El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Don Jacinto

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 8 febrero, 2011

.Escultura de Llucià Oslé, en la Plaza de Cataluña

.

Don Jacinto

Don Jacinto, hablaba de los griegos como si hablara de sus primos hermanos. Estábamos en clase, en la universidad, a finales de los sesenta, principio de los setenta. Una universidad pequeña, de provincias y aún así, único reducto de resistencia a la dictadura del General en las Islas Estrafalarias. A Don Jacinto no le interesaba el aoristo, ni ninguna de las conjugaciones posibles del pretérito indefinido griego. A Don Jacinto, tendríamos que convenir, no le interesaba la gramática, ni la fonética, ni la semántica, ni la semiótica, ni la métrica, ni la estética. A Don Jacinto sólo le interesaba la ética y la política. Nos miraba desde el fondo de sus gafas de miope con sus ojos de rana, inofensivos, y su corva nariz de chueta, para que entendiéramos la palabra democracia, para que entendiéramos la necesidad de abandonar el pensamiento mágico, para que entendiéramos la práctica de la virtud como la práctica de la moderación. Los griegos se emborrachaban, decía, pero se emborrachaban moderadamente. No emitían juicios sobre la bondad o maldad de la bebida o sobre la bondad o maldad de la homosexualidad… Las clases de Don Jaciento eran referencias y críticas aparentemente abstractas a una lengua y una cultura que estaban muertas, pero él tenía delante de sus ojos de miope los años, los meses y los días interminables de presidio en los campos de concentración del franquismo, que no tenían nada de indefinidos, ni de moderados, ni de abstractos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 8 febrero, 2011 at 2:59

    Hola.

    Que suerte haber tenido un maestro así, y más en esos tiempos.

    Saludos

    RRS

  2. claudia said, on 8 febrero, 2011 at 10:07

    Esos son los buenos maestros, los que tienen algo que enseñar.

  3. juan yanes said, on 8 febrero, 2011 at 11:17

    Pues sí, la verdad. Gracias Xerófilo, gracias Claudia. En este caso Don Jacinto existió. Se llamaba Jacinto Alzola y murió hace poco con 105 años, querido por todo el mundo y con un reconocimiento casi universal… Sobre los buenos maestros podríamos hablar largo y tendido. Efectivamente buenos maestros son los que tienen algo que enseñanr, y yo añadiría, y saben enseñarlo. Porque yo he conocido gente valiosísima y que no saben enseñar, o lo hacen sin pasión o sin afecto, y entonces todo lo que dicen entra por un oído y sale por el otro… No soporto los profesores que leen apuntes en clase… eso me parece la negación misma de la profesión… Un saludo y seguimos hablando otro día.

  4. Caboclo said, on 8 febrero, 2011 at 12:13

    Magnífico eso de que sólo le importase la “ética y la política”, en vez de la gramática y otras lindezas del programa. En última instancia, los buenos maestros enseñan lo que son, no solamente los contenidos de la asignatura. Ya quedan pocos, me temo: las circunstancias de este siglo XXI no favorecen la ética ni la política bien entendida.

    • Juan Yanes said, on 9 febrero, 2011 at 1:27

      Ahí estamos de acuerdo… la educación tiene que ser algo más que la instrucción, que no es poco. Trasmitir valores universales, de solidaridad, amor por la naturaleza, amor al propio cuerpo y al de los demás… y si los profes no están comprometidos personalmente, pues todo será un desastre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: