El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Jiribilla

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 marzo, 2011

.

.

Jiribilla

El Diccionario de canarismos de Antonio Lorenzo (y otros ilustres entomólogos rebuscadores del léxico de las islas), dice que la jiribilla es desazón, inquietud, exceso de movilidad, y que también se utiliza para designar a la persona muy inquieta. Por ejemplo, el esqueleto, el perverso polimorfo, el chiquillo ese de la foto, tiene jiribilla. En general  los niños y las niñas tienen jiribilla durante todo el día, hasta que se duermen. La jiribilla se tiene, pero una de sus propiedades es que también puede “entrar” de repente. Por ejemplo, los maestros suelen preguntar a alguno que no para (lo alumnos en general, no paran): “A ver Kevincostner Pérez,  ¿me puede decir qué le pasa a usted, le entró la jiribilla?”. Para tranquilidad del público, hay que decir que la jiribilla no es nada grave. Nadie va al médico diciéndole que tiene jiribilla. Todo el mundo sabe que lo mismo que entra, sale. El problema está cuando la jiribilla se incorpora al carácter y a la manera de ser de la gente, porque entonces dejas de “tener” jiribilla y te convierte en un jiribilla: “Ese es un jiribilla“. Terrible, ya te han hundido para siempre. También existe el “jiribilla del carajo”, pero si abordamos esta acepción, entramos en unas profundidades semánticas en las que me siento absolutamente incompetente.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios