El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Pensamiento ingenuo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 27 abril, 2012

.

Pensamiento ingenuo

 Miras la belleza de la naturaleza, su esplendor. Después miras la obra del hombre, el agresivo advenimiento de la civilización, el grito de Dios, creced y dominad la tierra. Y ya no hay más que llanto, muerte y desolación.

  Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

La soledad del corredor de fondo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 26 abril, 2012


.
.
La soledad del corredor de fondo

Corro para que no me agarre la tilica, la calaca, la pelos, la flaca, la que no se cansa de correr, la que clava la estaca, la que corta el hilo, la del saco, la que espera en todas las esquinas, la que se ríe de mí y de todos los que corremos con nuestra soledad a cuestas.

Juan Yanes
.
.
.
.
.
.
.

El pescador que lloraba dentro del agua

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 abril, 2012

.

.

El pescador que lloraba dentro del agua

Este es el cuento del pescador que contaba cuentos tristes a los pejes mareros que están en la mar y se ponían todos a llorar lágrimas de cristal. El pescador, de tantos cuentos que contaba se olvidó de pescar y se metió con los pejes en el fondo del mar. Los pejes mareros le contaban el cuento del pescador que no sabía pescar, ni sabía nadar, ni sabía contar cuentos de pejes mareros, y que un día se metió en la mar y se ahogó. Tristísimo también y, además, el pobre pescador se sentía directamente aludido y concernido. Entonces el pescador, cerraba los ojos y se ponía a llorar dentro del agua —que es donde mejor se llora— y se moría de tristeza, hasta que se ponía a pensar en el cuento del pescador que contaba cuentos tristes a los pejes mareros que están en la mar.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

El pálpito de los árboles

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 abril, 2012

.

.

El pálpito de los árboles

Están las yemas de los árboles, contenidas, por la inminencia del estallido germinal de la primavera.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

El libro

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 23 abril, 2012

.

.
El libro

Este libro de apariencia anodina es, sin embargo, un libro portentoso. Ya sabes que los libros son objetos volubles y antojadizos, que no dispensan sus bondades sino en determinados momentos. Se econden, se camuflan. La mayoría de los libros que existen están en estado de letargo, colocados en las estanterías, durmiendo. Algunos libros nunca salen de allí. Ninguna mano los acaricia. Eso es terrible. Eso significa la muerte del libro. Pero cuando alguien lo abre y lee, el libro se convierte verdaderamente en libro. Es decir, se convierte en prestidigitador, en explorador, en científico, en tahúr de las palabras. Así podemos decir que un libro sólo es libro cuando es leído. Tiene que haber lector o lectora para que haya libro.

Este libro del que te hablaba, y que estás viendo, además de las propiedades comunes que comparte con el resto de la especie, goza de una dimensión fantástica inaudita: en otoño se le caen muchas hojas y en primavera le salen hojas nuevas.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Hard Rain

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 abril, 2012

.

.

Hard Rain

Estás sentado en el bordillo de piedra de una escalinata. Debes tener unos cincuenta años. La gente pasa y deja caer algunas monedas, pero lo hacen de forma distraida. No te escuchan. Tú cantas en inglés una legendaria canción de Bob Dylan:  Oh, what did you see, my blue eyed son? And what did you see, my darling young one? I saw a newborn baby with wild wolves all around it. I saw a highway of diamonds with nobody on it. I saw a black branch with blood that kept drippin’. I saw a room full of men with their hammers a-bleedin’. I saw a white ladder all covered with water. I saw ten thousand takers whose tongues were all broken. I saw guns and sharp swords in the hands of young children. And it’s a hard, it’s a hard, it’s a hard, and it’s a hard. It’s a hard rain’s a-gonna fall. La gente no presta atención a las maravillas que estás contando, hijo mío de ojos que fueron azules. Cómo has podido ver tantas cosas. Ningún profeta ha visto ni oído lo que tú. Es como si acabaras de leer el Apocalipsis y anunciaras que va a ocurrir un formidable cataclismo. El mundo se desvanece en el tiempo de una canción.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Das Kapital

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 abril, 2012

.

.

Das Kapital

Por motivos obvios y dada mi triste condición de excluido, inmigrante y negro, estoy aquí sentado en la calle repasando algunos de los pasajes claves de Das Kapital, Kritik der politischen Ökonomie. Leo el tomo I, que como saben fue editado por primera vez en Hamburgo en 1867 por el joven impresor August Zollinger. Gracias al cual Karl Heinrich Marx pudo ver su obra cumbre impresa antes de morir. Hagan pues el favor de no dejar monedas cuando pasan junto a mí, porque yo no estoy pidiendo dinero sino justicia e igualdad, que es algo totalmente distinto a las limosnas que humillan tanto al que las da como al que las recibe y que pueden ustedes meterse por el conducto reglamentario, si no es demasiada molestia, ni es demasiado pedir.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Triángulo amoroso

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 abril, 2012

.

.

Triángulo amoroso

Ella y yo, el Estado y el mercado. Un triángulo, porque está claro que el Estado es, cada vez más, el mercado: no hay dinero para educación, no hay dinero para sanidad, no hay dinero para cultura, no hay trabajo para la juventud, no hay trabajo para los trabajadores. Sólo hay dinero para el dinero. Y pregunto yo, desde mi ignorancia, ¿quién va a limpiar los establos de Augías? porque yo, sólo con estar con la piba, escondiéndome del Estado, o sea de los mercados, estoy desbordado. Así que tengo un conflicto epistemológico gordísimo y eso que no he terminado todavía la FP I.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Hombre solo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 abril, 2012

.

.

Hombre solo

El hombre solo, tiene un bolsillo lleno de conchas blancas y otro lleno de erizos negros. Anda solo, pero nunca la soledad es toda la soledad. El suelo oscuro que pisa es una sucesión de soledades, sí, pero ahora dará la vuelta y se pondrá a andar por el cielo limpio de la bóveda celeste.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Santa María del Naranco

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 abril, 2012

.

.
Rueda de los Santos

—Señor San Amaro
de tierra y de palo,
pariente del álamo.

—Señor San Benito,
Pequeño y rerinto,
Sacritán del vino.

—San Martín de otoño
Sin capa ni adorno,
Corazón redondo

Pierde prenda y mano
quien calle este santo:
—Señor Santiago,
A pie y a caballo.

Y el que tenga el florón
Que dé fin al son:
—¡San Cristobalón!

José Ángel Valente

.

Sata María del Naranco, prerrománico asturiano del s.IX. Asturias

.

.

.

.

.

.

.

Flores secas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 abril, 2012

.

.

Flores secas

Las flores secas son pájaros disecados sujetos por los pies. Las flores secas se hacen a sí mismas la taxidermia. Las flores secas han alcanzado ya la inmortalidad. Las flores secas salen de la profundidad de los ikebanas. Para las flores secas siempre es otoño. Las flores secas no necesitan los rayos del rubicundo Apolo. Las flores secas son deseos paralizados. Las flores secas no respiran por timidez. Las flores secas dejan de hacer el amor. Las flores secas son bodegones en relieve. Las flores secas son naturalezas muertas que están vivas. Las flores secas llenan el mundo de polillas. Las flores secas tienen la cara de las abuelas. Las flores secas, llegadas a una edad, prescriben. Las ventanas no pueden vivir sin jarrones de flores secas.

Juan Yanes

.

.

.

.

..

.

.

En mi hambre mando yo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 abril, 2012

.

.

En mi hambre mando yo

¡Anda éste! yo me creí que ya había pasado todo el hambre del mundo y no sabía lo que me esperaba. Es que hambre como la de ahora es más hambre que la de antes, porque no se nota ¿me entiendes? ¿Tú crees? ¿Pues sabes lo que te digo?, que donde hay hambre no hay gobierno ni puede haberlo.  Gobierno de ricos y señoritos es lo que tenemos. Esos que hablan están envenenados de dinero y nosotros pasandolas canutas, con más hambre que Carpanta. No te rías que se me afloja la más la tripa. Me río porque la gente nos ve pasear y piensa que estamos vivos, pero ya no somos personas, hemos dejado de serlo, somos muertos de hambre, ligeramente visibles. En mi hambre no mando yo. ¡En mi hambre mandan todos!

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Teoría de la media naranja

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 abril, 2012

.

.

Teoría de la media naranja

Yo soy una naranja multicolor, él es un espino, un cardo, un lechuguino. Yo soy dulce como la guayaba, él es sombrío y amargo como el acíbar. Yo leo cosas que tienen que ver con el don de la ebriedad, él lee cosas sobre la escuálida diosa razón. Yo amo a Nietzsche, él es devoto de Descartes. Yo soy dionisíaca, mientras que él es un vago remedo de sopa de convento, un diminuto apolíneo pusilánime. Yo soy hermosa, él un monstruo de fealdad, un paranoico. Yo, además de hermosa, tengo la gracia de ser elegante. Él, además de feo, es extremadamente tosco en sus modales. Yo soy un punto y seguido, él un punto y final. Yo tengo la boca perfecta, y sin embargo él, tiene prognatismo maxilar, es decir, boca de cucharón. Yo soy extraordinariamente inteligente y lúcida —¡Dios, qué falta de modestia!—, él es rematadamente lento de mollera y oscuro. Yo soy apasionada, él frío como un témpano. Yo soy todo alacridad, fruto sin duda de una educación esmerada, él es un ser violento, artero, un rústico. Yo soy optimista a más no poder, él es pesimista sin remedio. Yo me trago el mundo, él lo lleva a cuestas. Somos la antítesis el uno del otro. Somos dos seres heterogéneos, desiguales, disímiles, asimétricos. Lo amo.

Juan Yanes


.

.

.

.

.

.

.

Las víctimas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 13 abril, 2012

.
.
Víctimas

El 11 de marzo de 2004, un comando yihadistas del terror, revienta cuatro trenes de la red de cercanías de Madrid. En el atentado murieron 191 personas y quedaron heridas 1.858. Ese día nos asomamos al abismo. Ese día supimos de la realidad devastadora de los atentados terroristas. El fenómeno de la violencia política es una experiencia próxima a millones de seres humanos. La presencia de los conflictos bélicos, la presencia inquietante de la insolidaridad y la intolerancia. Asistimos inermes al espectáculo atroz de la muerte, la guerra y la desolación. La imagen de las víctimas es un espectáculo diario. La imagen de pueblos huyendo a pie por interminables caminos, no tiene el color sepia del álbum de la historia, sino el color sin pátina de lo próximo. Tiene el color de la noticia de ayer y de anteayer. Un día tras otro, la televisión nos deja la retina y la conciencia manchada de sangre y de impotencia. Estampa en nuestra frente imágenes que no son producto de la ensoñación, sino que son algo mucho más perturbador, pues adivinamos detrás del celuloide, detrás de la pantalla de cristal, el latido de la irracionalidad y la barbarie. No nos queda más que la memoria y la denuncia, como este monumento, este grito en recuerdo de las víctimas del 11 de marzo, en la Estación de Atocha.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

¡Que venga ya, la III República!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 abril, 2012

.

.

¡Que venga ya, la III República!

La única manera de regenerar, de raíz, la salud democrática de este país es la instauración de la III República. Decía el viejo Haro Tecglen en El niño republicano, que el recuerdo no solo destruye sino que construye. Que nada es más incierto que aquello que tenemos por seguro. Y prosiguía: «en toda esta incertidumbre, estoy seguro de que hubo, sin embargo, una república: la segunda. Me gusta utilizar este ordinal, la II República, por la esperanza débil que se tiene de que pueda haber una continuación. […] El sentimiento de lo republicano […] es el de una aspiración de libertades (no hay libertades: hay aspiración de ellas, como sucede con la democracia, con la felicidad o con otros elementos equívocos de nuestra vida) y de un conocimiento respetuoso del mundo y de los demás. Es también una estética: algo más que una política».

Juan Yanes

.

Fotografías tomadas el 29 de marzo de 2012, en la Puerta del Sol, Madrid

.

.

.

.

.

.

.

La arena de los sueños

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 11 abril, 2012

.

.

La arena de los sueños

Sous les pavés, la plage. Mayo del 68

Debajo de los adoquines no descubrieron la arena dorada de la playa, sino el dinero escondido de todos los usureros de la historia.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Las cigüeñas de Alcalá

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 abril, 2012

..

.

Las cigüeñas de Alcalá

He estado hablando con las cigüeñas de las torres de Alcalá de Henares. Las he encontrado un poco despeinadas, desflecadas, desencantadas, como si estuvieran aburridas, absortas, indiferentes. Me dijeron, con cierto rubor, que ya no emigran a África, que aquellos fueron los tiempos gloriosos, que ahora viven de los servicios municipales. A mí me pareció una exageración, algo casi imposible. Pero ellas insistían en que ya estaban fijas ahí desde el tiempo de la Inquisición, mirando la mandíbula de cucharón del emperador Carlos V y de tantos y tantos bribones que pasaron por allí y que ahora están en el Parnaso rascándose la barriga. Ellas inmóviles, siglos y siglos aguantando la historia disparatada de este país.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Dispositivos

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 9 abril, 2012

.

.

Dispositivos

Me disgustan las ideas limpias, transparentes, sencillas, congruentes, positivas, dinámicas, lineales. La subcultura en la que vivimos se alimenta de esa basura. Todo está sucio de ideas limpias, ingrávidas, incoloras, universales. Sin embargo las ideas oscuras, graves, incongruentes, opacas, retorcidas, difíciles, me dan la impresión de que son verdaderas, me conmueven. Me gustan las bifurcaciones, las ramificaciones, las creaciones, los derrumbamientos, los dispositivos, las líneas que convergen y las que divergen en todas las direcciones, las curvas y los bucles de lo que se ve y de lo que se dice, me gustan las líneas de fuga que se pierden. Me gustas tú.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Pies

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 8 abril, 2012

.

.

Pies

Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de que los pies tenían vida propia y que no eran sólo unos apéndices secuestrados por los zapatos y carentes de personalidad.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.