El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

¡Oh, la flor!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 abril, 2011

.

.

¡Oh, la flor!

Las flores son hermosas, pero ¿por qué? Pues sencillamente no lo sé. Empiezo a buscar respuestas. Me doy cuenta que no sé nada de estética. Creo que no es bueno no saber nada de estética. Hace tiempo leí la estética de Hegel, pero no me acuerdo de nada. No me acuerdo ni de una maldita palabra de la estética de Hegel. ¿Será que es más bien mediocre, toda trufada de metafísica del absoluto? Pero lo mismo me pasa con la estética de Benedetto Croce y con la de Galvano Della Volpe. ¿Cómo es posible que me haya podido olvidar de tantas cosas interesantes? No lo sé. Debe ser la absenta. Pero a lo que iba, sólo manejo conceptos vulgares sobre estética. Por ejemplo: hay flores excesivamente hermosas [como las de las fotos (que las he sacado yo con estas manitas) (bueno creo que las fotos se sacan con los ojos y no con las manitas, pero esa es otra historia)]. A lo que iba, no estoy muy seguro de que la hermosura pueda ser excesiva. No creo que se pueda afirmar que hay flores “excesivamente” hermosas. ¿Se dan cuenta? No tengo base teórica ninguna, soy una ruina de pensamiento abstracto, sólo puedo hablar de cosas concretas y de personas concretas. No puedo teorizar sobre las cosas o sobre las personas en general, no puedo hablar de la humanidad en general, de los seres humanos en general. Carezco de pensamiento, en el sentido duro del término.  Solo tengo il  pensiero debole. Por ejemplo: pienso que las flores son como el amor. El amor no se puede pesar, ni medir, ni contar. El amor es un fenómeno inconmensurable. No tiene medida. Tendríamos que buscar alguna otra categoría para nombrarlo, pero no la cantidad. Bueno, pues a lo que iba, no hay flores excesivamente bellas, aunque ignoro si el concepto de belleza es universal. Sospecho que no. Creo que le pasa lo mismo que al concepto de trabajo, que dicho sea de paso, no existe en muchas culturas, es decir, la gente no saben lo que es trabajar. No tiene palabras para designar el trabajo… Pues el concepto de belleza, a lo mejor, tampoco lo utiliza todo el mundo. Estoy seguro que hay culturas que no tienen palabras para decir, qué bello, qué sublime, qué hermoso. Sé que esto que acabo de afirmar suena un poco raro, pero lo creo firmemente. Será cuestión de ponerse a estudiar estas cosas de una vez. Ya lo dije antes. A lo que iba, la belleza ¿es una cualidad que está en las cosas? ¿es objetiva?, o por el contrario, es algo que está en los sujetos, algo subjetivo… No lo sé. ¿Será acaso “una construcción social”, como le gusta decir a los sociólogos que no tienen nada que decir? Bueno, termino, pero antes escuchen cómo suenan las palabras que utilizamos para hablar de las flores: gineceo, estigma, estilo, óvulo, perianto, aclamídea, corola, pétalos, sépalos, nectario, pedículo, androceo, antera, filamento, polen, estambre. ¡Qué palabras tan bellas! No se le puede pedir más a las flores, ni a los botánicos y como todo esto de la estética es muy complicado, no estaría de más remojar el gaznate con una copita de absenta ¿verdad? Están todos invitados.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 25 abril, 2011 at 15:05

    Hola Juan:

    ¿Sabías que cuando una flor tiene ambos sexos (como la que ilustraste) se le denomina “perfecta”.

    Creo que viene a cuento con lo que escribiste.

    Por otro lado, y como de costumbre. Fotografías bellísimas (tengo los mismos problemas con a estética, pero me quema más la duda sobre si los términos relativos a la “belleza” existen en todas las lenguas.

    Yo pienso que sí. ¿Sabías que en el pasado, aquellos que conquistaron otras tierras solían considerar que una lengua era tal si se podía decir el padre nuestro?

    Tengo idea de que las lenguas de por acá pasaran esa ignominiosa prueba (pienso eso porque nadie debería asumir que tiene el derecho de hacer ese juicio).

    En fin, no me sé el padre nuestro, pero supongo que debe tener alguna complejidad, así que me parece natural que existieran palabras para lo bello.

    Aunque estaría de acuerdo en que muy en la prehistoria, quizás cuando ni siquiera éramos Homo sapiens, las palabras para lo bello no deben haber existido.

    Bueno, perdón por extenderme tanto.

    Saludos

    RRS

  2. Juan Yanes said, on 25 abril, 2011 at 16:50

    Hola Xerófilo: Qué bonito eso que me cuentas de las plantas “perfectas”… Lo de la ausencia de palabras para el concepto “trabajo” lo leí en algún libro sobre el Vireinato del Perú. Lo de la belleza, me lo he inventadi… seguramente en todas las lenguas existe un campo semántco relacionado con lo bello… pero no lo sé.
    Lo dicho, me tengo que poner a estudiar. Un abrazo

  3. ruben lapuente said, on 25 abril, 2011 at 20:00

    Son bellas para sobrevivir!

    • Juan Yanes said, on 25 abril, 2011 at 21:07

      ¡Ah, eso me gusta mucho Rubén, flores para sobrevivir! Esa debe ser seguramente una de las grandes funciones del arte: ayudarnos a vivir, hacernos compañía… Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: