El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La memoria fugaz

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 enero, 2012

.

La memoria fugaz

Calle de Santo Domingo, la Iglesia y la Plaza de su mismo nombre, con podio y balaustrada de hierro, plaza alta, fortificada. Sitio de la infancia. Lugar de acampada, durante el buen tiempo, de un raquítico circo que repetía todas las noches la misma función. Y el vecindario, en tromba, con las sillas a cuestas, como si fuera el mayor espectáculo del mundo. Aún no habían construido, en medio, el horrendo edificio de Correos que hoy la ocupa, sino que se enseñoreaban de aquel espacio, enormes árboles de plátano. La plaza estaba flanqueada por el muro de la Iglesia de Santo Domingo. Un muro blanco, interminable, altísimo, de cuya pared salían piedras como si fuera un paisaje irreal. Por ellas trepábamos nosotros que entonces teníamos ventosas en los dedos de las manos y los pies. Y junto a la Iglesia, detrás de la Plaza ¡tantas veces ceñida y liberada!, el abismo, el Barranco de Santos de piedras ciclópeas entre las que reptábamos como si de un laberinto se tratara. Reino de los gatos y las ratas surcado por una angosta y empinada vereda hasta llegar al cauce. En ese lugar, jugábamos incansables durante el verano y al atardecer veíamos cómo se emboscaban algunas parejas, rigurosamente vigiladas por nosotros. En la embocadura del barranco estaba el taller de El Carrancla, que era tuerto y tenía un parche en el ojo. Él mismo decía que era el único zapatero remendón que había sido pirata…  De esos pasajes del recuerdo, sólo queda en pie el muro de la Iglesia. Lo demás ha desaparecido, lo han arruinado y cubierto de vías de ronda, hipermercados y aparcamientos para sepultar la fugaz memoria de nuestra infancia.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 13 enero, 2012 at 15:33

    Que bello.

    Al principio pensé que eran rocas movidas por el oleaje.

    Saludos

    RRS

  2. Juan Yanes said, on 18 enero, 2012 at 4:22

    Son de las pocas cosas que están igual que cuendo yo era niño. Gracias por tu interés y tu amabilidad. Un abrazo.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: