El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

De los venenos

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 junio, 2011

.

.

.

De los venenos

Conviene saber sobre los venenos aquellos que no produciendo sudoración ni parálisis progresiva de los órganos de la vida, como la cicuta ─el viejo Sócrates podría decir mucho sobre esto─, ni vómitos ni violentas alucinaciones, como produce la ayahuasca ─el señor William Burroughs podría ilustarnos largo y tendido sobre este extremo─, y que tampoco llevan a la muerte como el clostridium botulinum capronis, o la estricnina o el cianuro, o el ricinus tartaguerus communis, o aquellos otros cuya sola inhalación provoca gran cantidad de espuma y el deceso inmediato del desgraciado ser que lo ingiere, como el sarín o el ántrax, cuyo solo nombre produce pavor, sino aquellos otros venenos dulces que sirven de cauterio y aquietan el alma, tomados en proporciones adecuadas y según la índole de cada cual, como los efectos saludables que produce la papaver silente somniferum, tan benéfica, de la que Paracelso extraía el láudano ─la nómina de escritores opiómanos sería interminable─, o la cannabis sativa marianiensis, fumada, como condimento alimenticio o en suaves y armoniosas tisanas, o la raíz de mandrágora, o los frutos del endrino, o el viaje a lomos de la lophophora huicholiensis, utilizada como planta ritual desde tiempos inmemoriales para alcanzar la felicidad, porque como predica la Escuela de Salerno, “cuídate de los malos venenos y administra con sabiduría los buenos, porque tus médicos en esta vida son tres: comer bien, cagar fuerte y no haber miedo a la muerte”.

Juan Yanes

.

.

Las fotos son el fruto de un tartaguero (ricinus communis)

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 25 junio, 2011 at 19:00

    Apreciado Juan:

    En México a ese “tipo” de plantas le llamamos toloache.

    La especie de la península de Baja California es Datura wrightii, y según leo, es increíblemente alucinógena.

    No quiero espantar tu historia. Pero déjame decirte que no hay lugar en México en que las mujeres no la usen con los maridos infieles.

    Debido a lo no anterior, o ya no me acuerdo, o no te se decir ….

    RRS

  2. Juan Yanes said, on 26 junio, 2011 at 13:24

    Ah, Xerófilo, sabía que ibas a picar… Me quedé de una pieza cuando me enteré que la semilla del tartaguero es venenosa. Aquí es una planta muy común, te la encuentras en cualquier sitio… Tienes que perdonarme que metiera nombres imitando el latín que no son los de las plantas… un botánico ortodoxo se hubiera vuelto loco buscando esas variedades que no aparecen por ningún lado.
    Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: