El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Luna

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 abril, 2011

.

.

Luna

Cuando sale esa luna tan descomunal, siento la llamada inminente de la jungla y dejo de ser, ipso facto, responsable de mis actos. El problema es que hay tantos licántropos, lobisones y gente en general que padece en grados diversos algún tipo de zoantropía, que nos podemos juntar en los parques públicos cientos de maníacos aullando a la luna, como si fuera un concierto polífónico, o mejor, una monodia interminable con la letra “uuuuuuuuuuuu”.

El Licántropo de guardia

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Yo creo que pienso

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 1 abril, 2011

.

..

Yo creo que pienso

Yo creo que pienso, para eso tengo la cabeza. Vamos, estoy seguro que pienso algo. Dicen que no, que soy duro de mollera, que tengo la cabeza como una piedra, que no me entra nada, pero no es verdad. Yo creo que tengo algunas ideas. Vamos, estoy seguro que tengo algunas ideas. Cuando me pongo a pensar la cabeza se me ablanda y noto como un cosquilleo cerebral, o algo así y todo empieza a ir deprisa y a llenarse de tentáculos y antenas. Pasan imágenes, veo cosas. Ya sé que las imágenes no son ideas, pero no sé hasta qué punto eso es verdad. Yo he visto Un perro andaluz, no hay palabras en esa película, pero cuando la veo me asalta cantidades de preguntas y entiendo cosas, o sea, ahí hay ideas que están unidas a esas imágenes magníficas. Esa película la vi yo, por primera vez, a finales de los años sesenta cuando trabajaba de camarero en El Submarino Amarillo. La pusieron en un cine de Pimlico un grupo de exilados políticos españoles y la proyectaron junto con otra película que se llamaba, To Die in Madrid, que está hecha con trozos de documentales que sacaron unos reporteros franceses, clandestinamente, de la Filmoteca Nacional cuando todavía vivía Franco. O sea que yo tengo ideas. Creo que tengo algunas ideas. Vamos, estoy seguro que tengo algunas ideas. Pero como siempre me están diciendo lo contrario: que no pienso, que tengo el encefalograma plano, que no tengo nada en la cabeza, que tengo la cabeza llena de serrín, que tengo la cabeza vacía, que tengo la cabeza llena de pajaritos, que tengo la cabeza hueca… me voy a estar callado. No les voy a dar el gusto de exponer, ni enunciar nada, ni desarrollar ningún tipo de idea, ni de concepto, ni ningún principio general, modelo analítico, paradigma, ideología ni nada por el estilo. ¿Y saben por qué? Pues tampoco se lo voy a decir. Ya está.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.