El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Salud, camarada

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 febrero, 2011

.

Salud, camarada

Salud, camarada, ¿quisiera saber por qué tengo que aceptar la idea esa de la unidad de las fuerzas del trabajo y la cultura, camarada?, preguntó el joven camarada de la célula* al camarada responsable. Bueno, te daré tres razones que supongo serán suficientes: primero, porque es una idea hermosa; segundo, porque es una idea estratégicamente correcta; y tercero por centralismo democrático**. Eso fue lo que respondió el camarada responsable de la célula al camarada joven. Pero entonces el centralismo democrático es esencialmente antidemocrático, dijo de manera vehemente el joven camarada de la célula, porque a mí nadie me ha preguntado nada, ni yo he asistido ningún debate sobre eso, ni esa idea ha sido el resultado de una discusión desde la base. Es que tú todavía no has entendido nada, camarada, dijo el camarada responsable de la célula. Tú todavía tienes una mentalidad pequeño burguesa y no entiendes, camarada, que contra una dictadura no se puede andar con tonterías, dijo el camarada responsable. Pues yo creo que eso no es ninguna tontería, repuso con energía el joven camarada de la célula. Si eso es así, creo que deberíamos revisar los principios organizativos empezando por lo que tú llamas centralismo democrático, camarada, dijo el joven camarada de la célula. Estás muy equivocado, camarada, dijo el camarada responsable. Pues yo creo que no, camarada, dijo el joven camarada. Pues yo creo que sí, camarada, remachó el camarada responsable de la célula. Pues eso creerás tú, pero yo creo que no, camarada. Pues yo creo que sí, camarada. Pues no. Pues sí. Pues sí. Pues no… Y así estuvieron un buen rato discutiendo hasta que el camarada responsable de la célula le dijo al joven camarada que estaba expulsado del partido, por centralismo democrático, y cada uno se fue por su lado y se desintegró la célula como tal, e ipso facto dejaron de ser camaradas.

Juan Yanes

.

* “Las células”, eran la base de las organizaciones clandestinas durante el franquismo. Era una organización en forma de pirámide en la que sus miembros sólo conocían a su responsable que a su vez pertenecía a otra célula. Eso evitaba la caída masiva en manos de la policía en el caso de que algún miembro de la célula “camtara” en comisaría.

**Lo del centralismo democráticos tiene bemoles. Casi todas esas organizaciones eran autoritarias, (los trotskistas fueron los únicos que permitieron la discrepancia organizada dentre del partido, en forma de tendencias) pero utilizaban imaginativas perífrasis en lugar de llamar a las cosas por su nombre. Don Santiago Carrillo sabe mucho de eso. El PSOE, sí era una organización democrática, porque estuvo de vacaciones durante la Dictadura, y por ahí en Francia y en Alemania con el amigo Willy, sí podían hablar de todo mientras conspiraban y se tomaban unas cervezas.

.

Esculturas de Igor Mitoraj en las calles de Granada 2oo6

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios