El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

La destrucción de la escuela pública

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 30 octubre, 2010

JUAN YANES

 JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

.

La destrucción de la escuela pública

Con una lógica increíblemente fría, la derecha y la socialdemocracia imponen los principios de la economía neoliberal: destrucción paulatina de los servicios públicos. En las fotos, padres y madres, alumnado y profesorado, se manifiestan por las calles de Santa Cruz de Tenerife contra esta barbarie. J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

hôtel fraternité

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 octubre, 2010

juan yanes

.

hôtel fraternité

 el que no tiene con qué comprarse una isla
el que espera a la reina de saba frente a un cinematógrafo
el que rompe de cólera y desesperación su última camisa
el que esconde un doblón de oro en el zapato roto
el que se mira en el ojo encalado del chantajista
el que rechina los dientes en los tiovivos
el que derrama el vino rojo en su cama dura
el que incinera cartas y fotografías
el que vive sentado en los muelles debajo de las grúas
el que da de comer a las ardillas
el que no tiene un céntimo
el que se observa
el que golpea la pared
el que grita
el que bebe
el que no hace nada

mi enemigo
agachado en el balcón
en la cama encima del armario
en el suelo por todas partes
agachado
con los ojos fijos en mí
mi hermano.

 Hans Magnus Enzensberger (1955)

Tomado de Hans Magnus Enzensberger, Poesía para los que no leen poesías (Barral Editores, Barcelon, 1971, pág. 9)

.

.

.

.

.

.

.

Ahora ya el capitalismo no es tan bestia, son cosas de antes

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 octubre, 2010

juan yanes

.

Ahora el capitalismo no es tan bestia, son cosas de antes.- ¿De antes? Yo no estaría tan seguro. Esencialmente el capitalismo es un sistema de producción basado en explotación. Lo que ocurre es que ahora se reviste de dignidad, ha integrado y desarmado a la clase obrera, se ha hecho invisible. Pero vayamos a este curioso y pedagógico cartel de los Trade Unions ingleses de principios de siglo pasado, la Pirámide del sistema capitalista. Traduzco del inglés los rótulos que aparecen, para los que sólo estudiamos francés durante el bachillerato: Capitalismo; Nosotros gobernamos; Nosotros los engañamos a ustedes; Nosotros les disparamos; Nosotros comemos por ustedes; Nosotros trabajamos para todos ellos y los alimentamos. Ahora las cosas no son como en tiempos de nuestra bisabuelos, como dijo Perogrullo. Ahora es todo más complejo, evidentemente. Hay clases, estratos intermedios, dinámicas sociales e históricas y la fisonomía de las clases ha cambiado. Pero el discurso de la complejidad también es una ideología, en muchos sentidos, perversa. Esencialmente, ellos nos gobiernan, nosotros trabajamos para ellos, si te descuidas te pegan un tiro en una manifestación y en lugar de la religión tenemos la psicología y los psiquiatras y las terapias y nos deprimimos y, en definitiva, nos engañan a todos con mayor o menor violencia simbólica y de la otra. El poder y la riqueza sigue estando arriba, en muy pocas manos, y la inmensa mayoría de las personas formamos eso tan estupendo que llamamos, “los de abajo”. Juan Yanes 

.

.

.

.

.

.

.

Wordsworth (microensayo instantáneo)

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 28 octubre, 2010

.

Wordsworth (microensayo instantáneo)-. Wordsworth es un buen ejemplo no sólo de la progresiva decadencia poética, sino del paulatino deslizamiento de la efervescencia revolucionaria a posiciones conservadoras. Pero escribió aquellos versos inolvidables que lo redimen de todos sus extravíos: “Aunque ya nada pueda devolver la hora/ del esplendor en la hierba y de la gloria/ en las flores, no hay que afligirse, porque/ la belleza perdura siempre en el recuerdo”. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Flores metálicas (égloga)

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 27 octubre, 2010

.

Flores metálicas (égloga).- La gente lloraba lágrimas de metacrilato porque no había aprendido a mirar. De pronto, empezaron a salir flores metálicas como agujas celestes, como campos de espigas. Negras flores metálicas que se alimentaban del asfalto. Minerales flores urbanas que crecían sin cesar en medio de las avenidas y que subían por las paredes de los edificios de cristal. Carnívoras flores de hierro que se comían el cemento y que formaban inmensos jardines barrocos por encima de las ruinas. Vivimos una hermosa floración. Hermosas flores de sorprendentes aleaciones que sólo gustan de escuchar el canto estridente de los pájaros de acero que pueblan el cielo, ensimismadas en las doradas hebras de los hermosos cabellos del rubicundo Apolo (que en este caso era de PVC, color magenta, incandescente). Pero la gente, la gente seguía llorando lágrimas de metacrilato. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Cascado y viejo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 27 octubre, 2010

 

JUAN YANES

.

Tardose en parirme/ mi madre, pues vengo/ cuando ya está el mundo/ muy cascado y viejo. F. de Quevedo

.

.

.

.

.

.

.

Tubos

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 26 octubre, 2010

juan yanes

.

Tubos.- Ya no te mueres en casa, entre la gente que te quiere. Te mueres entubado en un hospital porque esta civilización ha decretado que la muerte es una obscenidad. Te mueres  escondido en un laberinto de pasillos de suelo sintético. Hay una cama articulada en la que estoy acostado, no sé muy bien dónde, pero la veo y veo los tubos del suero y los tubos de la mascarilla del oxígenos y los cables que me unen a aparatos misteriosos y voy perdiendo la conciencia y todo es de color azul porque tampoco quieren que me vea morir a mí mismo. Juan Yanes

.

 juan yanes

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

… the flowers gone?

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 octubre, 2010

juan yanes

.

… the flowers gone?.- No preguntes nada eso no arregla nada tú sabes que había una blanca/negra que jugaba/lloraba en el desván/calle que los chicos perseguían y ella/ellas huían incansablemente cansadas de jugar/llorar para buscar/encontrar las flores/cartas que fueron/llegaron hace ya tanto tiempo/ahora mismo cuando la blanca/negra trata de recoger/tirar las flores/cartas preguntando dónde están los niños/viejos que se fueron/vinieron a la guerra/muerte y ahora están/no están en las tumbas/cajas porque nunca regresaron/partieron y las flores/cartas que nunca llegaron/salieron de donde ellos reposan cuando ya no juegan/lloran ellos/ellas ni ríen/gritan porque saben/ignoran que están bajo la tierra/cielo pasto de los perros cuando las persiguen/huyen para buscar las marchitas letras que están aquí abajo/arriba en la tierra/tumba/caja/guerra/muerte de la blanca/negra que juega/llora/grita/huye en un continuo oxímoron. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

“Tu fiel amante”

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 octubre, 2010

JUAN YANES

JUAN YANES

JUAN YANES

.

.

.

.

.

.

.

Del amor al arte

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Del amor al arte.- Después de las personas, las palomas son las mayores depredadoras y destructrurtoras de eso que llaman obras de arte. J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

El hombre tranquilo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 octubre, 2010

.

El hombre tranquilo.- El hombre tranquilo piensa, tiene tiempo para pensar. El hombre tranquilo sabe que las cosas cambian lentamente. El hombre tranquilo nunca está por encima de los acontecimientos. El hombre tranquilo observa la realidad, no para darle lecciones sino para aprender a mirar los distintos estratos de la realidad, de las realidades. El hombre tranquilo no está desencantado, pero necesita una cierta dosis de ingenuidad para seguir teniendo esperanza. El hombre tranquilo mira el mundo. Al hombre tranquilo no le gusta el mundo en que vive. Al hombre tranquilo no le gustan las cosas que hacen otros hombres. Al hombre tranquilo le desagradan profundamente el dolor inútil, el sufrimiento de los débiles, el llanto del mundo. El hombre tranquilo escupe, tranquilamente, contra el poder. El hombre tranquilo está empezando a ponerse nervioso. Juan Yanes.

.

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

Formas sobre fondo oscuro

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Formas.- La dicotomía fondo y forma es una de esas mentiras que recorre triunfal la historia del pensamiento occidental. J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

Bastón

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Bastón.– Si no llevaba bastón, no hacía masa con la vida. J.Y.

.

.

.

.

.

.

.

El ritual atávico

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 octubre, 2010

juan yanes

.

El ritual atávico.- Los castillos de arena que levantan los niños en la orilla de la playa, son túmulos funerarios en recuerdo de los niños que viven con las algas fosforescentes en el fondo del mar. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Cactus

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 octubre, 2010

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

Tina Modotti, fotógrafa

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 20 octubre, 2010

juan yanes

.

Tina Modotti, fotógrafa. Yo le saqué esta foto a Tina Modotti, sin que ella se enterara, por supuesto. Es una primicia, pero no quiero que se sepa. Ella es la criatura más hermosa que ha habido sobre la tierra y aunque no es mexicana, es la más mexicana de todas las fotógrafas mexicanas. Me han contado que existen fotógrafas por ahí, por el mundo, pero para mí las más grandes, las única son las mexicanas. Graciela Iturbide, fotógrafa. Intuyes que sólo le interesa el testimonio de culturas que resisten… Seguidora de Manuel Álvarez Bravo, el maestro fotógrafo enamorado de las muchachas indias que miran pájaros en el cielo. El misterio de Flor Garduño, fotógrafa y el misterio de Mariana Yampolsky, fotógrafa. Pero el milagro más grande de todos, es el de la fotógrafa Tina Modotti. De Tina Modotti, todo. Su vida, su pasión, ¡…sus fotos…!, su belleza, su coraje, su compromiso. No es posible amar la fotografía sin rendirse a los pies de los daguerrotipos de las fotógrafas de México.

.

.

.

.

.

.

.

Paraguas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 19 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Paraguas

Juan Yanes

 

.Abrir un paraguas es como disparar contra la lluvia. R. Gómez de la Serna

.

Definición de paraguas.- Objeto inútil que se carga durante toda la jornada los días que no llueve y que ocasionalmente sirve para ahuyentar perros y rufianes de poca monta.

Paraguas rojos.- Paraguas que utilizan los enamorados por simpatía con las feromonas.

Paraguas rosa.- Sería sencillamente insoportable que todo el mundo usara paraguas de color rosa.

Paraguas geoestratégicos.- El paraguas es un hemisferio negro con barrillas a modo de meridianos. ¡Medio mundo en el puño!

Paraguas incógnito.- Utiliza el paraguas para no tener que saludar.

 .

JUAN YANES

.

 Predicción del tiempo.- Sabes que va a empezar a llover porque, de improviso, todos los vendedores ambulantes se poner a vender paraguas baratos en plena calle.

 Paragua paradójico.- Sólo llovía dentro del paraguas. Fuera hacía buen tiempo.

Paravientos.- Paraguas de acero inoxidable para protegerse del viento.

Parasol, sombrilla o quitasol.- Paraguas que sale en las películas decadentes, en las insoportables coreografías de Fred Aster y en los cuadros de damas paseándose por la orilla de los impresionistas franceses.

Parabellum.- Si vis pacem para vellum, decía un paraguas belicista.

 .

JUAN YANES

 .

Día de lluvia.- Los días de lluvia los paraguas se abren como tulipanes negros.

Paraguas alternativo.- Un paraguas invertido que sirve para recoger agua.

Gafe.- El hombre del tiempo dio el parte meteorológico con un paraguas en la mano.

Urbanidad.- Como estaba previsto en el protocolo, la cosa terminó a paraguazo limpio.

¡Por un paraguas imaginativo!- Como todo el mundo sabe el paraguas se inventó en la China imperial, hace más de 2000 años y fue introducido en Europa a finales del siglo XVII. A pesar de su antigüedad el diseño básico no ha cambiado, demostrándose con ello una falta espantosa de imaginación.

 .

 JUAN YANES

.

 Sospecha fundada.- La lluvia la inventaron los paraguas.

Paraláctico.- Paraguas para protegerse de la lluvia de estrellas.

Paraguas tímido.- El que no se abre, o sea, la mayoría de los paraguas.

Las cosas de la RAE.- Utensilio portátil estrafalario que sirve para resguardarse de la lluvia, compuesto de un bastón y un varillaje cubierto de tela que se extiende o se pliega a su antojo.

Objetos perdidos.- Instalación donde se guardan todos los paraguas perdidos del mundo en espera del juicio final (Hay otra instalción para los calcetines y los mecheros).

.

JUAN YANES

.

 Paraguas escatológico.- Todos los paraguas son un desastre universal. ¡El único que sirve para no mojarse, que no se rompe, que no se olvida, que no se oxida, que no te clava las varillas en los ojos, que no se dobla con el viento, está en la otra vida! Uno de los alicientes del paraiso es, precisamente, esa especie de paraguas superlativo y trascendente.

 Paragüero.- Lugar expresamente destinado en cualquier establecimiento, café o ambigú, para dejar olvidado el maldito paraguas.

 Paraguas solidario.- ¡Pues qué quiere que le diga! A mí el paraguas me hace compañía.

 Paragua asesino.- Nadie sabe la verdad sobre mi paragua. En realidad, es la funda de un estilete de acero. Cuando paseo por la calle y me tropiezo con a algún imbécil lo ensarto y me lo trago, como si fuera una aceituna.

 Paraguas poético.- El paraguas es un tejado móvil; un paréntesis en el agua; una burbuja enlutada.

 .

.

.

.

.

.

.

.

La religión es el opio del pueblo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 18 octubre, 2010

 

JUAN YANES

JUAN YANES

.

No siempre./ Porque,/ por ejemplo,/ en Macao,/ el opio/ es el opio del pueblo.

Roque Dalton

El título del poema es, Revisionismo

.

.

.

.

.

.

.

La mujer del pelo azul

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 octubre, 2010

JUAN YANES

JUAN YANES

.

La mujer del pelo azul.- Trepé por la columna, hasta llegar a la cornisa del piso superior. Aquel piso estaba lleno de pasillos alabeados, ondulaciones y aristas. Entonces vi el perfil azul de su pelo que se desvanecía casi cuando mis manos estaban a punto de tocarlo. Corrí por el pasillo tras su silueta evitando los canalillos de agua que lo atravesaban. Volví a subir otra planta, pero sólo pude ver su costado como una sombra en fuga. Me dio la impresión de estar en la misma planta de donde venía, como si al subir volviera al mismo sitio, pero seguí corriendo cegado por el deseo. Aquella figura no era una ilusión óptica, sino un ser huidizo que se disipaba. Tenía que encontrar a aquella mujer, verla, tocar su rostro, escuchar su voz. A medida que avanzaba, me pareció estar perdido en algún sitio que no tenía dentro ni fuera sino que era una superficie parecida a un bucle. No volví a ver la imagen elusiva de aquella mujer, sino pasillos de arcadas que discurrían sobre un sólo lado. Entonces me di cuenta que aquella arquitectura imposible y recurrente, que se cerraba sobre sí misma, sólo cabía en la cabeza de Escher, que estaba allí sentado dibujando un lazo mental sobre la cinta de Moebius, venteando con su enorme nariz y escrutándolo todo con sus ojos grises de gato. Quise preguntarle por la mujer del pelo azul, pero vi cómo escondía, discretamente, debajo de la mesa, una peluca de color añil. Preferí marcharme de aquel lugar dando un portazo. Juan Yanes

.

JUAN YANES

JUAN YANES

.

.

.

.

.

.

.

.

Mairena apócrifo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 17 octubre, 2010

JUAN YANES

.

Mairena apócrifo.- En ocasiones Mairena utilizaba, en las clase de sofística, el humor o algún que otro sofisma menor. «¡A ver joven! ¿En qué cree usted que piensa el camarón que está sobre la mesa?», dijo dirigiéndose a uno de sus discípulos, que ya empezaba a dar sopa con hondas: «Está claro, maestro, el camarón piensa en la inmortalidad del cangrejo». A lo que Mairena replicó con un aplauso, exceso en el que incurría en muy contadas ocasiones. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Bestiario bestial

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 16 octubre, 2010

JUAN YANES

.

 

Bestiario bestial

Juan Yanes

 

Biodiversidad.- ¡Qué cantidad de bichos asquerosos hay en el mundo! Menos mal que los pesticidas terminarán con ellos en dos generaciones.

Colesterol y filosofía.- Francis Bacon, ¿no es una marca de tocino?

 Cría cuervos.- Me gusta que mis hijos estudien cosas de las que yo no sé absolutamente nada. Así no me veo obligado a hablar con ellos de nada, y como no tenemos nada de qué hablar la incomunicación es perfecta.

Raros.- ¿Qué es eso que tienes ahí? ¡Ah, ese agujero, nada! Es que hace tiempo tenía boca.

La ogra.- Antes gritábamos y fingíamos llegar al orgasmo. Ahora nos los comemos crudos.

Mariposas.- La mejor forma de terminar con las bandadas de mariposas en primavera, es con un lanzallamas.

Por las ramas.- Ya no se va más por las ramas, lo tengo atado al tronco y amordazado.

Espejos.- Hacer el amor con espejo, es hacerlo dos veces. Voy a poner dos en las paredes de mi habitación. Aunque yo hace tiempo que estoy en la fase cualitativa del asunto, la cantidad no deja de ser un elemento perturbador y hasta cierto punto, mágico.

Las manos.- La solución estaba en sus manos, pero era manco.

Racismo. Antes había razas y por lo tanto diferencias y por lo tanto se podía buscar culpables, perseguirlos, encarcelarlos, eliminarlos. Pero ahora sólo hay culturas y las culturas no se pueden meter en la cárcel.

Fastfood.- Decididamente me incorporo a la modernidad líquida. La comida, a partir de ahora, me la inyecto directamente en vena.

Pájaro en mano.- Un pájaro en la mano no sirve para nada, así que lo apreté hasta asfixiarlo.

Comer y callar.- Siempre guardaba silencio, hace tiempo que se había comido la lengua.

 Máscaras.- Somos más mentirosos que nuestras máscaras porque también les mentimos a ellas.

 La patria.- ¿Por qué se pasan la vida inventando patrias, madrastras, españas?

 Báquica.- ¡Únete a la fiesta! ¡Hoy se ha fugado Baco del manicomio y anda suelto por ahí buscando gente para armarla!

La Santa Infancia.- Cuando niño, como no había conciencia ecológica ni había ecologistas ni había nada de nada, matábamos a todo bicho viviente que se nos pusiera por delante: perseguíamos perros, depredábamos nidos de pájaros, matábamos ratas, apedreábamos gatos, martirizábamos lagartos, crucificábamos libélulas, escarabajos, moscas y grillos, quemábamos hormigueros, avisperos y perseguíamos abejas, pájaros y palomas hasta el fin del mundo. Éramos Atila, el azote de Dios, la santa infancia.

.

JUAN YANES

Escultura de Josep Granyer. Barcelona

.

.

.

.

.

.

.

Cárcel de Ankara

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 15 octubre, 2010

juan yanes

.

Cárcel de Ankara

Hoy es domingo.
Hoy, por primera vez, me sacaron al sol.
Y yo, por primera vez en mi vida,
extrañado de ver
que el cielo está tan lejos de mí
tan azul
tan inmenso
me quedé inmóvil.
Luego, respetuosamente, me senté en la tierra,
apoyé mi espalda contra la pared.
En este instante nada de hundirme en las olas,
en este instante nada de lucha, de libertad, de esposa.
La tierra, el sol y yo…
Soy feliz…

.

Nazim Hikmet

 .

Tomado de, Nazim Hikmet. Antología, de Solimán Salom (Visor, Madrid, 2005, pág. 169).

.

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

La visita

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 octubre, 2010

.

La visita. Dame un cigarrito, se acerca arrastrando los pies, dice, dame un cigarrito yo soy bueno no me pegues, y sin esperar que le respondas se va, a él no lo has podido ver, lo buscas con la mirada entre aquella gente que se mueve de manera incesante, preguntas pero nadie sabe, y viene otro y dice, por la noche no se grita, y lo repite, por la noche no se grita, luego viene uno muy joven y te agarra del brazo y te quiere llevar a un sitio y tú no quieres ir y le dices que te suelte y entonces emite un sonido como si fuera un animal que está furioso, como si quisiera morderte porque no quieres ir con él, pero al final te suelta y se va al fondo del patio y ves que se pone contra la pared y se agarra los brazos y se balancea y sigue gruñendo, y un grupo de mujeres viejas con el pelo cortado al rape y vestidas con un camisón o con un blusón enorme, tú las miras y ves que hablan y una  tiene en los brazos algo de tela y lo arrulla y luego ya no lo arrulla sino que le da vueltas y vueltas como si fuera un trapo y tú quieres saber de qué hablan y te acercas pero no hablan sino que cada una dice cosas en voz alta hablando consigo mismas y se quejan y lloran y maúllan y se aruñan y se ríen y se ovillan sobre sí mismas y lo único que te dicen de forma inteligible, cuando se dan cuenta que las miras es, dame un cigarrito y suena un timbre y tienes que irte porque ha terminado el tiempo de las visitas y a él no lo has visto y ninguno de los celadores te dice por qué no ha bajado hoy y te vas con todos aquellos fragmentos de voces pegados a la cara. Juan Yanes

.

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

El sentido de la desorientación

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 14 octubre, 2010

.

El sentido de la desorientación.- Era como un navegante en medio de la ciudad. No podía estar ni un instante sin saber las coordenadas en las que se encontraba, de latitud y longitud, en grados, minutos y segundos. Así que andaba por todos lados cargando mapas, astrolabios, brújulas, sextantes y GePeeSes. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Sobre el arte de amar

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 13 octubre, 2010

.

Sobre el arte de amar

por Juan Yanes

 

La amante fría.- Antes bajaba y les hacía el amor, pero empezaron a hacer preguntas: mi nombre, mi edad, el nombre de mis padres, el lugar donde vivía… Ya no bajo más a verlos. Prefiero el frío del mármol y el rumor de los cipreses.

 Ella.- Ella dobló la esquina pero no pudo pasar la página de su vida.

 Amor no correspondido.- Tengo sobrados motivos para pensar que estoy secretamente enamorado de esa mujer, pero ella me ignora de forma absoluta y malévola, lo cual enardece más mi deseo, y en ella hace crecer el odio. Tendré que empezar a despreciarla primero para después odiarla, pero eso sólo funciona en las novelas. Me empiezan a sobrar los motivos para pensar que terminaré loco o colgado de una viga.

 Ella hace balance.- Por ejemplo, mi vida sexual. Tengo 48 años y he hecho el amor con 6 hombres diferentes a lo largo de este tiempo. Es decir, he hecho el amor con el 0,0000001% de la humanidad. No está mal.

 De lo bello y lo sublime.- Conoció a una mujer que tenía senos agropecuarios. ¿Y cómo eran? Es imposible describirlos, siquiera imaginarlos. Tenías que haber estado allí, son senos para pastar.

 Los amantes.- Los amantes pudorosos se acarician con guantes.

 Música para amantes distraídos. No podían hacer el amor escuchando a Janis Joplin porque se distraían demasiado, tenían que poner el Adagio de Albinoni, que como todo el mundo sabe fue una impostura de Remo Giazotto estrenada en los años cuarenta del siglo pasado, basada en un supuesto manuscrito encontrado en la Biblioteca Estatal de Dresde después del bombardeo de la II Guerra Mundial… lo tenían que poner con el volumen muy bajo, porque si no también se iban por las ramas.

JUAN YANES

.

.

.

.

..

.

Sumidero

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 octubre, 2010

 juan yanes

.

Sumidero

Escrito está. Tu nombre está ya listo,/ temblando en un papel. Blas de Otero

.

Vinieron los de la Brigada Político-Social a preguntar si vivías aquí, pero ya te habían roto los pulmones hasta morir. Vinieron los de la DINA a buscar tus huellas, pero ya te habían cortado las manos. Vinieron los de la PIDE a mirar entre tus papeles, pero ya te habían tirado por la ventana. Vinieron los de la Gestapo a husmear por las rendijas, pero ya te habían metido en un horno crematorio. Vinieron los de la ESTASI con un fleje de fotos, pero ya te habían sacado los ojos. Vinieron los de la CIA con una lista de nombres, pero ya estabas en la fosa común. Vinieron los del Servicio de la Seguridad del Estado a llevarse tu ropa, pero ya te habían puesto frente el paredón. Vinieron los de la KGB a registrarlo todo, pero ya te habías desangrado en los sótanos de las comisarías. Vinieron los del Servicio de Inteligencia Militar a interrogarte, pero ya te habían dado el tiro de gracia. Vinieron los de La Triple A y los de la Operación Cóndor y los de la Caza de Brujas y los de las Cárceles Secretas y los Guantánamos y los de las Brigadas del Amanecer, pero no se pudieron llevar nada porque no tienes nada, ni manos, ni papeles, ni ojos, ni has vivido nunca aquí. Nadie te ha visto, ni tu vecino, ni tu padre, ni tu madre, ni tu hermano, ni tu mujer, ni tu hijo. No se pudieron llevar nada porque no existes, ni nunca has existido, ni tienes nombre, ni rostro, ni voz. Te fuiste por el agujerito del sumidero y lo único que tienes son un montón de muertes arrimadas encima.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

La noria

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 octubre, 2010

JUAN YANES

.

La noria.- La vida era para él un espejo deformado que le devolvía una imagen depauperada y miserable de sí mismo. Le forzaba a dejar de quererse y, poco a poco, comenzaba a sentir una especie de desprecio infinito hacia su persona. Pero todo cambiaba cuando subía a la noria. Desde lo alto de la noria sólo se veían hormigas y el mundo se trasmutaba en un gran hormiguero. Es así que en virtud de esta notable distorsión de la realidad, la noria se convertía en una especie de máquina benevolente, de máquina terapéutica, que le producía, de forma casi instantánea, un aumento de la autoestima. Cuando volvía a poner los pies en la tierra, le daba igual que los demás lo ignoraran o lo despreciaran, sabía que estaba tratando con hormigas. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Orden, caos, miedo

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 12 octubre, 2010

JUAN YANES

JUAN YANES

.

.

.

.

.

.

.

¡Señor, qué cruz!

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 octubre, 2010

JUAN YANES

juan yanes

.

¡Señor, qué cruz! Con tantos escándalos sexuales encima, a la Iglesia Católica le ha entrado un pudor enfermizo, está mandando empaquetar la desnudez de las catedrales, para que no pequemos. ¡Señor, qué cruz! Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Los mensajes de la botella

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 octubre, 2010

.

.

.

.

.

.

.