El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Ella recibía visitas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 marzo, 2011

.

Ella recibía visitas

Todos los días, ella recibía visitas de cortesía, esa rancia tradición entre las clases pudientes y timoratas de visitarse constantemente como un rito. Ella, a pesar de la edad, conservaba un rosto enjuto y altivo y una nariz sacada con tiralíneas que le daban un aire de distante elegancia. Desde por la mañana se ponía de punta en blanco y se sentaba en el saloncito, junto a la entrada, como si fuera un consultorio, a recibir visitas. Los muebles antiguos, pasados de moda, el tiempo detenido en un punto impreciso. Las visitas entraban, se sentaba, hacían como que tomaba algo y se iban. Todo muy comedido, sin estridencias, algunas risitas, comentarios ligeramente crueles, no me digas que la hija de los Soldevilla está embarazadas… A veces, las visitas, venían de dos en dos, de tres en tres o de cinco en cinco. Ella las atendía con igual solicitud, emperejilada para la ocasión, porque a las visitas no se las puede recibir de cualquier manera. Sonreía, asentía, se entusiasmaba con lo que contaban, se entristecía, se abrumaba. Era consciente de que casi nunca hablaban con ella, sino que hablaban entre sí, pero ella las escuchaba sin interrumpir su conversación, con una paciencia infinita, con una devoción incansable. ¿Qué sentido tendría la vida sin las visitas?  Un suspiro, quizá, un débil lamento, y así un día y otro, hasta que su familia decidió quitar del saloncito de la entrada la televisión y mandarla a ella a un manicomio.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gemma said, on 14 marzo, 2011 at 19:57

    Has hecho que me acordara de La familia, de Fernando León, donde se ocupa de la importancia de recibir visitas, en este caso de parte de los parientes, desde un planteamiento paródico y descabellado.
    Abrazos

    • Juan Yanes said, on 15 marzo, 2011 at 1:06

      ¡Ah, lo buscaré, no lo conozco! Ahora estoy entretenidísimo con los cuentos y las historias familiares de la Munro, que me recomendó Izaskun, que le recomendaste tú… Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: