El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Las mejores cosas de la vida

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 9 agosto, 2010

 

 

 

.

Textos robados

Las mejores cosas de la vida no son cosas (graffiti)

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Helado de vainilla y pistacho

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 5 agosto, 2010

.

Relatos Mínimos

.

………………..Helado de vainilla y pistacho.- Ella anda él salta como un canguro como una lagartija ella anda altiva con el pelito corto azabache liso casi displicente es mediodía de un día demasiado soleado él se acerca por detrás da un salto se planta junto a ella le dice algo al oído ella lo rechaza con el hombro él rueda no no rueda él retrocede teatralmente y luego se adelanta a grandes zancadas es un saltamontes desgarbado mientras sopla el siroco que aumenta la sensación de bochorno pero ellos no dejan de andar él se vuelve hacia ella habla gesticula ella también dice cosas con las manos él se acerca de frente ella continúa andando van a chocar cuando está a la altura de su cara él saca el cuello de entre las clavículas como una tortuga le da dos besos en la boca y retrocede ella lo agarra por la camisa atrayéndolo él se zafa da dos saltos hacia atrás se vuelve la saluda con la mano es un adiós que se curva por la cintura como un resorte dobla la esquina ella sigue andando altiva con su traje de golondrinas hasta los pies sostenido con asillas todo es luz amarilla vertical no hay sombra él desaparece un segundo luego asoma la cabeza a su lado la gente camina aplastada por el sol él sigue haciendo el titiritero para ella deben ser adolescentes en celo pienso él sonríe ella le dice algo se ríen los dos no se pueden aguantar ella pierde la compostura momentáneamente se pone a dar a saltitos como una rana él corre porque es una zancuda con el pico cónico y alas toma carrerilla da un brinco se sube al espaldar de un banco camina por el borde como un equilibrista al llegar al extremo salta en el aire separando los brazos y las piernas él es Gene Kelly ella es Silvana Mangano  sujetándose la falda para que no se le levante se juntan se separan son dos imanes que juegan delante de mí me miran como diciendo qué mira este idiota me siento un idiota que se refugia en una cafetería pide un café con hielo ellos siguen allí fuera flotando como si no hiciera calor siguen el juego se han parado impunemente entre los coches que resplandecen huyendo del sol se besan con ferocidad a mordiscos como si les faltara tiempo él empieza a derretirse poco a poco en medio del asfalto ella se derrite también son dos helados de vainilla y pistacho que gradualmente desaparecen comidos por la luz. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

La calle lo cura todo

Posted in Inventario de manos y cuerpos, La calle que tú me das by Juan Yanes on 4 agosto, 2010

.

Pedradas

La calle lo cura todo, hasta que la privaticen y haya que pagar por salir a pasear. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Historia del ruido

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 4 agosto, 2010

.

Relatos Mínimos

.

Historia del ruido

-Fue un ruido como si le partieran el esternón a un buey gigantesco. Un ruido seco y prolongado, seguido de un lamento que no terminaba de apagarse.

-Pues yo no oí nada.

-Tuviste que oírlo, fue un ruido horrible en medio de la noche.

-Pues te digo que no oí nada. Por cierto ¿qué día es hoy?

-Insisto en que tuviste que oírlo. Necesito saber si ese ruido existe o son imaginaciones mías…

-Pues si hoy es 17, creo que mañana cierran todas las tiendas, ¿sabes?

-Entonces ese ruido, ¿sólo lo oigo yo?

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Mar de leva

Posted in Inventario de manos y cuerpos, Uno y todos los mares by Juan Yanes on 3 agosto, 2010

.

.

.

.

.

.

.

Cherchez la femme

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 3 agosto, 2010

.

Relatos Mínimos

Cherchez la femme.- La vida, para él, era una línea recta. Entendía el lenguaje al pie de la letra, en sentido puramente literal. Si le decían que había que buscar a la mujer, él se ponía de inmediato a perseguirla… Nunca llegó a sospechar que también existía el lenguaje figurado, metafórico, alegórico. Que la vida no era una línea recta, sino muchas líneas quebradas y confusas. Que la vida se bifurcaba indefinidamente y se desdoblaba e una, dos, tres, incontables vidas. En todo caso, siempre han sido las mujeres las que se hacen las encontradizas, para hacerle creer a los hombres que son ellos los que las encuentran. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Discriminación positiva

Posted in Crítica, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 2 agosto, 2010

.

.

.

.

.

.

.

Estado de ánimo

Posted in Abstracto, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

A veces la gente está así

.

.

.

.

.

.

.

Cuerpito

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 31 julio, 2010

.

Relatos Mínimos

Cuerpito.- La sesión de paddle de hoy ha estado güay.  Pero ¡uf!, me estoy poniendo demasiado cachas, voy a tener que aflojar un poco con la depilación, el peeling, la exfoliación, la humectación y los tratamientos de  hidratación. Voy a aflojar también con las sesiones semanales de rayos uva, noto un ligero fotoenvejecimiento cutáneo transitorio. Seguiré con las tres sesiones  semanales de pilates,  con las dos de spinning y con la dieta disociada macrobiótica. Mi dietólogo me ha dicho que el nivel de colágeno lo tengo super superbién y que he dejado de retener líquidos ¡yuju! Volveré al masaje shiatsu, que me sienta fenomenal desde el punto de vista metabólico y anímico, y seguiré con el de drenaje linfático ya que el perfil hormonal lo tengo perfecto… Si consigo eliminar los procesos de oxidación y por lo tanto de envejecimiento, dejaré de pagar la caja que mi madre, la pobre, pagaba con tanto esfuerzo a los usureros esos de la Funeraria La Perpetua. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Lo que cuesta ganarse la vida

Posted in Crítica, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 30 julio, 2010

.

.

.

.

.

.

.

El que escucha

Posted in Crítica, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 30 julio, 2010

.

Nanoensayos

El que escucha.- En lugar de cabeza deberíamos tener una gran oreja colocada encima del cuello. Algo prominente, sustantivo y único. Algo que nos obligara orgánica y fisiológicamente a escuchar. Las demás cosas que hoy tenemos en la cabeza, podrían estar dispuestas de otra manera. No sé, por aquí y por allá, hay montones de sitios y de posibilidades: la boca podría estar, por ejemplo, en el sobaco y los ojos y el cerebro,  pues ya le encontraríamos un sitio idóneo y funcional. A lo mejor tenemos algunos problemas iniciales con la boca debajo de la axila, por ejemplo, para besarnos, pero todo es cuestión de acostumbrarse. Lo relevante es la reubicación de las orejas. A partir de entonces ya no seríamos monos gramáticos, ni animales políticos, ni criaturas que fabrican instrumentos, ni animales perplejos, ni animales simbólicos, ni seres racionales, ni ninguna de esas tonterías que se suelen decir por puro antropocentrismo. Seríamos seres que escuchan, personas que escuchamos a las demás personas. Seríamos todo oídos. La vida cambiaría por completo. Traten de imaginárselo, por favor. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

La vida por delante

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 29 julio, 2010

.

La vida por delante.- Esos cuerpos espléndidos de la juventud son también el espacio del dolor y soledad, el espacio del amor y del desamor, el espacio de certezas y de incertidumbres infinitas. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

El bañista

Posted in Inventario de manos y cuerpos, Uno y todos los mares by Juan Yanes on 28 julio, 2010

.

.

.

.

.

.

.

El desencanto

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 27 julio, 2010

.

Pedradas

El desencanto

...…….I. ¿Sabes cuál era la diferencia entre ellos y nosotros?, me preguntó. Yo le respondí que no sabía. Entonces me dijo: ellos querían cambiar las cosas sólo un poco, querían nada más que un miserable trocito de cielo. Nosotros queríamos el universo.

……….II. Me volvió a preguntar, ¿sabes cuál es la diferencia que hay ahora entre ellos y nosotros? Y yo le dije que no la sabía. Ellos, continuó, se han apropiado de ese trocito de cielo y nosotros hemos sido expulsados del mezquino paraíso en el que viven.

……….III. Me preguntó finalmente, ¿sabes cuál sigue siendo la diferencia entre ellos y nosotros? No, le dije. Ellos se han olvidado de todo y son felices. Nosotros tenemos el dolor y el deseo. Nos hemos quedado con la memoria, desnudos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Las clases sociales

Posted in Crítica, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 25 julio, 2010

.

Relatos mínimos

Las clases sociales.- Pero vamos a ver, hombre de Dios, dijo el tipo que vestía uniforme, ¿dónde ha oído usted eso de que hay clases sociales? Las clases sociales son cosas antiguas y peligrosas que destruyen la cohesión social, el consenso necesario, fomentan el odio y son el principio de la decadencia de las naciones, todos estamos en el mismo barco ¿me entiende? No hay clases sociales. ¡Escríbanlo 100 veces en este papel, a ver si lo aprende!: «No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; Sí hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales; No hay clases sociales». Vamos a ver ahora, volvió a preguntar el tipo de uniforme, ¿hay clases sociales? No, no hay clases sociales, respondió el preso nº 9, con la cabeza gacha. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La soñadora insomne

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 23 julio, 2010

.

Relatos Mínimos

La soñadora insomne.- Se acostó, se puso a leer un libro, sintió la amable llegada del sueño, apagó la luz y comenzó a soñar. Soñó que se acostaba, que se ponía a leer un libro, que apagaba la luz y que comenzaba a soñar. Sorprendida de que soñara precisamente eso de leer, apagar la luz y comenzar a soñar, se levantó. Probó otra vez. Se acostó, se puso a leer un libro, sintió que el sueño la invadía, apagó la luz y comenzó a soñar. Soñaba lo mismo: se acostaba, se ponía a leer, apagaba la luz y comenzaba a soñar. Esta situación la intrigaba mucho y, a la vez, la exasperaba. Llevaba años sin acostarse, leer un libro, apagar la luz y ponerse a soñar, porque era insomne. Ella soñaba despierta que estaba dormida. Ahí es donde aparecía siempre ese comodín de la soñadora soñada y del sueño dentro del sueño que convierte a la microficción en un género majadero, desde el punto de vista onírico. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

 

..

Un hombre solo sin sombra

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 19 julio, 2010

.

Relatos Mínimos

Un hombre solo sin sombra.- Un hombre solo sin sombra, atraviesa la ciudad. Nadie lo ve, nadie lo mira, nadie sabe de dónde viene, nadie lo espera. Ese hombre solo sin huellas puede matar sin ser descubierto. Ese hombre solo sin rostro es el asesino perfecto. Ese hombre es la impunidad absoluta con que usted y yo soñamos. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Perfil elusivo

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 14 julio, 2010

.

Perfil elusivo.- No sé a dónde miras. Nunca se ve el mismo paisaje. A lo mejor miras a tu interior: la simetría del cuerpo humano, una utopía morfológica, donde tu perfil elusivo desaparece. Pero están aquí las sombras inaudibles del dolor, el desorden intacto de la vida. El aire contaminado del alma. Aquellos ojos, desprendidos de algún fulgor lacerante. Mientras el horizonte sigue flotando a la altura de tu mirada, he aplazado la decisión de vivir. Yo sé que tú recorres el mundo con los ojos cerrados y acaricias lentamente mis manos frías. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Ceremonial edípico

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 14 julio, 2010

.

.

.

.

.

.

.

Fotos de fotos: El rostro de la desigualdad

Posted in Crítica, Foto de fotos, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 14 julio, 2010

.

El rostro de la desigualdad. Estas fotos tienen un indudable valor antropológico y testimonial. Ponen rostro a la desigualdad y a la injusticia de la sociedad canaria de finales del XIX y principios del XX: niños y niñas trabajando, mujeres descalzas, cuerpos marcados por la pobreza y la marginación. Joaquín Costa podría haber escrito Oligarquía y caciquismo, con la sola mirada a la sociedad canaria del momento. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

¿Por qué hay tantos jóvenes con banderas en la calle?

Posted in Inventario de manos y cuerpos, La calle que tú me das by Juan Yanes on 12 julio, 2010

.

Pues la verdad es que no lo sé. Tendría que haberlo preguntado, pero es tan excitante ver tanta gente joven junta dando brincos, que la cámara de fotos se pone nerviosísima y si no la saco, se me va sola por ahí. Yo no tenía ganas de salir porque quería ver la final del Mundial, bien repantigado en mi sofá, pero nada, me tuve que echar a la calle detrás de la máquina a presenciar estas fiestas saturnales anticipadas. ¡Mira que falta todavía para que llegue el solsticio de invierno!

.

.

.

.

.

.

.

Perros callejeros

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 11 julio, 2010

.

Perros callejeros.- Están ahí abajo, en las esquinas, atados a sus perros con una cuerda al cuello que anticipa, simbólicamente, su destino. Comen latas de sardinas con los dedos y con los dientes le sacan bocados al pan, tumbados en la acera. «¡Colega, colega! un eurillo ahí». Adornan las calles con su inconformismo y sus aros metálicos que atraviesan de parte a parte su cerebro escariado ya por los tatuajes. La gente acomodada vuelve la cabeza para mirar. No entienden que la roña sea un arma de protesta, ni entienden ese desaliño de falsos pobres. No entienden ninguna señal. Nadie los ha invitado a esta fiesta. Son figurantes callejeros indeseados del siglo que comienza y se hunde. Excrecencias. Se mueven al ritmo del candombe y las congas, hasta el hastío. Son objetos del nuevo mobiliario de la urbe que los devora y los arroja al basurero, hijos irredentos de la secta del perro. «¿Y yo?», le pregunto al que me pide todos los días. «¿Tú?, tú eres un jodido pringado, tío». Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Tedio

Posted in Inventario de manos y cuerpos, La calle que tú me das by Juan Yanes on 10 julio, 2010

.

Pedradas

Tedio: El aburrimiento extremo, el tedio, es una manera de disuadir a todo ese enjambre de gente que siempre quiere divertirnos, entusiasmarnos, entretenernos, comprometernos, ayudarnos, ilusionarnos, educarnos, redimirnos. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Los amores se me van

Posted in Inventario de manos y cuerpos, La calle que tú me das by Juan Yanes on 10 julio, 2010

.

A mí los amores se me van por las esquinas embriagados en el sonido del oud y las darbukas. Yo los persigo entre las arcadas y los llamo con las palabras más dulces que conozco y con las más seductoras promesas, pero sé que esa música insinuante es más poderosa que las palabras y que la sangre y que el deseo. Y sé también que aunque retornen de nuevo, volverán a irse por las callejuelas y las travesías para verle las manos al que tañe la inasible melodía y el ritmo extenuante durante la noche. Juan Yanes  

.

.

.

.

.

.

.

Socialistas

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 9 julio, 2010

.

Pedradas

Socialistas.- ¡Qué raro! nunca he oído a un socialista hablar de socialismo, y mira que llevo años en esto (de oír socialistas). Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Rostro

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 9 julio, 2010

.

En la Tierra no hay superficie más interesante que el rostro humano.

Lichtenberg

.

.

.

.

.

.

.

Rubén

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 8 julio, 2010

.

Rubén.- Traga Rubén no brinques Rubén sóplate Rubén no te orines en la cama Rubén no toques Rubén no llores Rubén estate quieto Rubén no saltes en la cama Rubén no saques la cabeza por la ventanilla Rubén no rompas el vaso Rubén, Rubén no le saques la lengua a la maestra Rubén no rayes las paredes Rubén di los buenos días Rubén deja el yoyo Rubén no juegues trompo Rubén no faltes al catecismo Rubén amárrate la trenza del zapato Rubén haz las tareas Rubén no rompas los juguetes Rubén reza Rubén no te metas el dedo en la nariz Rubén no juegues con la comida no te pases la vida jugando la vida Rubén. Estudia Rubén no te jubiles Rubén no fumes Rubén no salgas con tus amigos Rubén no te pelees con tu hermana Rubén, Rubén no te montes en la parrilla de las motos Rubén estudia la química Rubén no trasnoches Rubén no corras Rubén no ensucies tantas camisetas Rubén saluda a tu tía Paulina Rubén no andes en patota Rubén no hables tanto, estudia la matemática Rubén no te metas con la muchacha del servicio Rubén no pongas tan alto el tocadisco Rubén no cantes serenatas Rubén no te pongas de delegado de curso Rubén no te comprometas Rubén no te vayas a dejar raspar Rubén no le respondas a tu padre Rubén, Rubén córtate el pelo, coge ejemplo Rubén. Rubén no manifiestes, no cantes el Belachao Rubén, Rubén no protestes profesores, no dejes que te metan en la lista negra Rubén, Rubén quita esos afiches del cheguevara, no digas yankis go home Rubén, Rubén no repartas hojitas, no pintes los muros Rubén, no siembres la zozobra en las instituciones Rubén, Rubén no quemes caucho, no agites Rubén, Rubén no me agonices, no me mortifiques Rubén, Rubén modérate, Rubén compórtate, Rubén aquiétate, Rubén componte. Rubén no corras Rubén no grites Rubén no brinques Rubén no saltes Rubén no pases frente a los guardias Rubén no enfrentes los policías Rubén no dejes que te disparen Rubén no saltes Rubén no grites Rubén no sangres Rubén no caigas: No te mueras, Rubén. Luís Britto García

.

.

.

.

.

.

.

.

Librería de mujeres

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 7 julio, 2010

.

Ayer se inauguró la Librería de mujeres de Santa Cruz de Tenerife, una valiente iniciativa de Izaskun Legarza, profesora, feminista, luchadora incansable. Allí estábamos todos sus amigos y amigas para apoyarla y grupos y colectivos feministas. Éramos tantos que no cabíamos en el local y tuvimos que ocupar la calle. Había un ambiente de euforia, como si todo el mundo pensase: “¡Qué bien, qué bonito, hacía falta esto!”. Desde este blog felicitamos a Izaskun y le deseamos que tenga mucha suerte en esta nueva aventura de su vida. Como las legendarias Libreria delle donne de Milán, Librería de mujeres de Madrid, de Buenos Aires… la Librería de mujeres de Tenerife aspira a ser algo más que una simple librería, a ser un foro de debate y reunión, un centro de difusión, y un vivero de proyectos feministas y ciudadanos.

.

Librería de mujeres

Calle Sabino Berthelot, nº 42, Santa Cruz de Tenerife

.

.

.

.

.

.

.

Pasear al perro con dignidad

Posted in Animalario, Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 5 julio, 2010

.

Pasear al perro con dignidad. Pasear al perro con dignidad es más importante que dar la vuelta al mundo en un globo aerostático. Si saco al perro y le doy una vuelta por el barrio, saludo a la gente, veo las nuevas zanjas que ha abierto el ayuntamiento, controlo el estado de deterioro del mobiliario urbano (me encanta eso del mobiliario urbano, me parto de la risa), me encuentro con mis amigas, cotilleamos un rato y veo cómo está la cosa en general. Si por el contrario, nos montamos en un globo aerostático, el estado general de la cosa cambia por completo. Vale, sí, todo es muy bonito, las montañas nevadas, las banderas al viento, las puestas de sol de postal… Pero no se puede mantener la dignidad a doscientos metros de altura. La dignidad solo se puede mantener pisando la tierra. Por ejemplo, ayer me dice el municipal del barrio, Doña Fulgencia, ya le he advertido, de forma reiterada, que su perro hace las deposiciones en la puerta principal del Banco Santander Central Hispano y que ayer mismo hizo una de considerables dimensiones, causando gran indignación entre el personal de la entidad y el resbalón de uno de sus directivos. Pero vamos a ver, Señor Guardia, ─le dije yo de forma no menos enfática cortándolo en seco antes de que empezara a nombrarme artículos de las ordenanzas y demás─, ¿usted no sabe que mi perro es un perro anticapitalista? ─el guardia alucinaba─  Él, siente las necesidades escatológicas, de manera irrefrenable, delante de la institución que representa al capital frente al trabajo. Es el viejo mecanismo estímulo respuesta, ¿vale?, la teoría del reflejo condicionado de Iván Petróvich Pavlov, ¿vale? ─el nombre completo de Pavlov, reconozco que lo pronuncié con recochineo─. El guardia se quedó un tanto perplejo, cambio de color y acertó a decir: Bueno, bueno, la verdad es que no tenía ni idea de que su perro tuviera ese tipo de inclinaciones. Estudiaremos el caso. Dijo eso, dio media vuelta y se fue. ¿Ven ustedes? Esto es lo que yo llamo, pasear al perro con dignidad, ¿me entienden? Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Terapia conductista para perversos polimorfos

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 5 julio, 2010

.

.

.

.

.

.

.

,