El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Pies

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 septiembre, 2012

.

.

Pies

A Veronika Paulics, que tiene un blog que se llama, Ando a pé

● Unos pies que andan solos.

● Unos pies que recorren el mundo.

● Unos pies que sólo sirven para estar depié.

● Antes los pies se utilizaban para andar. Ahora se anda en coche.

● ¡Ah, las páginas también tienen pies!: Nota a pie de página.

● La representación de todo lo que hemos andado en la vida es un ovillo: nos movemos en un círculo de unos 10 kilómetros de diámetro.

● Excepcionalmente salimos del ovillo, pero el resto del tiempo de nuestra vida, estamos dando siempre vueltas alrededor del mismo sitio.

● He oído que existe una parafilia llamada podofilia, una especie de fetichismo de los pies.

● A veces dejo que los pies salgan solos a caminar.

● Los pies flotan en el sueño como dos náufragos.

● Hay gente que piensa con los pies. El resto piensa con la cabeza. Qué manía ésta, la de asignar funciones a los órganos del cuerpo humano. ¿A qué se dedican los pozos de Venus? ¿Y el hueco poplíteo?

● Una señal de que estás a punto de convertirte en una gallo peleón, es cuando, sin saber cómo ni porqué, te sale un espolón en la planta del pie.

● Menos para tocar el piano, los pies sirven para todas las cosas.

● Los pies sirven para hacer escaramuzas amorosas por debajo de la mesa.

● Vivir a fondo las contradicciones: andar sobre una cinta de correr, sin movernos, en realidad, del sitio.

● Pies sin huella.

● Cuando hacía guardia, en invierno, en una garita de la Escuela de Aplicación y Tiro del Pinar de Antequera en Valladolid, llegaba un momento que dejaba de sentir los pies y salía volando en medio de la noche.

● Nos acordamos de los dedos de los pies cuando nos cortamos las uñas. El resto del tiempo es como si no existieran.

● Las únicas criaturas que tienen memoria de los dedos de los pies son aquellas que se los pintan de colores.

● Pie de sombra.

● Está claro que estoy a favor de los pies.

● Algunas personas tienen la suerte de tener una fábrica de queso en los pies.

● Los dedos de los pies tienen gracia. Los míos son como almendras garrapiñadas.

● Me encontré una estrofa de pie quebrado y la llevé rápidamente a urgencias.

● No me gusta el hueso calcáneo. Tiene seis caras, como alguna gente que conozco.

● Los pies también sirven para subir escaleras (leer “Instrucciones para subir una escalera”, de Cortázar).

● ¡Señores! Yo soy del campo, tengo las patas rajadas, más para cantar la isa, tengo la boca salada. (Copla del folclore canario)

● Los zapatos están hechos para esconder el pudor de los pies.

● Unos pies que alzan la voz, que gritan, que señalan, que lloran.

● La luz de los pies.

● Pies, ¿para qué os quiero?

● Somos andando, decía Paulo Freire.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.