El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Lo que ella le decía

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 10 julio, 2011

.

.

Lo que ella le decía

Bueno, le decía ella, vete hasta la plaza y te sientas un rato a ver pasar a la gente, así te entretienes y no estás aquí dándome la lata. Ten mucho cuidado dónde pisas no te vayas a caer otra vez y te fastidies una cadera o te rompas la crisma, que es lo típico de los viejos bobos como tú, que tienen que empezar a aprender a andar. Él, podía reproducir el tono exacto de sus reproches  y advertencias. Luego volvía a casa y durante la comida ella continuaba diciéndole cosas, lo bueno que era el potaje de zanahorias para la vista y la cantidad de calcio que tenía el queso de flor, las espinacas y las avellanas. El calcio es fundamental a tu edad. Ahora vete a dormir la siesta, que yo me quedo a ver el culebrón de la tele. Recuerda que cuando te levantes de la cama no lo hagas como si tuvieras 20 años. Te sientas en el borde y esperas un rato hasta que la cabeza coloque todas las cosas en su sitio. Él se iba a dormir la siesta y ella recogía la mesa y se iba a ver la tele. Y así, hasta la noche. Los sábados por la mañana él iba al cementerio a llevarle flores. Tiraba las flores marchitas de la semana anterior, limpiaba un poco las telarañas y el polvo que había sobre la lápida y ponía agua en el jarrón, siguiendo, en todo momento, las instrucción que ella le dictaba desde el más allá.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xerófilo said, on 11 julio, 2011 at 18:20

    Te iba a decir un montón de cosas bien “mexicanas”.

    Después repensé, simplemente volviste a escribir bien bonito.

    RRS

    PD. Las “cosas” eran del estilo “Pinche Juan, me hiciste chillar”.

    O, ya en materia, ¡No seas cabrón, pinchi Juan, hiciste que me acordara de nuevo!

    Y así, hasta el infinito. Pienso que, como ya conoces México, no te sentirás ofendido.

    Si es así, pido disculpas. Pero es que a ratos le tocas a uno la fibra sentimental.

  2. Juan Yanes said, on 11 julio, 2011 at 19:43

    Después de que Don Octavio pontificara sobre las sesenta o setenta acepciones de “chingar”, me declaro incompetente en asuntos de la Chilanga Banda.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: