El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Leer el mundo (microensayo contra la ciencia establecida)

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 6 enero, 2011

 

juan yanes

.

Leer el mundo

(microensayo contra la ciencia establecida)

Encontré un artículo de un amigo matemático al que quiero mucho y empecé a leerlo. El artículo se llamaba “Teoría del punto fijo”, pero cuando llegué al tercer párrafo no puede seguir. El tercer párrafo decía: «Heins Hopf probo que en la clase de homotopía de f:X→X, X un poliedro finito y convexo, existe una aplicación con un número finito de puntos fijos aislados, cada uno de ellos situado en el interior de un símplice maximal. A cada uno de estos puntos fijos le asocia un entero denominado el índice del punto fijo en cuestión y prueba que la suma de estos índices es igual al número de Lefschetz L (f)». Me sentí muy mal. ¿Se estaba burlando mi amigo de mí? Eso es ridículo, mi amigo ni siquiera sospecha que yo he intentado leer su artículo. ¡Pero si yo era un lector incombustible de Paradiso, y mal que bien, podía deglutir a Gilles Deleuze! ¿Cómo no iba a poder leer un articulito que tenía, a penas, cuatro página? Pues no, no lo podía leer. Era como chocar contra un muro, como clavarme las púas de un cactus en los ojos, como entrar en un mundo erizado, en un mundo filoso, puntiagudo, inhóspito, incomprensible. Las ciencias físico-naturales están matematizadas. Las matemáticas, como es obvio, también. Además, el estatus científico de las ciencias implica la creación de un metalenguaje. Los metalenguajes sirven para reducir la ambigüedad y la polisemia del lenguaje ordinario. Estos dos procesos unidos no han hecho más que crecer, en profundidad y extensión, de manera gigantesca y a una velocidad endiablada desde el siglo XVIII hasta hoy. Los matemáticos escriben para los matemáticos y los científicos para los científicos. El resto de la humanidad, simplemente no existe. De forma tal que millones y millones de personas no tenemos acceso a ese conocimiento, precisamente por el grado de formalización e hiperespecialización al que ha llegado. Pero las ciencias son un producto humano. No están hechas por los dioses. Es la sociedad la que paga a los científicos, pero no entiende lo que hacen. Y sin embargo, las ciencias pretenden desentrañar el funcionamiento del mundo y de la vida. En realidad las ciencias tienen estructura narrativa, cuentan cómo es algo, cómo es el mundo, los objetos, los fenómenos visibles e invisibles, los mundos infinitamente pequeños e infinitamente grandes, próximos y lejanos… La ciencias cuentan eso de una manera tan rara que nadie puede entenderlas ya. No se trata de que haya más y mejor “divulgación científica”. No se trata de que podamos comer papilla científica, se trata de que podamos comer ciencia, se trata del derecho al acceso al conocimiento científico. A la ciencia le queda por recorrer un enorme camino para que llegue a contar las cosas a las personas normales y corrientes de forma comprensible. Yo tengo el derecho de poder leer el artículo de mi amigo el matemático, tenemos el derecho a poder leer y comprender el mundo que la ciencia investiga. Estamos en la prehistoria de este proceso.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: