7 octubre, 2010

.

Los días de lluvia se abren las flores negras de los paraguas. J.Y

.

.

.

.

.

.

.

Ola, nube, pájaro, noche

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 7 octubre, 2010

JUAN YANES

.

.

.

.

.

.

.

Irse

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 7 octubre, 2010

.

Irse.- Irse para ver cómo desaparece tu perfil elusivo, la utopia morfológica de la simetría y la perfección de tu cuerpo. Irse para dejar sitio a las sombras inaudibles del dolor, al desorden intacto de la vida. Todas las veces que me  fugué, nunca pude llegar al final de la escapada. Tengo que ireme y saltar la valla. Es una urgencia inaplazable, aunque siempre cometamos el error de volver. He de irme ya sobre el finísimo hilo que mantiene la luz. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Continuidad de los parques

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 7 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Textos robados

Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela. (Fragmento final del cuento, Continuidad de los parques, Julio Cortázar)

,

,

,

,

,

,

,

 

 

Adánica

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 octubre, 2010

Juan Yanes

.

Adánica.- ¡Eva, por favor, ya podrías haber hecho un poco mejor las cosas! No pude, Adán. Si no lo hubiera hecho así, nuestra historia sería una historia de sumisión. J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

El “cerco”

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 octubre, 2010

.

Microensayo

El “cerco” en la cultura canaria

 Canarias es un archipiélago, un territorio fragmentado, roto, en medio del mar. Los canarios estamos “cercados”, “aislados”, “islotados”. El aislamiento es tanto una cuestión física, como una cuestión cultural. Unamuno, que fue uno de los inventores de aquella visión esencialista de España, conoció el destierro y el confinamiento en la isla de Fuerteventura en 1924 —durante largo tiempo se utilizó el Archipié­lago como presidio de ultramar—. Unamuno hablaba del isloteñismo de nuestra cultura, y del carácter aislotado de sus moradores, en tono un tanto peyorativo, pero él detectaba algo. Sería intere­sante indagar la idea de “cerco” en la cultura canaria. Agustín Espi­nosa, uno de los escritores emblemáticos de la vanguardia literaria canaria del primer tercio del siglo XX, decía: «Esta isla lejana, en la que ahora vivo, es la isla de las mal­dicio­nes. Hay ba­jo mis pasos una masa de tierra parda bajo puña­les curvos de cactus, higue­ras mórbi­das y aulagas do­radas. Yo, el hi­jastro de la isla. El aisla­do». Cuando en 1947 los Millares, Lezcano y Dorestes pu­blican su Antología cercada —quizá una de las primeras irrupciones de la poesía social española de posguerra—, parecía claro que la titulaban así por las connotacio­nes políticas del momento. Mas el “cerco” tenía, con seguridad, una amplitud mayor. Hoy mismo, la estilizada poesía de Miguel Martinón, nos sorprende con un libro que sospechosamente llama, Límites, con un poema “Asedio” donde un mar frío «puesto en pie» parece que avanza amenazador hacia la isla. Otro libro, ya más lejano, Sitio, comenzaba presidido por una frase de Fray Andrés de Abreu: «Se hallaba el lugar sitiado por la jurisdicción del mar». Aislamiento, cerco, sitio, asedio, límite ¿Puede ser éste un rasgo más profun­do de nuestra manera de estar en la vida? ¿Es sólo len­guaje metafórico fruto del juego equívoco de los poetas, de su calculada ambigüedad o forma parte de la idiosincra­sia de este pueblo?

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Escultura abandonada

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 octubre, 2010

Juan Yanes

Juan Yanes

Juan Yanes

.

Escultura abandonada.- Esta escultura, cuyo autor desconozco, lleva años tirada en el rincón de un patio de la Universidad de La Laguna. Nadie parece preocuparse por ella. No aparece en el catálogo de obras de arte del patrimonio de la institución. No tiene existencia oficial. En realidad no existe, aunque esté allí, es invisible. Y, sin embargo, es una magnífica plancha de hierro de unos 6 o 7 metros de longitud. Supongo que colocada, por ejemplo, en sentido vertical sobre cualquier pared sería bellísima, pero no, está condenada al ostracismo por la incuria en la que viven las instituciones y ahí seguirá por los siglos de los siglos. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Gaviota

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 5 octubre, 2010

.

Gaviota.-  Esa mujer está sola. Lleva varios días viniendo a la playa, siempre sola. Se quita la ropa y la mete en una cesta. Se sienta en el mismo sitio y se pone a mirar el mar. Permanece así toda la mañana, mirando. A veces me da la impresión de que espera a alguien que nunca aparece. Otras, que espera a alguien que va a salir del mar, alguien que va a aparecer de pronto por el horizonte, pero nadie viene. El horizonte es un silencio inalterable. El horizonte es un muro invisible que nadie traspasa. Pienso: esa mujer es Penélope. Pero no puede ser porque Penélope soy yo, la que mira. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Sabor

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 5 octubre, 2010

Juan Yanes

Juan Yanes

Nos gustan los ritmos calientes. No podemos escuchar música sentados, los pies se nos echan a bailar solos.

.

.

.

.

.

.

.

La bala

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 4 octubre, 2010

Juan Yanes

.

La bala.- Una sola bala en la recámara, la que va a romperte el parietal y la sutura craneal mientras se muere de risa la ruleta rusa harta de vodka en la punta del dedo de tu mano que está apretando el gatillo que va a percutir la bala que te va hacer estallar la cabeza. Juan Yanes

,

,

,

,

,

,

,

El Partido

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 4 octubre, 2010

.

El Partido

Planteamiento, nudo y seis posibles desenlaces

Política: Del arte de lo posible a la antesanía del desastre. Rafael Argullol

.

 Planteamiento: Estamos todos y todas los militantes y las militantas de El Partido, entusiasmados y entusiasmadas, celebrando nuestro congreso anual, para adaptar nuestro mensaje a lo que pide la sociedad, a sus problemas, a sus cuitas. Los congresos son una oportunidad magnífica no sólo para visualizar la idea de equilibrio interterritorial (cada año en un sitio distinto para hacer turismo gratis), sino para fortalecer los procesos constructivos e identitarios en los partidos políticos democráticos en general y el nuestro en particular, a todos los niveles. Cuando digo a todos los niveles es a todos los niveles: a nivel de política, a nivel de sociedad, a nivel de cultura, a nivel de relaciones humanas, nivel de esto y de lo otro y de lo de más allá. En fin, a todos los ni-ve-les, para qué repetirlo.

Nudo: En plena discusión, el ala derecha del partido sufrió un proceso tan agudo de derechización, que tuvo que ser apuntalada por el ala ultraizquierdista del mismo, produciéndose un corrimiento ideológico de tal envergadura que el ala centrista, que ocupaba, como su propio nombre indica, el centro del espacio político partidista, se encontró desguarnecida y sin ningún apoyo a diestra ni a siniestra, entrando en un proceso de crisis autodestructiva fulminante, teniendo que ser expulsada del congreso, lo que fue aprovechado por el ala izquierda para ocupar todo el espacio que quedaba libre, al haber sido desocupado en el espectro de posiciones, y dado que el espacio de los ultraizquierdista y el de los centristas había sido evacuado, la izquierda de la izquierda y la derecha de la izquierda quedó también inerme y tuvo que ser apuntalada, respectivamente, por el ala ultraderechista del partido y el ala derecha en sí, que como vimos antes ya se había derechizado un montón, con lo cual al final del debate congresual el grado de confusión, corrimientos, puñaladas, traiciones, pago de favores, cambios estratégicos y tácticos, compra de votos y tráfico de influencias, conversiones y reconversiones fue de tal calibre que la única resolución sensata que se pudo tomar fue la siguiente:

 Desenlace 1: crear una comisión ad hoc, que cree una comisión de estudios, que esté asesorada por la comisión de conflictos que cree las condiciones para una nueva comisión que estudie las posibilidades de convocar una nuevo congreso la próxima década.

Desenlace 2: cerrar el partido e irse todos a su casa a jugar al parchís y no a la política.

Desenlace 3: para que no parezca que estamos au dessus de la mêlée, nos meteremos todas y todos en El Partido para regenerar su tejido organizativo y político desde dentro. ¡Viva el regeneracionismo!

Desenlace 4: cerrar el partido y abrir otro nuevo en el que sólo esté permitido militar en una sola y única ala: la corrupta, sin complejos.

Desenlace 5: cerrar las puertas del local donde se celebra el congreso y suicidarse colectivamente para salvar la dignidad y la vergüenza, que es lo último que se pierde (antes de suicidarse).

Desenlace 6: disolver éste y la mayoría de los partidos, dinamitarlos con sus militantes dentro o inhabilitarlos de por vida para el ejercicio de la política. Disolver el parlamento y demás instituciones. Derogar la constitución y refundar la democracia instaurando la III República.

Juan Yanes

 NOTA: Si se te ocurre algún otro desenlace, ponlo en los comentarios. Gracias

.

.

.

.

.

.

.

.

Hijos del Drago

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 4 octubre, 2010

.

Dendroide.- A medida que pasa el tiempo, y cada vez más, me siento hijo de estos antiguos y primitivos árboles que habitan el mismo suelo en que vivo. J.Y. 

.

.

.

.

.

.

.

Ver sin ser visto

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 3 octubre, 2010

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Simbad en casa

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 3 octubre, 2010

Juan Yanes, Simbad en casa

.

.

.

.

.

.

.

El cansancio de los ingenios

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 3 octubre, 2010

Juan Yanes

.

El cansancio de los ingenios

Se sentó delante del espejo, ausente. Se miró como si no fuera ella la que se miraba. Se quitó con lentitud el maquillaje pasándose por la cara un algodón. Se sacó el jersey por encima de la cabeza y lo dejó caer a un lado con desgana. Se desabrochó la blusa. Paseó, como perdida, el dedo índice por el relieve ligeramente curvo de la clavícula. Se levantó. Se volvió a mirar en el espejo. Sólo vio el cansancio. Se sentó nuevamente y giró sobre la butaca. Se quitó maquinalmente los zapatos de tacón con la punta de los pies. Primero uno, después otro. Luego, se levantó y se desprendió con dificultad de los pantalones haciendo un movimiento lateral de caderas, las medias, la ropa interior, la ristra de pulseras baratas del antebrazo que le daban un aspecto metálico. Todo muy lentamente, como si se desprendiera de una pesada carga. Nuevamente contempló su figura en el espejo. Estaba acostumbrada a observarse, a vigilar los cambios de tonalidad de la piel, pero esta noche era como un paréntesis, una omisión ritual. Se dejó recorrer por un sentimiento contradictorio, mezcla de compasión y de una dócil desgana. Estuvo así un rato mirándose hasta que se fue olvidando paulatinamente de que estaba allí. Fundido en negro con los ojos.

Luego, ocurrió algo, un cambio de ritmo. Se sentó en la cama y se quitó una pierna, después la otra y las puso junto a la cabecera. Se quitó la cabeza y la colocó sobre la mesilla de noche con absoluta precisión. Se quitó un brazo y luego se desprendió del otro con una leve contorsión. Sólo entonces fue consciente del enorme cansancio que acumulaba. Suspiró profundamente y pensó, «También los ingenios tenemos derecho al descanso». Se hice una fantasmal oscuridad y se perdió en un sueño mecánico.

Juan Yanes

.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Micros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 2 octubre, 2010

.

Micros

Juan Yanes

Micrococo.- Monstruo chiquito que mete poco miedo.

Miniconferencia.- Hoy vamos a hablar de… esto ha sido todo. Muchas gracias.

Microconcierto.- ¡Chim póm!

 Sea breve, por favor.- Sí.

 Minidrama.-  that is the question:/ Whether ‘tis nobler in the mind to suffer/ The slings and arrows of outrageous fortune/ etc, etc, etc.

.

 

Breve sobre ruedas.- Austin-mini.

Bartazar Gracián.- Bueno, breve y barato

 País breve.- Micronesia.

 Microalimentación.- La nueva cocina esa.

 Microinteligencia.- Inteligencia militar.

.

juan yanes

.

 Radio minúscula.- Microondas.

Microondas.- Desayuno a toda velocidad

 Microcuento.- Intensidad de la brevedad

 Microcirugía.- Esto le va a salir a vd. por un ojo de la cara.

 Micropolítica.- La macropolítica vista en un microscopio.

 .

Juan Yanes

.

Microbios.- Yo, tú, él, ella, nosotros, vosotros, ustedes, ellos y ellas, todos.

 Microcéfalo.- Cabeza de escritor de los que sacan un libro por año.

 Microcosmos.- Esfera armilar del tamaño de un guisante

 Microcultura.- Ministros, consejeros, cabos furrieles.

 Microcopia.- Plagio minúsculo

.

Juan Yanes

.

 Microcosmos.- Epítome de macrocosmos.

 Microeconomía.- La calderilla.

 Microfilme.- Película que nada más empezar, termina.

Micrófono.- Persona que habla bajito.

 Microorganismo.- Institución de reducidas dimensiones

.

Juan Yanes

Microbicida.- Asesino de nanodelincuentes

 Gonococo.- Micrococo rijoso

Microfilia.- Obsesión por los microrrelatos

Micrómano.- Megalómano chiquito

 Microsurco.- Tipo de arado que utilizaban los liliputienses.

.

.

.

.

.

.

.

.

Los mensajes de la botella

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 octubre, 2010

.

¡Algo que se puede tocar!

.

.

.

.

.

.

.

El fotógrafo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 octubre, 2010

Fotografía de Charo S.

El fotógrafo.- El auténtico fotógrafo siempre está en el límite. Se tira al suelo, se retuerce, repta, serpentea, se arrastra por el borde del abismo… Y todo esto, ¿para qué? Para conseguir el ángulo imposible; para captar ese minúsculo trozo de luz en fuga; para estar tan cerca, que la realidad lo muerda; para que el azar le toque los labios; para que la vida no se esconda; para seguir desde la rendija, cortando el espacio con la mirada; para que, a pesar de todo, se pueda fotografiar el misterio de la luz y de la sombra, el misterio de la existencia. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Agujeros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 octubre, 2010

.

Agujeros.- ¿Quién pone agujeros negros en los muros que cierran la noche? ¿Qué crueldad de país es éste, lleno de fosas, de zanjas, de huesas, de muertos tirados por todos sitios? J.Y.

.

.

.

.

.

.

.