El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

El gobierno de las tripas

Posted in Los alimentos terrestres by Juan Yanes on 30 junio, 2010

.

Reservado el derecho de admisión. Dos tercios de la humanidad no está invitado al banquete.

Gastronomía de ficción. Como somos androides literarios soñamos con chuletas de cordero eléctricas.

Gran reserva. La gente muy reservada se lo toma con gran reserva.

Software. Yo he probado el software y está durísimo.

.

.

Eructo. Decía que tenía el píloro canoro.

Colesterol. Hace siglos que no me como un rosco, por lo del colesterol.

Aceite virgen. El aceite de oliva virgen extra, me perturba.

No tengo ni idea. Dicen que la cocina de Ferrán Adriá es bastante pequeño burguesa.

.

.

Cuestión de método. La quintaesencia se obtiene estrujando la esencia cinco veces.

La Bisbal. Comimos en “Cal Pudrit”, pero ¿qué comimos realmente?

La orgía perpetua. Heliogábalo sirvió una cena condimentada con 1.500 lenguas de flamenco rosa.

Cocinilla. Llámase así al lector de libros de recetas y a esos que dicen, “hoy hago yo la comida”. También al lector de recetas de termomix, previa realización de un máster ad hoc.

.

.

Cuaderno de campo. Tengo un libro de notas en su tinta.

Trabalenguas cacofónico soez. En el ergástulo hay un homúnculo másculo que con su dídimo abrió el opérculo y se tomó la pócima con el póculo.

Raritos. Conocí a uno que se alimentaba de entropía.

Antes. Antes iba mi abuela al monte a coger leña para hacer de comer. Si te trincaban, te metían preso.

.

.

Tan pobre y mísero estaba. Desayunaba media epanadiplosis y un café con leche, en realidad no desayunaba.

Oxímoron gastronómico. El dipsómano abstemio, el carnívoro vegetariano, el anoréxico bulímico, el obeso leptosomático.

Dieta. He bajado de peso (mental).

Nueva cocina. Exquisita, pero escasita (eso dice siempre un amigo mío).

.

.

Sumillier. Me preguntó el mancebo del laboratorio de análisis, si yo era el sumiller del Conde Drácula.

Gastronomía de derechas. La más rancia tradición del cerdo ibérico.

Gastronomía para intelectuales. Coma pensamiento blando, es laxante.

Gastronomía democrática. Café para todos.

.

.

Frugalidad vaticana. En el refectorio, el boccato di cardinale está totalmente prohibido.

Gastronomía de izquierdas. Como el gusto es una construcción social de clase, hay que comer poco, rápido, barato y mal.

Gastronomía socialdemócrata. Agrupémonos todos y todas entorno a la nueva cocina de diseño.

Equilibrio gastronómico. Tengo el colesterol por las nubes y los triglicéridos haciendo la revolución permanente por su cuenta. Pero equilibrado sí estoy.

.

.

Gastronomía monárquica. ¡Viva la restauración pura y dura!

Vegetarianismo. El vegetarianismo es el monoteísmo de la lechuga.

Artistas invitados. Gargantúa y Pantagruel, Don Carnal y Doña Cuaresma.

Gastronomía en tiempos de crisis. Hoy comimos sillas en escabeche… y tan contentos.

.

.

Melones. El melón es anfibológico, pero él no tiene la culpa. También lo son la pera, la breva, los limones, la papaya y un largo etcétera, pero hay que insistir en su inocencia.

Comida basura. La comida basura como su propio nombre indica es caca.

Gastronomía cinematográfica. El festín de Babette, abre el apetito. La grande bouffe, lo quita.

Yogur. ¡Viva la gente gorda! dijo un yogur anarquista.

Cambio histórico.- Don Quijote hecho una bola de grasa y Sancho Pánza flaco como un pírgano. Aquí va a pasar algo gordo.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Lolita

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Lolita.- Sube a la guagua arreglándose las coletas. La veo avanzar por el pasillo hasta la altura de mi butaca. Se sienta a mi lado. ¡No! Contengo la respiración. El corazón se me sale por el nudo de la corbata. Final del trayecto, respiro. Ella se levanta, me mira displicente por encima del hombro, mientras cierra el libro de Nabokov. El mundo está lleno de gente insoportable. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Como fuera de casa no se está en ningún lado, ¿verdad, Mariano?

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Entrevista con Antonio Gamero, actor

P. También pasará a la historia como autor de la frase “Como fuera de casa, en ningún sitio”. R. No es así, todo el mundo la dice mal. “Como fuera de casa no se está en ningún lao”. Así es más castiza. Se la atribuían a Azcona, pero él tuvo el detalle de dejar claro que era mía en público. P. ¿Y tiene alguna más de la que haya que dejar constancia? R. “No le cuente usted sus penas a sus amigos; que les divierta su puta madre”. Se la dije a Aznar una vez que nos recibió a los del cine. Le pedimos que arreglara el problema y empezó a dar largas. Y García Sánchez dijo: “Gamero, suelta tu frase”. Se quedó alucinado, pero se rió. Y hay otra cojonuda: “De la familia, la sagrada, y ésa, ni en el comedor colgada”. P. ¿Sigue siendo comunista? R. ¡Claro! El comunismo ha sido media vida mía, las pasé putas, pero también tuve muchas satisfacciones y lo hice convencido. Como a tantos, el PC me hizo persona, me equilibró y me ayudó a considerar cosas que de otro modo no hubiera visto. (El País, 22/08/2004)

.

.

.

.

.

.

Baño

Posted in Inventario de manos y cuerpos, Uno y todos los mares by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Humor negro

Posted in Crítica, Objetos by Juan Yanes on 29 junio, 2010

.

Humor negro.- Ya no leo, he perdido la vista. No escucho música, me he quedado sordo. Tampoco como, he perdido el apetito por completo. Sólo palpo y huelo, como las lombrices, hasta que pierda también el sentido del olfato y del tacto. Entonces les diré que me vendan como un pellejo. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

La luz que testifica

Posted in Abstracto by Juan Yanes on 28 junio, 2010

.

Somos pequeños impulsos de luz. Trazas. Líneas luminosas que huimos por los bordes

.

.

Las líneas de luz vivimos en la retina de la cámara oscura. No sabemos muy bien lo que somos

.

.

Nuestra vida es efímera. Andamos sobre la oscuridad casi a tientas. En realidad no somos reales. Todavía no hemos vuelto a las tinieblas. Parpadeamos, pero estamos a punto de desaparecer

.

.

Nuestros movimientos son aleatorios, nadie puede predecirlos. Podemos movernos en todas la direcciones, comprimir o expandir las formas. No existen límites. Eso es muy poético

.

.

No creo que tengamos memoria. Mientras dura nuestro impulso de luz alguien fija nuestros movimientos. Nos graba. Pero todo eso es el mundo enloquecedor de la imagen

.

.

En realidad no sabemos qué hacemos en este lugar, ni cuál es el significado de esta pantomima. Subimos, bajamos, nos movemos en círculo, regresamos… sabemos que basta pasar el dedo para que todo se desvanezca

.

.

.

.

.

.

El imperio cansado

Posted in Escultura y pintura by Juan Yanes on 28 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Cúpulas

Posted in Arquitecturas by Juan Yanes on 28 junio, 2010

.

Mercado Central de Valencia

.

.

.

.

.

.

Las dalias

Posted in Naturaleza by Juan Yanes on 27 junio, 2010

.Lo siento, no tengo fotos de dalias... Esta rosa encerrada, me parece tan bella...
.
.

Las dalias.- Si florecían las dalias es que había pasado el invierno. De pronto reventaban aquellas gigantescas plantas que salían de una batata que guardaba celosamente mi tía en la oscuridad de una lata de galletas y que plantaba en una fecha misteriosa en conjunción con las lunas y las mareas. Si florecían las dalias, podíamos jugar al escondite reptando por los intrincados senderos de aquel bosque como un ejército de caracoles dispuesto a recorrer en secreto el mundo. Si florecían las dalias, quería decir que montarían pronto la carpa del circo y empezaría el cine al aire libre y volveríamos a ver a los volatineros, cuya musculatura nos parecía imposible que pudiera existir y volveríamos a ver las películas de Jeromín. Si florecían las dalias podríamos alquilar bicicletas para ir a visitar los confines del mundo conocido… Las dalias fueron así las plantas más importantes y hermosas de muestra vida. Su presencia desencadenaba los acontecimientos fundamentales de la infancia. Pero con el paso de los años olvidaríamos que todo estaba envuelto en un velo de silencios y que las cosas había que decirlas en voz baja, muy baja, para que nadie oyera nada. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Bicha

Posted in Abstracto by Juan Yanes on 27 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Lengua de piedra

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 27 junio, 2010

Vista nocturna del pueblo de San Andrés, Tenerife

.

.

.

.

.

.

Los mensajes de la botella

Posted in Los mensajes de la botella by Juan Yanes on 27 junio, 2010

Una de las películas de intriga mas cautivadoras de Hitchcock, Con la muerte en los talones, ha quedado reducida a esto

.

.

.

.

.

.

El peso del mundo

Posted in Crítica by Juan Yanes on 27 junio, 2010

.

El peso del mundo.- La ciudad es un desorden irremediable de signos  y llamadas equívocas. La ciudad está recorrida por el deseo, por pasos andados y desandados, por jóvenes con mochilas y viejos con bolsas de plástico. La ciudad está colgada de un garfio en el matadero municipal, abierta en canal. Los habitantes de la ciudad la han abandonado y están condenados a cargar el peso del mundo por permitir tanta ignominia. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Óptica cinética

Posted in Escultura y pintura by Juan Yanes on 27 junio, 2010

Escultura de Eusebio Sempere, Móvil, 1973

.

.

.

.

.

.

Una habitación con vistas

Posted in Arquitecturas by Juan Yanes on 26 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Diferencia y repetición

Posted in Naturaleza by Juan Yanes on 26 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Detalle y arruga

Posted in Objetos by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Orozco, el faquir

Posted in Objetos by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

Orozco, el faquir

 And break onetwothreefourfive pigeonsjustlikethat
Buffalo Bill's/ defunct. E. E. Cummings
.

……….En el barrio tenemos un faquir. No todos los barrios pueden decir que tienen un faquir que sea propio del barrio. Se llama Orozco y se hizo faquir en la escuela. Le decíamos, Orozco, trágate unodostrescuatrocinco lápices como éste y Orozco se metía en la boca unodostrescutrocinco lápices de mina, o más, que empezaban a bajar y a bajar hasta que sólo se les veía la puntita y se los tragaba. Le decíamos, Orozco, trágate unodostrescuatrocinco rotuladores de los gordos, para que te vea la maestra, y la maestra, aterrada, veía cómo se metía unodostrescuatrocinco rotuladores de los gordos, o más, y se los tragaba. Le decíamos, Orozco métete unadostrescuatrocinco reglas de cálculo infinitesimal por la boca para abajo, para que te vea el Sr. Director, y el tío bestia iba y se las metía hasta el fondo del esófago o más abajo. Cuando venía el Sr. Inspector la maestra le decía, Orozco monta el número especial para le Sr. Inspector y él montaba un número extraordinario tragándose unodostrescuatrocinco pichones así de grandes y la clase entera aplaudía y al Sr. Inspector se quedaba maravillado.

……….Cuando Orozco se hizo mayor siguió metiéndose cosas por la boca y tragándoselas. Salía a la plaza y se tragaba unadostrescuatrocinco espadas hasta la empuñadura. Pero como era del barrio y estábamos acostumbrados a verlo metiéndose cosas por la boca, nadie le daba importancia. Y no eran una ni dos, sino unadostrescuatrocinco espadas que se tragaba él solito, hasta que hizo una gira por el extranjero y se convirtió en un faquir famoso. Entonces salía en los periódicos, “El único faquir del mundo capaz de engullir unadostrescuatrocinco espadas hasta la empuñadura”, decían los papeles y todos los del barrio estaban muy ufanos de su paisano Orozco, el faquir.

……….Ahora Orozco está jubilado y ha vuelto otra vez. Sigue siendo una persona importante para la gente del barrio, no crean. La gente pasa por su casa y le dice, Orozco sácame un cuchillo jamonero que el mío lo tengo mellado y Orozco va, contorsiona de manera extraordinaria los músculos abdominales, el diafragma y la epiglotis y ¡zas!, te saca el cuchillo jamonero y te lo regala. Y lo mismo hace si le pides un lápiz, un rotulador de los gordos, unas tijeras… El otro día pasé yo por su casa y le dije, Orozco mira a ver si tienes por ahí unos pichones para el caldo que se me olvidó pasar por la recova, y Orozco va y hace los movimientos esos extraordinarios con la masa muscular abdominal tremenda que tiene y me regala unodostrescuatrocinco pichones. ¡Los mismo que se había comido el día aquel glorioso que vino el Sr. Inspector a vernos a la escuela!

Juan Yanes
.

.

 

..

.

.

.

Comala

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

………………..—¡Váyase mucho al carajo!

………………..—¿Qué dice usted?

………………..—Que ya estamos llegando, señor.

 ………………..………………..Pedro Páramo, Juan Rulfo

.

.

.

.

.

.

.

.

Anaga

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Aruñar muros

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Descanso

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 25 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

La Fontaine de Vaucluse

Posted in Inventario de manos y cuerpos by Juan Yanes on 24 junio, 2010

 

.

La Fontaine de Vaucluse.- Soy una Lolita. Lo noto por los sofocos que se forman a mi alrrededor. Lo primero que tengo que decir es que Nabokov, no es el dueño intelectual exclusivo de la patente Lolita. Dante, jadeaba enamorado de Beatriz por las calles de Florencia, cuando ésta tenía nueve años. Y Laura, la nínfula de Petrarca correteaba por la Fontaine de Vaucluse con sus doce añitos a cuestas haciéndole perder la cabeza al viejo. A estas alturas la Lolita Lolita, deber ser ya una señora muy señorona. Vio la luz en 1955, pero no tienen por qué preocuparse, aquí estamos un ejército de suplantadoras haciéndole la competencia desleal: Lolitas perversas, niñas terribles, nínfulas lascivas. Toda la serie de monstruitos desnutridos y etéreos que se puedan imaginar: nenas temibles, pibitas lúbricas, crías livianas de cascos, ¡legión! Y con la pérdida de valores que hay ahora con esto de la posmodernidad tardía, la licuefacción de todo lo sólido, la corrosión del carácter y la precariedad laboral exponencial, imagínense ustedes. Yo aprendí del maestro Nabokov, la indiferencia como la mayor de las crueldades. La practico como una virtud, de manera sistemática cuando los pedófilos del barrio me persiguen. Tengo la seguridad de que más de uno ha muerto infartado, después de una de esas gloriosas persecuciones. Corro que me las pelo. Después me remojo el tafanario en La Fontaine de Vaucluse, y como nueva. Juan Yanes

.

 

.

.

.

.

.

.

Obsolescencia

Posted in Objetos by Juan Yanes on 24 junio, 2010

.

Obsolescencia.- Me compré un ordenador de última generación. Cuando llegué a mi casa y lo encendí, ¡ya estaba pasado de moda! Para consolarme, me dije a mí mismo con un cierto tono, mezcla de suficiencia y resignación: ¡Joder, esto sí es obsolescencia y no la de Merimée! y me fui corriendo a la tienda a comprar otro, antes de que subiera de precio. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Espiral de toba

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 24 junio, 2010

.

.

.

.

.

.

Juego

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 23 junio, 2010

..

Juego.- Jugaban a hacer círculos concéntricos pensando que a medida que fueran mejorando la técnica no sólo estarían más cerca de la perfección, sino que con el paso del tiempo llegarían a la contemplación directa de los dioses al descubrir la regularidad del movimiento de los cuerpos celestes y los ciclos de vida que se repiten de forma incesante como la historia misma que es siempre distinta e igual porque gira y se comba sobre sí misma para cerrarse dentro de la esfera que dibuja Pitágoras desde el interior de su mente. Juan Yanes

.

.

.

Alas

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 23 junio, 2010

Courage, obra de la escultora Hanneke Beaumont

.

.

.

.

.

.

Avisos de derrota

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 junio, 2010

.

Donde quieras ir, con quien quieras estar

 

“Se abrazaron y se besaron y el uno arrinconó la oscuridad del otro”
Hubert Selby JR

Nos encontramos con Sebastián Ortiz, que ayer, en este desmonte cercano al río Ebro, descubrió corta, corta. Repetimos. Sr. Ortiz, por favor, no mire a la cámara. Míreme a mí, con naturalidad, le explica la periodista enrollando el cable del micrófono y consultado el reloj.

e ajusta las gafas al tabique nasal, inspira y expira, borrando todo rastro de emoción , y retoma la entrevista:

Nos encontramos con Sebastián Ortiz, que ayer, en este desmontado cercano al río Ebro, en el término municipal de El Burgo, descubrió los restos óseos de un cadáver. Los investigadores creen que pudieron ser desplazados en el última riada. Sr. Ortiz, ¿dónde encontró el esqueleto?

Encontré al a mujer…

¿Cómo sabe que se trata de una mujer? Todavía no hay dictamen del forense.

Por el tamaño de la cabeza y de la mandíbula, además de las zapatillas, que correspondía a unos pies pequeños, del treinta y poco… No recordaba que tuviese los pies tan pequeños.

¿Está insinuando que la conocía?, le pregunta muy nerviosa, detectando la exclusiva.

Sebastián Ortiz da un paso a tras y contesta con la mirada perdida:

Enjabonada en la bañera, con el pelo a lo garçon, parecía una huerita triste con los recuerdos cosidos a besos y un pubis como de lana vieja. Le gustaba hacerse una madeja en la cama y escuchar los bufidos del vierto golpeando las contraventanas, abandonarse a los presagios, arquear el lomo como un gato erizado la levantarse, reblandecer el pan en la leche caliente y escribir su nombre en harina. Por mucho que los psiquiatras le explicaron, con esa serenidad de los locos, que los miedos anidan en el árbol genealógico y que a veces Dios reparte las cartas con la cabeza en toro sitio, ella lloraba, todo el tiempo, como las gaseosas de papel.

La última nochevieja destripó las uvas en el plato y levantó la copa muchas veces, brindando por una vida sin andamios, para terminar borracha y enmantada y despedirse con esta frase, en un susurro, después de hacer el amor: a donde quieras ir, con quien quieras estar.

 Oscar Cipán

El cueto de Óscar Cipán (Huesca, España), lo he copiado de su libro, Avisos de derrota (Onagro Ediciones, Zaragoza, 2008), páginas 87 a 89. La fotografía es la de la portada del libro.

.

.

.

.

.

.

Cosa

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 junio, 2010

.

………………..Cosa.- Estás tú. Eso lo tengo más o menos claro. Pero después están todas esas cosas innombrables, sumideros, cloacas, centrales nucleares, turbinas, colectores, que hacen del mundo algo absolutamente insoportable. Juan Yanes

.

..

.

.

.

.

Peluche

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 22 junio, 2010

.

Peluche.- Ahí, donde usted lo ve, la perfidia de los perversos polimorfos se debe a la iniquidad de los ositos de peluche, digo. J.Y.

.

.

.

.

.

.