El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Sobre la reforma de la universidad española

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 31 mayo, 2011

.

.

Sobre la reforma de la universidad española

—¿A dónde vamos, jefe?

—¿Cómo que a dónde vamos? Tú dale al pedal, tonto.

—No, si ya le doy.

—Pues eso, tú dale que es lo importante

—No, pero si yo lo que le pregunto es a dónde nos dirigimos, en qué dirección vamos,  a dónde piensa llegar.

—Pero ¡bendito sea Dios! ¿Tú eres metafísico, patafísico, peripatético o tonto de remate? ¡No vamos a ningún sitio tío, entérate de una vez!

—Pero ¿entonces?, si no vamos ningún sitio, ¿qué sentido tiene la paliza que me estoy dando con tanto pedaleo?

—¡Ah, el sentido, el sentido! Estos jóvenes cartesianos… El sentido del pedaleo es el pedaleo. Ese es el sentido.

—¡Mi no comprender, jefe!

—¿Cómo que no? Llevamos años y años, así, dándole a los pedales para que no se caiga el invento. ¿Dónde vamos? ¿qui lo sa? ¡Piano piano si va lontano!, tralarálará, tralarálará… ¿Dove vai, dove vai? ¡Dale, niño, dale que se cae el trasto!

—Ya le doy, Jefe, ya le doy.

—Si lo decía Mahoma, tontín, hace una montonera de años: “El que no sabe a dónde va, no hay camino que lo lleve”. ¡Dale, dale que nos caemos, joder!

—¿Qué mojama, jefe?

—¿Mojama? Mahoma. ¡Mahoma! Analfabeto, no mojama. Tú dale y déjate de historias.

—No, si ya le doy, jefe, ya le doy. Lo malo es que algunos sí saben, jefe.

Lo dijo con una amargura enorme, desproporcionada, como si viera extenderse la estolidez como una mancha de aceite, por todos los entresijos de la institución y del corazón de la patria.

—¡No seas ñoño, nini! ¡Pedalea, que nos vamos a pique! Aquí nadie sabe nada.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Dirty realism/dirty minds

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 30 mayo, 2011

.

.

Dirty realism/dirty minds

Cuando les decía que hablaba cinco idiomas, que había leído, en la lengua original, Gran Sertón: Veredas, del doctor Guimaráes Rosa y que le interesaban mucho las decenas de variantes dialectales locales que introducía el autor en esa especie de sinfonía coral, cuando les decía que era  ingeniera aeronáutica y que estaba terminando una tesis doctoral sobre la teoría de la justicia de John Rawls, la miraban de una manera muy rara. Cuando empezó a decir que no, que se había criado en un orfanato, a raíz de que a sus padres les quitaran la patria potestad por violación reiterada, alcoholismo, drogadicción y violencia física y psiquica sobre ella, que no había terminado los estudios primarios, que escribía con dificultad y que no tenía ninguna expectativa en la vida, empezaron a mirarla con cierta complacencia.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

A Sánchez Cotán

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 30 mayo, 2011



Dedicatoria.- A Juan Sánchez Cotán, que vivió a caballo del siglo XVI y XVII, que le gustaba colgarlo todo de un hilito, sobre el alféizar de las ventanas: pichones, pajaritos, perdices, zanohorias, coles, limones, peras, cerezas, cardos… que pintó los bodegones más sobrios y delicados de toda la pintura española y que también pintó cuadros con motivos religiosos que no valen un pimiento (un pimiento de cualquiera de sus mínimas naturalezas muertas). Que me gustan también los bodegones de Zurbarán, claro, que es posterior. Que, como suele ocurrir, trescientos años después de muerto, fue descubierto como genio de la pintura, cuando ya no le servía de mucho al pobre. Que este país es así, una madrastra. Que nada, que ¡viva Juan Sánchez Cotán! J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Giro copernicano

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 mayo, 2011

.

Giro copernicano

El 24 de mayo de 1543, al dar un giro copernicano de 180 grados, Nicolás Copérnico, que era precisamente el inventor de los giros copernicanos, perdió el equilibrio y cayó irremisiblemente en el abismo sin fondo. Un discípulo suyo, el asistente de astrónomo, Domenico da Novara, queriendo emular al maestro en lo referente al giro copernicano, hizo un giro espectacular de 360º y se quedó con el culo clavado en el mismo sitio. Eso le pasa a los epígonos por hacer revoluciones sin cambiar de paradigma, y por pazguatos.

Juan Yanes

.

Escultura de Arnaldo Pomodoro en el Trinity College de Dublín

.

.

.

.

.

.l

.

La identidad ¿es esto?

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 mayo, 2011

.

.

Sahumerio guanche

(imitación, levantada con la misma técnica que utilizaban los aborígenes canarios, por J.Y.)

.

.

.

.

.

.

.

Velador

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 28 mayo, 2011

.

.

Velador

Cada vez que apagas la luz, se encienden los ojos oscuros de tus ojos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Lugar

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 27 mayo, 2011


.

.

.

.

.

.

.

Manifiesto

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 mayo, 2011

.

.

.

Democracia real, ¡ya!

Manifiesto de los acampados en la Puerta del Sol

Nadie os obligó a ser políticos. Ninguno de nosotros os pidió que sirvierais al país. Fue vuestra decisión, libre y soberana, así que no vamos a bajar el listón de nuestra exigencia, al contrario, vamos a incrementarlo como nunca antes lo habíamos hecho y vamos a convertir nuestra determinación en el motor de una revolución pacífica que no podréis ni soñar en detener.

Nosotros sustentamos la nación con nuestro trabajo y sostenemos al estado con nuestros impuestos. Nosotros parimos los hijos, los educamos para que continúen manteniendo la nación cuando les llegue el turno y los alojamos en nuestras casas más tiempo del necesario para su vuelo. Y vosotros no habéis hecho vuestra parte del trabajo.

Ahora no tenemos pan para alimentar a muchos de los nuestros. Ahora una generación entera mejor preparada que ninguna otra antes está agonizando sin futuro. Por vuestra culpa.

Ahora lo sabemos: con vuestra hambre de prebendas y vuestra medrosa intemperancia habéis vendido nuestro país y nos habéis vendido a nosotros. Lo peor es que también queréis que paguemos la factura de vuestras pavorosas componendas.

Nosotros cuidamos de los ancianos, mantenemos el ritmo económico del país y hacemos que el progreso sea una realidad para todos inventando internet, descubriendo los principios activos de los medicamentos, aportando ayuda para paliar cualquier desgracia colectiva, viajando a lugares remotos para llevar consuelo o conocimientos, creando los puestos de trabajo y limpiando el chapapote mental con que vuestra negligencia nos roba vidas, haciendas y esperanzas.

Somos nosotros los que morimos por vuestras decisiones, demasiadas veces equivocadas: y es que nosotros ponemos los muertos en los accidentes, en los atentados, en las guerras y en las catástrofes. Vosotros solo nos miráis desde arriba, insaciables, pidiendo más y más y más.

Ahora, cuando las cosas van mal, así sea individual o colectivamente, seguimos siendo nosotros los que apechugamos para salir del hoyo que vosotros cavasteis. Y de paso os sacamos también a vosotros, ingratos, que encima sonreís y os ponéis la medallita que solo es de la masa, de la gente, de la muchedumbre. De la ciudadanía. Nuestra. Y ya hemos llegado al final de nuestro aguante.

Hasta hoy os hemos pedido poco, muy poco. Solamente que no metierais mano en la caja, que no anduvieseis a la gresca por una silla apenas unos centímetros más alta que la otra, que conocierais y respetarais la Constitución , que entendierais nuestras necesidades como sociedad, que fuerais demócratas en el más estricto sentido de la palabra y que protegierais a los más frágiles de entre nosotros. Los servidores públicos sois vosotros y estáis a nuestra disposición, pero lo olvidasteis hace décadas y vendisteis muy barato nuestras vidas, nuestras haciendas, nuestras esperanzas.

Os pedimos muchas veces que nos respetarais como a iguales, que dejarais de perder el tiempo en nimias controversias sobre el tamaño de vuestros egos, enormes por demás. Os gritamos que fuerais más constructivos, capaces y tolerantes, que no dierais tan mal ejemplo a todos los que os hemos estado mirando, atónitos.

Ha llegado el momento de recordaros algo muy importante: este país es nuestro, no vuestro. Y os lo vamos a hacer saber con cuanta determinación y esfuerzos sean necesarios.

Ha llegado el momento. Vamos a recuperar nuestras vidas, nuestras haciendas y, por encima de todo, nuestras esperanzas y nunca más volveréis a robárnoslas.

Ha llegado el momento. Somos más y cada uno de nosotros vale más que todos vosotros juntos porque a nosotros nos mueve la confianza en el nuevo tiempo al que pertenecemos y no vuestro miedo a perder un tiempo que ya murió.

Ha llegado el momento. Vamos a recuperar la sociedad de una nación a la que queremos más que vosotros, con más sensatez y mejores capacidades. Una sociedad que sabe lo que quiere, cómo lo quiere y cuándo lo quiere; una sociedad segura de sí y que sabe bien lo que no quiere: a vosotros.

Ha llegado el momento de abrir la caja de Pandora: y ahora solo resta que os vayáis y dejéis el campo libre para que podamos hacer las cosas bien, con la participación de todos y con la hermosa bandera de la Democracia Real izada en nuestros pabellones. No lo pongáis difícil empecinados en vuestra arrogancia.

Idos a casa, politiquillos. Idos ahora cuando todavía os cabe el honor de la retirada silenciosa. Después no habrá tiempo y será muy doloroso.

Estáis despedidos. Sin 45 días. Ni paro.

Democracia Real, ¡Ya!

.

.

Fotos de la Asamblea de Santa Cruz de Tenerife

.

.

.

.

.

.

.

Te vas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 mayo, 2011

.

.

.

Te vas

Hoy estás ausente. Cuando te vas, tienes la mala costumbre de llevarte las lobelias y los geranios y la lavanda y todas las plantas aromáticas que yo he plantado para ti. ¿Hasta cuándo tu ausencia? Sin ti, la casa se queda como en suspenso y desaparece el orden invisible que tú le impones. Todo pierde su frescura. El aire deja de circular. El mundo se vuelve hostil y se llena de asperezas, de pinchos, de leves y amorosos reproches. ¡Vuelve! No me gusta verte así, tendida, con los ojos yertos, como si ya no pudieras regresar.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Pido la palabra

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 23 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Reflexión

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 23 mayo, 2011


.

.

.

.

.

.

.

¡Indignaos!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 mayo, 2011

.

No habrá una revolución en España, al menos de momento. Pero una sorpresa, un milagro, una tormenta, una conciencia en las tinieblas, un gesto de dignidad en la apatía, un acto de coraje en la anuencia, una afirmación antipublicitaria de juventud, un grito colectivo de democracia en Europa, ¿no es ya un poco una revolución? Todo ha empezado muchas veces en los últimos 2.000 años. Y cuando ya sólo esperábamos finales, he aquí que en muchos sitios, los más inesperados, hay gente nueva empeñada en comenzar de nuevo. Santiago Alba Rico

.

.

Este nuevo movimiento puede triunfar a medio plazo precisamente porque no hay una propuesta concreta. Es abstracto, como el Mayo Francés. Puede que después de las elecciones cese la agitación, pero no el espíritu del 15-M. Lo que perdurará será la idea de que hay que repensar la política. Fermín Bouza

.

.

Los políticos deberían estar preocupados. Si se produjera un voto en blanco masivo, como en la novela de Saramago [Ensayo sobre la lucidez], los partidos deberían entenderlo como un acto de repulsa y probablemente eso provocaría un shock, pero será algo pasajero que se disolverá con el tiempo, como sucedió con Mayo del 68. Ahora existe una distancia entre los políticos y la ciudadanía que los candidatos no saben llenar, no hay formas de democracia directa y los partidos perpetúan a la misma gente en el poder, sin que se produzca ese relevo generacional que les pide el pueblo. Hay muchos motivos para la protesta, al margen de la crisis.   José Álvarez Junco

.

.

La democracia es lo que hacen hoy, lo que empezaron a hacer los ciudadanos madrileños el 15 de mayo, lo que empiezan a hacer cientos de ciudadanos en otras ciudades y otras plazas. La democracia trata de estar juntos y hacer juntos. La democracia es hacer política. La misión de la política es asegurar la vida en el sentido más amplio. La democracia, más allá de las palabras y los prejuicios, es lo que se hace hoy en la puerta del Sol. Ángeles Díez

Las fotos las saqué en la acampada de Santa Cruz de Tenerife

.

.

.

.

.

.

.

¿Se puede cambiar algo sin trastocarlo todo?

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 mayo, 2011

.

¿Se puede cambiar algo sin trastocarlo todo?


Mover algo para que nada cambie.

Remendar lo que se pueda.

Introducir algunos cambios.

Limpiar la vida pública.

Regenerar la sociedad.

Cambiar las reglas del juego.

Hacer la revolución.

Esas son algunas posibilidades

*  *  *

Basta con que se movilicen los jóvenes.

Además de los jóvenes, los parados, los precarios, los mil euristas

Tiene que movilizarse el conjunto de la sociedad.

El “conjunto de la sociedad” es una entelequia.

Tienen que moverse los sindicatos, los trabajadores, los de abajo.

Los de abajo no tienen organizaciones, insturmentos para transformar la sociedad.

Habrá una resistencia feroz, porque hay intereses absolutamente encontrados

No existe una dirección política de este movimiento.

¿Es sólo un movimiento regeneracionista?

Hay que inventar algo para cambiar las cosas.

Hay que arrebatarle el poder a los políticos profesionales corruptos.

Hay que cambiar las reglas del juego.

Juan Yanes


.

.

.

Lee, si te apetece, este artículo de Santiago Alba Rico: La Qasba en Madrid

.

.

.

.

.

.

.

Puerta del Sol, capital de la DEMOCRACIA

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 19 mayo, 2011

.

.

Puerta del Sol, capital de la Democracia

Algo se mueve, al fin. Este 15 de mayo de 2011, cuando faltaban siete días para las elecciones municipales y autonómicas, de pronto, se ha producido un terremoto. Los jóvenes y los no tan jóvenes, salen a la calle y piden un cambio radical en la democracia. Piden que la democracia no esté secuestrada por los políticos y por los banqueros. Nadie sabe cuál será el futuro de este movimiento, cuál su grado de radicalidad y profundidad. Ahora es eso, un movimiento tumultuoso, como tiene que ser, un movimiento que recoge la indignación por tanta corrupción, por tantos privilegios de unos pocos, por tanto paro, por alejar la política de los intereses ciudadanos, por ningunear a la gente … por tantas y tantas frustraciones. Ahora es un movimiento que se inicia con feroz belleza y que nos hace gritar con el poeta, «¡Que venga el tiempo que nos enamore!».

Juan Yanes

Las fotos están tomadas de El País. Pasando el cursor en cada foto aparece el autor de la misma.

.

.

.

.

.

.

.

El orden del día

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 mayo, 2011

.

.

El orden del día


Cuando llegaron el punto 752. 578 del orden del día, muchas de las personas reunidas habían pasado ya a mejor vida. Sin embargo, esta contingencia no alteró la continuidad de la reunión, que prosiguió por los cauces normales. En caso de desfallecimiento de algunas de las personas reunidas, actuaba el equipo médico habitual, que disponía una unidad médicalizada, procediendo a su reanimación. En caso de defunción de alguno de los asistentes, actuaban de inmediato el servicio especial de pompas fúnebres que, con absoluta discreción y profesionalidad, hacía desaparecer el cuerpo del occiso. La reunión continuaba con el siguiente punto del orden del día hasta su conclusión, tal y como estaba previsto en los Estatutos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

“Perversa polimorfa” pidiendo también democracia real

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Cebra en cautividad

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Los sinsabores del verdadero policía

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 mayo, 2011

.

.

“El policía es el lector, que busca en vano ordenar esta novela endemoniada”. Roberto Bolaño

.

.

.

.

.

.

.

La asambleista

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 mayo, 2011

,

,

La asambleista


Yo siempre fui partidaria y defensora de las asambleas y del movimiento asambleario. Pero no era fácil defender esa idea, tenía muchos detractores, no creas ─le dije en un tono paternal, francamente repugnante al jovencito que tenía enfrente.

─¿Quiénes eran los detractores? ─me preguntó el neófito.

─Pues era un rebaño heterogéneo: burócratas sindicales; ex leninistas de la vanguardia del proletariado; toda esa panda que piensa que son los únicos que tienen capacidad de análisis y de dirección; gente con una cultura organizativa muy rígida; fauna del aparato; gente con un gusto morboso por la conspiración y la clandestinidad; todos esos amantes del petit comité, y por supuesto toda la derecha, la derechona, el centro, el cetro izquierda y la socialdemocracia en peso ─continué yo en tono profesoral como si fuera el mismísimo oráculo de Delfos.

─¿Y por qué defendías tan ardientemente las asambleas?

Porque eran y son una forma singular de organización democrática. No delegas el voto en un fulano que no te vuelve a ver hasta dentro de cuatro años, ni en un partido que prima la sumisión. En una asamblea, tú eres una ciudadana con voz y voto. Sí, defendía las asambleas como la expresión máxima de la participación en los procesos sociales, en los momentos de conflicto y de lucha, y en la gestión de la vida ordinaria. Las asambleas deberían tomar parte no sólo en la deliberación, sino en la toma de decisiones, en la ejecución y en el control de los proyectos que tiene entre manos una sociedad. La asamblea tiene que ser política… En fin, las asambleas tienen también una dimensión poética ─le comenté con cierta nostalgia─, de celebración de la palabra.

Y cuántos eran ustedes en la asamblea.

Cuatro o cinco. Creo que nunca llegamos a diez ─dije con infinita tristeza, mientras pensaba en cómo se podrían limpiar los establos a Augias.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Los colegas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 mayo, 2011

.

.

Los colegas

A veces cuando estoy en mi casa colgado de un perchero, aburrido como una ostra, me bajo con los colegas del breakedance a hacer el mono en la calle. Los guiris y los pringados nos miran, nos sacan fotos y después aflojan pasta cantidad. Una pasada. Ahí, en esas fotos, estoy yo, mismamente, haciendo un triple salto mortal con tirabuzón hacia atrás. Ese día me tuvieron  que ingresar  en  la UVI, porque casi me descalabro. Es lo que digo yo, para ser titiritero hoy en día, hay que estar mucho más puesto en la cosa esta del rap de lo que lo estoy yo, que no estoy preparado. Un día de estos, que esté así medio amuermado, cojo un vapor en la punta del muelle y me voy a Brooklyn o al Bronx para saber, en directo, lo que es ser latino o negrata en los USA. Ahora lo importante es curarme de la fractura de coco con salida de masa encefálica, del otro día y después ya veremos. Mi madre, que es un plomo, siempre está con la matraquilla, tú ya no tienes edad para estar en la calle haciendo machangadas, me dice, pero ella sabe que soy un máquina.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Sísifo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Inventario de objeto para salir a la calle

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 mayo, 2011

.

.

Inventario de objetos cuando salimos a la calle

Salir de casa no es tan fácil como parece. El inventario de cosas que debemos llevar encima no deja de crecer y depende, como ustedes pueden imaginar, de distintos factores. A saber: el sexo, la estación del año, las misiones encomendadas a la salida y las tareas a realizar, el lugar de destino, los medios de transporte a utilizar, la clase social del sujeto o de la sujeta que realiza la egresión, duración de la misma y, en fin, un conjunto de condicionantes subjetivos, como el estado de ánimo, autoestima, etcétera que conforman la fenomenológica del asunto. Así, si hacemos un inventario provisional, diremos que el sujeto o sujeta que sale de su casa debe llevar: bolso o mariconera; llaves de la casa; llaves del lugar de trabajo; un llavero con todo tipio de llaves cuyo volumen aumenta con la edad; pañuelo de tela (hoy francamente en desuso) o paquetito de pañuelos de papel o clinex; espejo; peine (hay pibas que llevan cepillo, que lo he visto yo); bolígrafo o pluma o rotulador; este adminículo se multiplica exponencialmente con determinados sujetos o sujetas, obsesionados por la perfección: bolígrafo rojo, azul, negro, lápices de diferentes grados de dureza; goma de borrar; tipex; compresas, tampones; dietario, libro de direcciones y teléfonos (en fin, los modernos lo solucionan todo con la tableta); coleteros; libro de notas; abanico; gafas normales, gafas de leer, gafas de sol; estuche para la gafas; cartera con tarjetas de crédito, carnet de conducir, carnet de identidad, carnet de colombófilo; monedero; reloj; teléfono móvil; gorra, boina o panamá (los que no podemos coger sol en el descapotable); trabas; lentillas; chicles; esclava, pulseras para el reuma, amuletos varios; bolsa ecológica para el super; caramelos para la tos; novelita por si hay que esperar o hacer cola; ipod; cutter; pintalabios; coloretes; lápiz de ojos; brocha de retocar; mechero, fósforos; caja de cigarrillos; ibuprofeno para la perica; estampitas de la Virgen María and so on; tu retratito lo llevo en la cartera; barrita de cereales; guantes; tiritas; paraguas plegables… y en caso de sordera, no se olvide del sonotone y un repuesto de pilas, por siaca.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.


Una historia

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 13 mayo, 2011

.

.

[ …….. ]

.

.

.

.

.

.

.

¡Viva la Escuela Pública!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Sinapia

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 11 mayo, 2011

.

.

Sinapia

Veo, veo. ¿Qué ves? Un país. ¿De qué color es? Negro. ¿Cómo se llama? Sinapia. ¿Es una utopía? No. ¿Es una ucronía? No. ¿Qué es? Una distopía. Yo contigo no juego. ¿Por qué? Porque no juegas de verdad. ¿Quién juega de verdad? El que miente.

Juan Yanes

.

La Sinapia (Ispania, sin hache de los íberos), es una utopía del siglo XVIII, encontrada en España en 1975. El historiador José Santos Puerto, afirma que hay indicios para pensar que su autor puede ser el ilustrado Padre Sarmiento. En el cuentito, yo juego a que es una distopía, pero esto no es cierto, la Sinapia es una utopía.

.

.

.

.

.

.

.

Cuadrafonía

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 11 mayo, 2011

.

.

Cuadrafonía

¡Flipo! Con el sonido cuadrafónico vivo simultáneamente en cuatro dimensiones de la realidad, o en cuatro realidades de cada una de las dimensiones… Cuatro por cuatro, ¡dieciseeeeeeeis! Mucho para el body.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Los mensajes de la botella

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 mayo, 2011

.

.

Los mensajes de la botella

Seguro que este cartel lo pintó en la puerta de mi casa un vecino que me la tiene jurada porque veo TeleCinco, desde por la mañana hasta por la noche, y cuando me dice que estoy ideológicamete pervertido, además de hacerle un corte de mangas, le digo que estoy en pleno proceso de reculturización, lo que lo saca de quicio porque odia los neologismos. Sospecho que también me la tiene jurada por lo del colesterol, pero esa es otra historia.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Arquitectura imposible

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 mayo, 2011

.

.

Arquitectura imposible

Siempre pensé que podría empezar la casa por el tejado y cuando estuviera terminada, tirarla por la ventana y ponerle dos puertas para que pudiesen entrar y salir con comodidad, todos los rufianes del barrio. Pero no he conseguido ninguna de las tres cosas. La vida es así de cruel. Habría que haber empezado por destruir las ciudades para empezar a construir algo decente. Pero a todos los arquitectos revolucionarios los devoró la propia revolución, que también se devoró así misma. Por esta razón nunca pudo hacerse ninguna verdadera revolución urbanística, pero la vida es así de cruel. Me hubiera gustado, en fin, venir a vivir aquí con ella. Pero ella me ha dejado porque dice que no le gusta la casa, ni le gusto yo. Hubiera sido muy bonito ¿verdad?, pero todo no se puede conseguir en la vida. Hay que venir llorados porque la vida es bastante cruel.

Juan Yanes

.


.

.

.

.

.

.

.

Manos

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 9 mayo, 2011

.

.

.

.

.

.

.

Objetos que amar

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 8 mayo, 2011

La Espiral del Viento, de Martín Chirino, situado en el patio de entrada del Parlamento de Canarias (1991)

.

.

………………………………………………………………… un viento débil

……………………. …………………………………………. lleno de rostos doblados

………………………………………………………………… que recorto en forma de objetos que amar

………………………………………….. ………………………………………….. …………………. Alejandra Pizarnik

.

.

.

.

.

.

.