El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La película de tu vida

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 febrero, 2011

.

La película de tu vida

Me desperté y al incorporarme me dio un desvanecimiento y me caí al suelo, fue algo muy breve, como si se me fuera la cabeza. No sentí nada sino que me iba dulcemente, un desmayo, un ligero mareo, algo que se quebró sin hacer ruido. Me ha dicho el médico que al despertar me siente en el borde de la cama y permanezca así durante un rato, debe ser mi estado general, pero no escuché la explicación porque estaba seguro que hablaría del tabaco y sólo quise retener esa fracción de segundo entre la conciencia y el vacío aquel, tan dulce, esa fracción de segundo en que ves la película de tu vida… Como los que han estado a punto de entrar en el recinto de la muerte, me deslizaba con mis patines por la arista de algo que echaba chispas como el filo del cuchillo en la piedra de amolar ¡era hermoso el sonido del caramillo de los afiladores entrando por la calle, con aquellos carricoches de madera que giraban sobre una rueda! Me movía con elegancia sobre los patines, sorteando toda suerte de obstáculos imposibles y haciendo piruetas de lo más atrevido mientras las figuras y los objetos pasaban a mi lado o giraban a toda velocidad como pájaros peinados por el viento y el rostro de mi madre asomándose a la ventana para despedirse, como hacía siempre, y una enorme fila de niños entrando en clase silenciosos, uno detrás de otro, con su babi de color gris como la cuerda de presos rojos que picaba la roca viva de la carretera de Boca de Tauce y siempre el monopatín entrando y saliendo con la cabeza de las historias a mucha velocidad, una detrás otra o todas a la vez, porque ya digo, fue una fracción de segundo, incluso entré y salí varias veces de la misma historia mientras mi madre miraba por la ventana yo estaba en la habitación, detrás de ella y le decía ‘¿por qué te despides, si estoy aquí?’, pero no me oía, sino que me hacía señas con la mano despidiéndose… porque yo estaba en la calle afilando cuchillos o tocando la flauta de pan de los amoladores. ‘¿Estás ahí, verdad? ¡Cómo ha pasado el tiempo!’.

Juan Yanes

 .

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Daniel said, on 23 febrero, 2011 at 13:05

    Precioso!!!.
    Una densa lagrima aflora y discurre entre los surcos de mi cara.
    Qué bueno saber de ti en “el oscuro borde de la luz”.
    Besos de un amigo. Dani.

    • Juan Yanes said, on 23 febrero, 2011 at 15:13

      ¡Jo, Dani, que alegría más grande! Eres el primero del barrio que me deja algo. El resto de la gente no tiene cultureta de blogueros y nunca dejan nada, en el hipotético caso de que pasen por aquí. Llámenmen, que subo raudo y veloz. Un abrazo muy fuerte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: