El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La asambleista

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 mayo, 2011

,

,

La asambleista


Yo siempre fui partidaria y defensora de las asambleas y del movimiento asambleario. Pero no era fácil defender esa idea, tenía muchos detractores, no creas ─le dije en un tono paternal, francamente repugnante al jovencito que tenía enfrente.

─¿Quiénes eran los detractores? ─me preguntó el neófito.

─Pues era un rebaño heterogéneo: burócratas sindicales; ex leninistas de la vanguardia del proletariado; toda esa panda que piensa que son los únicos que tienen capacidad de análisis y de dirección; gente con una cultura organizativa muy rígida; fauna del aparato; gente con un gusto morboso por la conspiración y la clandestinidad; todos esos amantes del petit comité, y por supuesto toda la derecha, la derechona, el centro, el cetro izquierda y la socialdemocracia en peso ─continué yo en tono profesoral como si fuera el mismísimo oráculo de Delfos.

─¿Y por qué defendías tan ardientemente las asambleas?

Porque eran y son una forma singular de organización democrática. No delegas el voto en un fulano que no te vuelve a ver hasta dentro de cuatro años, ni en un partido que prima la sumisión. En una asamblea, tú eres una ciudadana con voz y voto. Sí, defendía las asambleas como la expresión máxima de la participación en los procesos sociales, en los momentos de conflicto y de lucha, y en la gestión de la vida ordinaria. Las asambleas deberían tomar parte no sólo en la deliberación, sino en la toma de decisiones, en la ejecución y en el control de los proyectos que tiene entre manos una sociedad. La asamblea tiene que ser política… En fin, las asambleas tienen también una dimensión poética ─le comenté con cierta nostalgia─, de celebración de la palabra.

Y cuántos eran ustedes en la asamblea.

Cuatro o cinco. Creo que nunca llegamos a diez ─dije con infinita tristeza, mientras pensaba en cómo se podrían limpiar los establos a Augias.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.