El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

El Cuarto Rey Mago entregó su regalo y desapareció

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 enero, 2011

juan yanes

.

.

El Cuarto Rey Mago entregó su regalo y desapareció

Juan Yanes

.

Al maestro Jim Dodge, al poeta John Seasons y a George Gastin por ser buena gente. Autor y personajes de El Cadillac de Beep Bopper.

I

Después del interminable viaje en automóvil, llegué al sitio convenido y abrí la puerta. Frente a mí, no había ningún pasillo, ningún laberinto, ninguna ensoñación fluorescente, sólo una amplia estancia de formaba cuadrangular, cerrada por una bóveda toral. Todo estaba inundado de luz. Una luz cegadora que empalagaba el aire y se movía, envolvente, por las paredes de cal y las cornisas. Una luz que hería los ojos. Busqué, pero no encontré nada. Al intentar salir me franqueó la entrada un fotógrafo ciego con su cámara de luz cegadora. Márchese antes de que lo trague la luz, dijo, usted es oscuro y lo que busca está en lo oscuro.

.

juan yanes

.

II

 Cuando volví a entrar en la habitación ya no estaba el fotógrafo ciego con su cámara de luz, sino que había un desorden infinito de objetos evanescentes de apariencia extraña que flotaban. Algunos se movían torpemente, otros permanecían ingrávidos, suspendidos, mirándome aturdidos. En un primer momento pensé en los volátiles de Fra Angélico, pero no. ¿Objetos que miran, me dije, dónde estoy? Todo estaba tirado por el suelo en una confusión absoluta. Entonces le pregunté al tipo de barba blanca que estaba sentado, absorto, frente a una pantalla de plasma, si sabía cuál era el regalo. No me respondió. Deduje que estaba intentando poner orden en el caos, un trabajo, por demás, devastador. Será un matemático, pensé. Cerré la puerta y lo dejé creando mundos.

.

.

III

 Abrí la puerta por tercera vez. Ya no había habitación. En su lugar, un precipicio. Metí la mano en el abismo. Tenía que seguir buscando. El abismo era una noche atravesada por leves susurros. No había puertas. Seguí bajando y palpando con la mano la oscuridad. Cuando llegué al fondo los ojos se fueron haciendo a aquella oscuridad y pude ver que había pequeñas bolas de vidrio, montañas de monedas de oro y vasos de cristal de Murano que tintineaban. Todo estaba en reposo. Dejaron de oírse los susurros y empezó a sonar el hilo de una melodía lejana. Me acerqué al sitio por donde salía el hilo de la melodía y se convirtió, poco a poco, en una voz. Alguien repetía las mismas palabras: “¡Busca! —serpenteaba la voz envolviéndome—, ¡busca al Cuarto Rey Mago que entregó su regalo y desapareció!”.

.

.

.

.

.

.

.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: