El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La señora funcionaria que amaba las farolas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 5 noviembre, 2010

.

La señora funcionaria que amaba las farolas.- Señora funcionaria, no ame Vd. las farolas. Señora funcionaria Jefa del Negociado de Inventarios del Real Servicio de Mantenimiento del Ministerio de Fomento, se le ruega deponga su actitud, meritoria e incluso encomiable en otras circunstancias, pero no en las actuales. No ame Vd. las farolas, por favor. De todos es conocido su loable trabajo velando por el buen estado de las farolas en todo el territorio nacional en general y en los territorios insulares de ultramar en particular. De todos son conocidos y alabados los informes que Vd. elevaba periódica y puntualmente a las distintas autoridades de las distintas administraciones competentes en la materia, durante décadas. De todos es sabido el rigor de la supervisión sobre el grado de cumplimiento de los programas de inversiones destinados al mantenimiento, reforma, ampliaciones y mejoras de la Red Nacional de Farolas del Estado. Puedo asegurarle que de todas las personas en general y de sus superiores en particular es conocida la dedicación, tenacidad y entrega con la que Vd. ha desempeñado su trabajo. En fin, permítame que descienda al terreno personal, yo sé que toda una vida entregada a la observación minuciosa de estos asombrosos artilugios lumínicos, la ha llevado a mantener una relación muy peculiar con ellos, una relación digamos, amorosa en el buen sentido de la palabra. Sabemos que incluso estaba usted convencida de que el carácter de los pueblos, sus usos y costumbres, su idiosincrasia, su cultura y si me apura Vd., su propia historia, se reflejaba en el estado de conservación de las farolas, la riqueza y variedad de sus diseños y su ubicación física en la geografía urbana… Como Vd. Comprenderá, el Ministerio no puede entrar en este tipo de consideraciones, digamos, hermenéuticas, etiológicas o sociológicos sobre el fenómeno de la repercusión de las farolas en la historia de nuestro país, cuestión que excede, como es público y notorio, el rango de nuestras competencias. Señora funcionaria que ama las farolas, deje Vd. de amarlas, por lo que más quiera. Me veo en el penoso deber de comunicarle que, por razones de austeridad y rigor presupuestario, su negociado ha sido suprimido en el nuevo organigrama del Ministerio de Fomento y su cargo desaparece de la nueva relación de puestos de trabajo. Se privatizan todos los Servicios de Mantenimiento del Ministerio y Vd. queda en expectativa de destino como supernumeraria, o sea en una especie de limbo jurídico excepcional, previa a su prejubilación obligatoria. Aprovecho la ocasión para agradecer en nombre del Sr. Presidente, en nombre del conjunto de cuerpos y escalas de funcionarios del Ministerio y en el mío propio, los servicios prestados por Vd. a la Red Nacional de Farolas del Estado. Ha sido un privilegio y un placer tenerla entre nosotros, pero por favor, deje ya en paz de una vez, las farolas. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: