El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Salud, camarada

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 febrero, 2011

.

Salud, camarada

Salud, camarada, ¿quisiera saber por qué tengo que aceptar la idea esa de la unidad de las fuerzas del trabajo y la cultura, camarada?, preguntó el joven camarada de la célula* al camarada responsable. Bueno, te daré tres razones que supongo serán suficientes: primero, porque es una idea hermosa; segundo, porque es una idea estratégicamente correcta; y tercero por centralismo democrático**. Eso fue lo que respondió el camarada responsable de la célula al camarada joven. Pero entonces el centralismo democrático es esencialmente antidemocrático, dijo de manera vehemente el joven camarada de la célula, porque a mí nadie me ha preguntado nada, ni yo he asistido ningún debate sobre eso, ni esa idea ha sido el resultado de una discusión desde la base. Es que tú todavía no has entendido nada, camarada, dijo el camarada responsable de la célula. Tú todavía tienes una mentalidad pequeño burguesa y no entiendes, camarada, que contra una dictadura no se puede andar con tonterías, dijo el camarada responsable. Pues yo creo que eso no es ninguna tontería, repuso con energía el joven camarada de la célula. Si eso es así, creo que deberíamos revisar los principios organizativos empezando por lo que tú llamas centralismo democrático, camarada, dijo el joven camarada de la célula. Estás muy equivocado, camarada, dijo el camarada responsable. Pues yo creo que no, camarada, dijo el joven camarada. Pues yo creo que sí, camarada, remachó el camarada responsable de la célula. Pues eso creerás tú, pero yo creo que no, camarada. Pues yo creo que sí, camarada. Pues no. Pues sí. Pues sí. Pues no… Y así estuvieron un buen rato discutiendo hasta que el camarada responsable de la célula le dijo al joven camarada que estaba expulsado del partido, por centralismo democrático, y cada uno se fue por su lado y se desintegró la célula como tal, e ipso facto dejaron de ser camaradas.

Juan Yanes

.

* “Las células”, eran la base de las organizaciones clandestinas durante el franquismo. Era una organización en forma de pirámide en la que sus miembros sólo conocían a su responsable que a su vez pertenecía a otra célula. Eso evitaba la caída masiva en manos de la policía en el caso de que algún miembro de la célula “camtara” en comisaría.

**Lo del centralismo democráticos tiene bemoles. Casi todas esas organizaciones eran autoritarias, (los trotskistas fueron los únicos que permitieron la discrepancia organizada dentre del partido, en forma de tendencias) pero utilizaban imaginativas perífrasis en lugar de llamar a las cosas por su nombre. Don Santiago Carrillo sabe mucho de eso. El PSOE, sí era una organización democrática, porque estuvo de vacaciones durante la Dictadura, y por ahí en Francia y en Alemania con el amigo Willy, sí podían hablar de todo mientras conspiraban y se tomaban unas cervezas.

.

Esculturas de Igor Mitoraj en las calles de Granada 2oo6

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 24 febrero, 2011 at 5:50

    Hola:

    Me hiciste recordar los tiempos en que los líderes de las juventudes de izquierda eran personas de más de 40 años a los que no conocíamos.

    Aunque, pensándolo bien, al menos por acá ya ni hay izquierda, creo que tampoco juventudes y, si las hay y tienen líderes, seguramente seguirán siendo cuarentones desconocidos para las bases.

    Excelentes fotografías. Impresionantes las estatuas. Casi hechas para que hicieras tu microrelato.

    Saludos

    RRS

  2. jyanes said, on 24 febrero, 2011 at 11:17

    ¡Ah, tú siempre tan amable! Las esculturas del Mitoraj son realmente impresionantes.
    Sobre la juventud yo no me atrevo a decir demasiadas cosas… De pronto está dormida, pero a renglón seguido despierta… Lo estamos viendo en el Magreb. Donde sí estoy más de acuerdo contigo es en la desaparición de la izquierda… Aumentan y se sofistican las formas de explotación, aumenta la injusticia y la desigualdad y, lamentablemente, la izquierda se desdibuja cada vez más y se derechiza y pierde sus señas de identidad. Es triste.
    Un abrazo

  3. Luis said, on 24 febrero, 2011 at 12:58

    Me acuerdo de cuando me explicaron la organización de “las bases” del partido en células jerarquizadas e incomunicadas entre sí. Parecía razonable por motivos de seguridad. Vivíamos en una dictadura y la policía se infiltraba en las organizaciones subversivas. De esa manera las consignas, las órdenes “bajaban” del cielo donde vivía el comité central y eran implementadas “a pelo” por las “fanáticas” bases.
    Cuando llegó la legalización, curiosamente, no se cambió nada sustancial en el funcionamiento de las organizaciones “marxistas”, la concepción “estalinista” de partido garantizaba la obediencia ciega de las bases y el mangoneo impune de los dirigentes. Se necesitaban “remeros”; para el timón ya estaban ellos.
    Sin embargo cambiaron la escenografía y la pintaron con los colores “democraticos” y de esa manera, el “pueblo” las “bases” dejaron “sus intereses políticos, culturales, económicos y de todo pelaje” en manos de sus legítimos representantes…y así nos va.

    Perdona la perorata, pero es que veo a mis antiguos camaradas en la cúspide del Gobierno, la prensa, la universidad…y me indigno conmigo mismo.

    Un saludo, Juan.

  4. jyanes said, on 24 febrero, 2011 at 22:40

    Te doy toda la razón. Claro, nos estamos refiriendo básicamente al PCE, que fue la gran organización clandestina que articuló gran parte de la lucha antifranquista… Lo que yo no estoy tan seguro es que incluoso en esas condiciones de represión no sea posible el debate. Yo tuve la experiencia de militar en organizaciones que sí era posible… Claro, eran organizaciones casi discursivas. Nos pasábamos todo el día reunidos discutiendo y todos los fines de semana, eran unas palizas terribles. La Vida de Brian de Monty Python, hacía una crítica descarnada del verbalismo político, siempre reunidos discutiendo y votando ¿te acuerdas?.
    La inmaculada transición también puso de relieve el oportunismo y la cantidad de opotumistas que había en todas partes… Eso lo llevo yo clavado como un estigma, que me ha inhabilitado para la vida política democrática en sentido convencional. Gente que nunca movió un dedo, que sólo se dedicó a sacar brillantes carreras y a engordar su curriculum, se convirtieron de la noche a la mañana en demócratas de toda la vida… Yo hice la mili con el impresentable presidente del Parlamento, el Sr. Bono en 1972. Cuando llegamos a la Escuela de Aplicación y Tiro del Pinar de Valladolid, la gente más o menos de izquierdas fundamos “El club de los sargentos”, el ambiento facha era insufrible, así que nos copiabamos los exámenes, en fin racaneábamos todo lo que podíamos… ¿El Sr. Bono? estudiando para salir de alferez. Ya desde entonces era un impresentable. Y como esta pájaro, cientos de oportunistas y pusilánimes. En fin, Luis, ahora sí que me salió un rollo patatero a mí. Un abrazo, camarada.

  5. Xerófilo said, on 25 febrero, 2011 at 15:13

    Hola otra vez:

    Me parece realmente necesario decir que la observación que haces con respecto a la juventud y sus potenciales es atinada, certera.

    Lo mío tuvo mucho de desesperación, pero ciertamente lo del Magreb es un indicio fuerte de la tremenda energía que subyace en nuestras sociedades y que en cualquier momento puede despertar. Y ciertamente son los jóvenes quienes la poseen en gran medida.

    Saludos nuevamente, y gracias por la precisión.

    RRS


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: