El oscuro borde de la luz II (fotos y microrrelatos)

Los cataclismos del fregadero de mi casa

Posted in Sin categoría by Juan Yanes on 21 noviembre, 2010

juan yanes

.

Los cataclismos del fregadero de mi casa.- Yo llevaba una vida abstracta. Por ejemplo, pasaba por la cocina de mi casa como quien visita un territorio hostil y desconocido. No entendía muy bien lo que pasaba allí dentro, ni qué cosas había allí. Me parecía el lugar de conspiración de las mujeres de la casa. Por supuesto el fregadero no tenía entidad ontológica alguna en mi universo domestico. No estaba muy seguro si servía para remojar la ropa antes de meterla en esa máquina que las sacude o era un depósito de agua supletorio. Desconocía el significado de la palabra «supletorio», pero sí notaba que era muy apreciada por mi mujer: «tenemos que comprar un supletorio de esto y de lo otro y de lo de más allá». Volvamos al fregadero, porque un día lo descubrí en todo su esplendor y marcó mi vida de una manera definitiva. De pronto me di cuenta que en ese maravilloso chisme se producían fenómenos inauditos que tenían rasgos cataclísmicos o cataclismáticos pavorosos. Allí dentro, en aquel rectángulo de apenas 40×40 cm., se reproducían, a escala, todos los fenómenos atmosféricos, acuáticos, marinos y submarinos imaginables: vertiginosas corrientes, frías y calientes, tormentas, inundaciones, lluvias torrenciales, calabobos, cascadas, cataratas, ciclones, huracanas, maremotos, auténticos tsunamis, en fin, todo tipo de turbulencias y perturbaciones. Pero lo que más me fascinaba era la explosión de las gotas de agua  al precipitarse contra el acero del fondo, como pequeñas explosiones atómicas. Formaban una especie de corona de agua perfectamente simétrica con sus picos y sus engastes de pedrería…. Decidí venirme a vivir al fregadero. Mi mujer dice que va a llamar frenópata pero, mientras, está encantada de la vida, le friego la loza en un periquete, vigilo la comida que está en el fuego y le tengo la cocina como los chorros del oro. He dejado atrás mi vida abstracta y solipsista y ahora llevo una vida hiperempírica, pragmática y superexperimental. Juan Yanes

.

juan yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios