El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Estreñimiento posmoderno

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 13 abril, 2011

.

.

Estreñimiento posmoderno

En la posmodernidad líquida nada era estable. Todo cambiaba incesantemente. No existía certidumbre alguna: ni ética, ni científica, ni estética. Todo era incierto, neblinoso, fortuito, turbio, opaco, aleatorio. Precariedad absoluta. Personas en estado de precariedad. Corrosión del carácter. Imposibilidad de hacer cálculos para el futuro. Inestabilidad de las parejas. Inestabilidad de las relaciones dentro de las organizaciones. Ausencia de valores absolutos. Crítica de la modernidad. Crisis de la modernidad. Condena de la modernidad. Relativismo axiológico. Fin de las grandes narrativas. Hiperindividualismo, comunitarismo, localismo. Y nosotros seres perdidos e indefensos. ¿Quién eras tú, repentina doncella que de pronto ocupabas el aire…? Y el escuálido profesor de sociología repitiendo los mismos tópicos año tras año con sus apuntes amarillos, del mismo color que las uñas de los dedos de sus manos carcomidas por el tabaco poscrítico (sin nicotina, sin aditivos, sin tabaco, sin nada, puro humo), incapaz de levantar la vista de sus viejos papeles, incapaz de sacar la cabeza del agujero.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Rosa, rosae

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 13 abril, 2011

.

.

Rosa, rosae

Estuve hablando seriamente con la rosa. Le dije que no podía seguir así. Que esto iba a terminar mal. Que hay maneras y maneras de estar. Que ese afán por destacar. Que esa exagerada exhibición de belleza.  Que ese prurito, ese persistente deseo de notoriedad no es más que un síntoma de mal gusto. Que debería vestirse con colores más modestos y apagados. Que llamaba demasiado la atención. Que no podía estar toda la vida siendo el centro de todo. Que esa proclividad al exhibicionismo… Mírame a mí, le dije en un momento de la conversación, que soy un cardo, encarnación perfecta del aurea mediocritas. No sé si la convencí. Yo creo que no. Estas cosas son siempre delicadas. Me pareció que se puso roja como un tomate, pero no estoy seguro porque era de color carmesí.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.